Turismo: las joyas ocultas de la Argentina

Por fuera de los clásicos circuitos turísticos se pueden descubrir maravillas en nuestro país

31 Jul 2018
4

CACHI, SALTA

Dejar de ser un turista para convertirse en viajero. Esta parece ser la premisa de muchas de las personas que deciden armar las valijas o la mochila, y salir a recorrer el mundo, un país o simplemente una región ¿Cómo se logra eso? Las recetas son muchas, pero hay una acción que puede definirse como el primer paso: salir de los circuitos tradicionales, de lo que se promociona como un atractivo o producto, para descubrir “las joyas ocultas” de un lugar.

De hecho, el 29% de los viajeros argentinos coincide en que encontrar el “secreto mejor guardado” hizo que el viaje valiera la pena, según un relevamiento que realizó el sitio Booking.com. A nivel mundial, casi la mitad de los viajeros (42%) les da gran importancia a estos secretos locales de cada destino.

De acuerdo con este relevamiento -participaron más de 20.500 viajeros de todo el mundo-, el 52% de los encuestados decidió explorar más a fondo el destino elegido después de haber recibido recomendaciones de una persona que vive en el lugar. Se encuestaron personas que realizaron viajes durante los últimos 12 meses y el relevamiento se llevó a cabo en marzo de este año.

Las “joyas” que los argentinos más disfrutaron descubrir durante un viaje fueron:

1- Un paisaje natural (51%)

2- Un restaurante que sólo los locales conocen (32%)

3- Comidas/bebidas típicas del lugar poco conocidas (31%)

4- Una actividad cultural (33%)

5- Un lugar poco visitado por los turistas (41%)

Los consejos de un lugareño también tienen impacto positivo en el bolsillo: la mayoría de los viajeros argentinos (89%) considera que los locales los pueden ayudar a evitar trampas para turistas.

Este relevamiento también dejó al descubierto algunas de las “joyas ocultas” de Argentina. Te mostramos las cuatro más destacadas, de acuerdo con la valoración de los viajeros.

> San Antonio de Areco | Buenos Aires:
Se encuentra 113 km al norte de la Ciudad de Buenos Aires y es uno de los destinos más reconocidos en la zona por preservar tradiciones gauchas del país. En 2015 se la declaró Capital Nacional de la Tradición y es la sede anual de la Fiesta de la Tradición. En esos días la ciudad muestra todo su esplendor: desde los viejos bares y almacenes que rodean sus plazas hasta el trabajo de sus artesanos y los museos de temática tradicional gaucha. Desde Capital Federal, podés ir en auto por la ruta 8, o en ómnibus de media distancia desde la Terminal. Podés conseguir habitaciones dobles desde  $ 1.600.

PUERTO DESEADO

> Puerto Deseado | Santa Cruz
La pequeña ciudad patagónica es reconocida por su actividad portuaria; de hecho, es la sede del puerto más grande de esa región. Su historia se puede conocer a través de sus museos, como el Municipal Mario Brozoski, donde se exhiben los restos de la nave de guerra Corbeta Swift, recuperados en 1982, junto con una colección de objetos que pertenecieron a los pueblos indígenas que habitaron la zona. Además, es hogar del certamen nacional “Pesca del Tiburón” y se caracteriza por ser uno de los mejores sitios para el avistaje de toninas. Hay que volar hasta Buenos Aires y desde allí, a Comodoro Rivadavia. Desde allí por tierra (en micro, por unos $ 400) te quedan 293 km. El hospedaje es escaso y caro, así que la mejor opción puede ser utilizar Comodoro Rivadavia como base para conocer la zona.

> Cachi | Salta
La pequeña localidad de los Valles Calchaquíes está rodeada por grandiosas montañas (algunas con nieves eternas) ideales para practicar senderismo. El pueblo se destaca por su arquitectura de estilo colonial español. A 40 minutos se encuentra el Parque Nacional Los Cardones. Desde Tucumán podés llegar por la ruta 307 (que va a Tafí y a Amaicha) y luego por la 40, y bajar por la Cuesta del Obispo hacia Salta. Aunque un trecho importante entre Cafayate y Cachi es de ripio, el paisaje vale la pena. Una habitación doble en hotel tres estrellas cuesta unos $ 1.900.

> TrevelIn | Chubut
El pueblo patagónico es reconocido por su fuerte herencia galesa, reflejada en su Museo Nant Fach, ubicado en el viejo molino harinero. Allí se puede recrear paso a paso la historia de la ciudad. Rodeada de lagos, ríos y lagunas, la localidad es ideal para la pesca deportiva. En las afueras un hermoso campo de tulipanes se llena de color cada octubre. Desde Tucumán podés volar hasta Bariloche, y allí alquilar un auto o tomar un ómnibus hasta Trevelin (hay 310 km). Una cabaña de tres estrellas para dos personas ronda los $ 1.500.


Comentarios