La muerte de Sergio Marchionne pone fin a una era en Fiat

29 Jul 2018
1

TURÍN.- Sergio Marchionne era uno de los empresarios más conocidos de Italia, responsable del rescate de Fiat y una leyenda en Ferrari, pese a lo cual su carrera estuvo siempre rodeada de polémica incluso hasta su muerte a los 66 años. “Por desgracia ha ocurrido lo que temíamos. Se ha ido Sergio Marchionne, hombre y amigo”, dijo el presidente de Fiat Chrysler Automobiles (FCA), John Elkann, en un comunicado dado a conocer durante la semana que pasó.

“La mejor forma de honrar su memoria es construir a partir del legado que nos dejó, seguir desarrollando los valores humanos de responsabilidad y apertura de los que era un ardiente defensor”, añadió Elkann.

“Mi familia y yo estaremos eternamente agradecidos por lo que hizo. Nuestros pensamientos están con Manuela y sus hijos Alessio y Tyler. Pido a todos nuevamente respetar la privacidad de la familia de Sergio”, finalizó. La compañía no informó sobre el momento ni la causa de la muerte, pero los medios italianos aseguran que Marchionne sufría un cáncer terminal. Su retirada de todos los cargos un año antes de su partida anunciada para 2019 fue comunicada la semana pasada de forma sorpresiva por Fiat y Ferrari debido a que su estado había empeorado de manera significativa tras “inesperadas complicaciones” sufridas después de que fuese operado de un hombro a finales de junio.

El ítalo-canadiense estuvo 14 años al frente del grupo, primero en Fiat y después en Chrysler, y es considerado el responsable de salvar a ambas compañías de la quiebra. Hasta la semana pasada era también presidente y CEO de Ferrari y presidente del fabricante de camiones y tractores CNH Industrial. Siguiendo sus planes estas dos empresas fueron separadas de FCA. El británico Mike Manley es el sucesor de Marchionne en FCA. Hoy fue el encargado de presentar las cuentas correspondientes al segundo trimestre, que tampoco fueron una buena noticia para la automotriz. El beneficio neto ajustado cayó un 9% de abril a junio de 2018 respecto del mismo periodo de 2017, hasta los 981 millones de euros (1.150 millones de dólares). A su vez, el beneficio neto fue de 754 millones de euros, un 35% menor, y el beneficio antes de intereses e impuestos se redujo un 11% a 1.650 millones de euros. Aunque se trata de un resultado muy por debajo de las estimaciones de los analistas, sí se cumple el objetivo de Marchionne de liberar de deudas a la empresa. Al 30 de junio la empresa contaba con 456 millones de euros en caja, frente a las deudas de 1.300 millones de euros que aún tenía el 31 de marzo.

Marchionne era considerado un visionario, pero también un duro negociador con los sindicatos y en la Fórmula 1. Su muerte es considerada por muchos en Italia como el fin de una era. Designado en 2004 por la familia fundadora de Fiat, los Agnelli, al frente de la gran empresa de Turín, la saneó cuando estaba al borde de la quiebra.

Eliminó la burocracia y redujo a la mitad los tiempos de desarrollo de modelos nuevos. Luego supervisó también el rescate en 2009 de la estadounidense Chrysler, que sí había entrado en bancarrota. La fusión de Fiat y Chrysler en 2014 para formar el séptimo mayor grupo automotor del mundo se considera uno de los principales servicios prestados por el ítalo-canadiense. Desde la fusión de ambas compañías el valor de las acciones ha subido casi un 350%, más que ninguna otra empresa del sector. Marchionne quería retirarse de Fiat en 2019, pero no se conocían planes de que fuese a abandonar Ferrari. Ahora queda al frente de Fiat Mike Manley, hasta ahora responsable de la marca Jeep. El nuevo jefe de Ferrari será Louis Camilleri, que ocupó en el pasado posiciones de dirección entre otros en la tabacalera Philip Morris. (DPA)

Comentarios