Buscar en Internet un diagnóstico médico también puede enfermarte

La web se convirtió en el primer lugar de consulta para seis de cada 10 argentinos que buscan respuestas a temas de salud e incluso se autodiagnostican. El 90% de las páginas no tienen acreditación médica

28 Jul 2018 Por Lucía Lozano
1

El dolor de cabeza no para hace tres días. Te sentís débil. Por momentos, mareado. Los analgésicos no parecen hacer efecto. Entonces, preocupado, te sentás frente a la computadora y buscás ayuda del Dr. Google. Hay resultados para todos los gustos. Tus síntomas pueden atribuirse a múltiples enfermedades: desde una simple migraña hasta insolación, anemia, meningitis o un cáncer cerebral. Te hacés un autodiagnóstico, elegís la medicación que tomó otro paciente y lo publicó en un foro. Pasan los días y las molestias no desaparecen. Como si fuera poco, los fármacos que usaste te generaron un efecto secundario y ahora también te duele el estómago.

Escenas de este tipo se repiten a diario. Que internet se convirtió en el primer lugar de consulta ante una enfermedad no es una novedad. Pero las cifras soprenden: seis de cada 10 argentinos se autodiagnostican con el Dr Google (como le dicen los médicos). Según una reciente investigación del portal médico Intramed, que encuestó a más de 1.000 galenos del país, el 94% de los profesionales dijo que sus pacientes buscaban primero en la web antes de consultar, mientras que el 60% llegaba al consultorio creyendo saber lo que tenía.

El problema es todo lo que eso trae aparejado. Héctor Sale, presidente del Colegio Médico de Tucumán, analizó con mucha preocupación lo que está ocurriendo en la provincia. Las consecuencias del uso inadecuado de internet en cuestiones de la salud, según detalló, van desde cuestionamientos a profesionales, mayor automedicación y hasta un notable incremento de las demandas por mala praxis. “Pero el mayor de los riesgos es subestimar lo que se tiene y llegar muy tarde al diagnóstico de enfermedades graves, como las oncológicas”, explicó el titular de la entidad que agrupa a 3.200 médicos y más de 60 asociaciones de distintas especialidades.

Páginas poco seguras

De las millones de búsquedas que se registran cada día en el mundo, una de cada 20 es sobre salud, según un estudio de Google. El problema radica en qué es lo que encuentran los usuarios en ese rastreo. Un trabajo realizado por la consultora especializada Acuam Healthcare intenta darnos una respuesta: “sólo una de cada 10 consultas sobre salud termina en una página médica acreditada”. En otras palabras, nueve de cada diez personas recurren a foros, portales o blogs.

“Hay que tener mucho cuidado porque en internet cualquier personas puede subir información. Y no estamos hablando de una receta de cocina; en esto se pone en juego la vida de las personas”, expresa Sale.

“El paciente llega ya a la consulta convencido de que tiene un diagnóstico que encontró en la web y objeta al médico. Hay cada vez más demandas por la mala praxis, que son infundadas y la gran mayoría no prospera. Pero nadie le quita el mal momento que pasa el profesional, el descrédito que esto le genera...”, explica.

¿Qué es “nocebo”?

En general, cuando se busca información en Google, muchas personas suelen sobreestimar lo que tienen. Por eso, los profesionales sostienen que los hipocondríacos deberían abstenerse de ingresar a la web. Un fenómeno del que se está hablando mucho en estos días es de “nocebo”. Es lo contrario al efecto “placebo”. El comportamiento nocebo apunta a la creencia de que una terapia que está haciendo o medicamento en particular no va a funcionar o va a generar un daño. Según los médicos consultados, la lectura de información no confiable en Internet impacta en el tratamiento del paciente, especialmente los foros, que tienen mayormente opiniones negativas.

Medicamentos para el colesterol, anticonceptivos, remedios para niños e incluso vacunas... cada vez hay más cuestionamientos en los consultorios por informaciones no confiables en la web. ¿Cómo se pueden prevenir estos problemas? “La relación médico-paciente es fundamental”, insiste Sale.

El profesional sostiene que no está mal buscar datos sobre una enfermedad. “Pero hay que fijarse dónde uno navega, si son páginas serias y avaladas por comités científicos. Los foros son un teléfono descompuesto, un verdadero peligro; no sabés quién está opinando”, remarca.

Según el experto nunca la web -ni aún los sitios más autorizados- podrá reemplazar la consulta médica. “Hay que aceptar los avances tecnológicos, pero insisto: el médico es insustituible, revisando y escuchando al paciente. Vemos cada vez más casos de gente que pierde tiempo valioso en una enfermedad por dejarse llevar en internet. Las consecuencias son graves”, resume.

Comentarios