“Lo único que atiné es a escapar en mi auto”

El incendio y los estallidos en un depósito de garrafas de gas causaron pánico en la población de la “Perla del Sur” en la madrugada de ayer

29 Jul 2018

La Perla del Sur amaneció ayer sacudida por fuertes explosiones que se desencadenaron en un depósito con 4.000 garrafas de gas de la empresa Total Gaz.

El local se encuentra ubicado a orillas de la vieja traza de la ruta 38, frente al barrio Vialidad. Los estallidos hicieron temblar las puertas y sobre todo las ventanas de viviendas ubicadas a varios kilómetros a la redonda. Consecuentemente, cundió el pánico entre los concepcionenses. Especialmente cuando salieron algo aturdidos de sus casas y desde la calle presenciaron un cuadro que saturado de pavorosa espectacularidad: desde el este del municipio enormes llamas se elevaban al cielo.

Providencialmente, el siniestro no causó víctimas. Varios vecinos cercanos se autoevacuaron cuando comenzaron los estallidos, alrededor de las 6.30.

Los restos de los envases metálicos salieron disparados y cayeron a varios metros. Algunas garrafas fueron a parar dentro de las propiedades de vecinos.

En las adyacencias de Total Gaz se encuentra también un depósito de combustibles de la firma Petroarsa. Por ello, se temió que algún material incandescente impactara en el lugar y desencadenara otra explosión en ese sitio. Las consecuencias hubieran sido imprevisibles.

En principio, la Policía no descarta que el hecho se haya provocado intencionalmente, aunque por ahora no hay elementos que sostengan esa posibilidad.

Los que la pasaron mal

“Me despertó un ruido similar a un silbido, propio de cuando hay pérdida de gas. Enseguida el interior de mi casa se iluminó y escuché una fuerte explosión. Salí a ver qué pasaba y era el depósito de gas que estaba incendiándose. De inmediato comenzaron a sucederse las explosiones. Lo único que atiné es a escapar en mi auto”, relató Juan de la Fuente, el vecino más próximo a la planta.

Juan fue el primero en dar aviso a la Policía sobre lo que estaba sucediendo. En pocos minutos, y mientras la zona temblaba por las explosiones, llegaron hasta ahí dotaciones de los bomberos voluntarios locales y de Aguilares, Alberdi, Villa La Trinidad y de la intendencia del Parque Nacional Los Alisos.

El tránsito de la vieja traza de la ruta 38 fue interrumpido y se terminó de evacuar a los habitantes próximos al depósito que seguían en sus viviendas, sin medir los riesgos a que estaban expuestos.

“Estaba sola en casa y cuando comenzaron los estallidos salí asustada a ver qué ocurría y me di con las llamas que se elevaban varios metros. Sentí mucho miedo y abracé a mi perro, que también se asustó mucho. Después llegaron mis padres y abandonamos este lugar”, relató todavía conmocionada Fernanda Fuentes, otra vecina cercana al depósito.

Todas las dotaciones de Bombreros trabajaron a destajo. Pero las proporciones del incendio eran importantes, así que solamente hacia las 9.30 las autoridades pudieron considerar que el siniestro se encontraba controlado.

Fue entonces cuando se procedió a liberar el tránsito.

Daños materiales

“Afortunadamente, este hecho, aunque generó mucha alarma en la población, no arrojó víctimas y pudo ser controlado en un tiempo prudencial. Inclusive, corto. Las causas del estallido son investigadas por peritos y por ahora no tenemos ninguna hipótesis de lo que pudo haber pasado”, manifestó a media mañana el jefe de la Regional Sur, comisario mayor Félix Concha.

El depósito de distribución de gas en garrafa pertenece al comerciante José Orlando Gómez. Fue él quien confirmó a la Policía que en el sitio solamente se produjeron daños materiales. Precisó que perdió aproximadamente 4.000 envases de gas de distintas dimensiones, más dos camiones Mercedes Benz y una camioneta que servían para la distribución de las garrafas. El depósito quedó reducido a escombros. Gómez dijo desconocer las causas del siniestro.

“Parecía que a la ciudad la estaban bombardeando. La verdad, fue muy aterrador al principio, cuando no se sabía qué ocurría” reconoció el arquitecto Miguel Abboud, secretario de Obras Públicas de Concepción.

La Municipalidad colaboró en la emergencia con personal que se abocó a ordenar el tránsito y evitar el ingreso de personas a la zona de riesgo.

Comentarios