Cartas de lectores

25 Jul 2018
1

CAÑO ROTO EN LAS TALITAS

Los vecinos del Barrio Ampliación Soeme, Manzana “K”, en las Talitas, vemos desde hace más de dos meses cómo se desperdician miles de litros de agua potable por un caño roto, todo por la falta de respeto y desidia de la SAT (Sociedad Aguas del Tucumán), ya que realizamos los reclamos correspondientes mediante expediente, entre otros, y también a través del 0810 de la empresa y en la sucursal misma de las Talitas, respectivamente. Hasta ahora no obtuvimos ningún resultado con nuestras gestiones ni respuesta por parte de la prestataria. Mientras tanto, se debe seguir esquivando los baches, sufrir las salpicaduras de los charcos de barro y padecer la baja de presión que tiene el agua potable en la red domiciliaria.

Martín Soraire

[email protected]

GASTOS POLÍTICOS

Desfilan a diario por los diversos medios de comunicación: economistas, políticos, gremialistas, etcétera, hablando sobre la delicada situación socioeconómica por la que atraviesa el país, usando palabras que asustan: grieta, ajuste, inflación, tarifazos, devaluación, despidos, pobreza, etcétera. Pero hasta aquí no escucho a ninguno de estos personajes proponer el achique del gasto político, que demanda sumas astronómicas. Por el contrario, nos enteramos de que, en el orden nacional, días atrás ingresaron en el Parlamento tres proyectos reclamando, para las próximas elecciones legislativas, que se agreguen 71 diputados más en la Cámara Baja, argumentando que aumentó la población en varios distritos. Y para no ser menos, en el orden provincial se elevaron proyectos para volver al sistema bicameral (diputados y senadores), como había antes de la reforma constitucional local, lo que significaría aumentar el número de representantes por cada sección electoral y, por consiguiente, su costoso mantenimiento. Pero también hay parlamentarios que propusieron municipalizar varias comunas rurales, lo que demandaría contar con nuevos concejos deliberantes, estructura edilicia y mayor cantidad de empleados. Ambas solicitudes, la nacional y la provincial, se contradicen con el achique del gasto público que demanda la realidad por todos conocida. Se gasta más de lo que se recauda, mientras que los citados exponentes de la política no ahorran tiempo ni palabras para hablar de la crisis. Es hora de que hagamos valer nuestros austeros principios. El costo de las campañas electorales, más el posterior mantenimiento de los cuadros políticos, son tan cuantiosos que superan cualquier imaginación, razón por la cual habría que preguntarse: ¿vivimos en tiempos de vacas flacas o no? Lo cierto es que, políticamente hablando, “nadie se rasca para afuera”, como decían nuestro mayores.

Ysmael Díaz

Mario Bravo 247
Banda del Río Salí

FUERZAS ARMADAS (I)

Sorprende la reforma (que el Gobierno Nacional dispuso) sobre las Fuerzas Armadas. Sin pensar mal, es acertado que el Estado se organice contras los invasores y que se prepare para las contiendas bélicas, pensando en cómo vivimos y nos llevan a un situación límite de vida, con todo lo que venimos soportando y nos castiguen porque protestamos o nos quejamos. Este sistema democrático nos permite expresarnos. De ahí, a la humillación y a ser esclavos, para cumplir a rajatablas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que aconseja mal, no vamos a permitir estar de rodillas jamás. Este síntoma, que el Presidente de la Nación pretende crear, es un augurio de lo peor que vendrá: un futuro incierto, de temor y de hambre. Ya sabemos de las dictaduras, y les dijimos “nunca más”.

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

FUERZAS ARMADAS (II)

Da la impresión de que los argentinos olvidamos muy de prisa nuestro pasado mediato. El retorno a un controvertido rol de las Fuerzas Armadas en seguridad interior en la Argentina, que anuncia plasmar el decreto próximo a firmarse por el Presidente de nuestro país sin consenso del Congreso Nacional, el cual permitirá que los militares intervengan en la seguridad interior como “apoyo logístico en la zona de fronteras”, contra delitos como el narcotráfico y en eventos “de carácter estratégico” o de tinte “terrorista”, es indudablemente una señal de alerta. Con una ciudadanía golpeada por la creciente inseguridad, y algo adormecida en materia de derechos civiles, vale preguntarse si la euforia con la que algunos sectores recepcionan hoy esta novedad es similar a la de aquellos que hace más de 40 años alentaron o ignoraron un horrendo genocidio. Seguramente este decreto de paso a algunas liberaciones ya anunciadas y prometidas por Campo de Mayo, y a una “contención” de aquellas comunidades originarias insurrectas, que tengan la mala idea de pretender recuperar sus tierras, hoy en manos de empresarios exitosos. No hay dudas, pues, de que en esta linda Argentina todo vuelve, menos la cordura.

Karina Zerillo Cazzaro

[email protected]

RUSIA Y GASTOS MUNICIPALES

Causa indignación y pena ver cómo, desde diferentes municipios provinciales siguen malgastando el dinero de todos. Me refiero específicamente a las municipalidades de Alderetes, Lules, Banda del Río Salí, El Tala, y en particular a la de San Miguel de Tucumán, que auspiciaron y les pagaron el viaje y la estadía en Rusia durante un mes completo a dos empleados, periodistas de una conocida emisora radial. A las diferentes autoridades de dichos municipios yo les pregunto: ¿qué beneficio para un municipio significa gastar entre $ 60.000 y $ 80.000, por día y por persona, para que dos comentaristas de fútbol hayan paseando en Rusia con nuestro dinero? ¿Acaso no existen prioridades y pedidos más urgentes que atender? A ver si los responsables de resolver a quiénes ayudar y a quiénes no, empiezan a reflexionar sobre cómo gastar el dinero de todos los contribuyentes.

Alejandra Tebis

[email protected]

EDUCACIÓN SEXUAL

Nuevamente vengo a escribir sobre la educación sexual integral. Una de las deudas más claras que tenemos con la educación y, nunca mejor dicho, con la vida y, aún más, con los valores más positivos que la Constitución argentina proclama: equidad para quienes desean habitar en su suelo, justicia, paz interior, bienestar general, libertad. Por supuesto, para afirmarlo parto de la idea de educación sexual como se define en la ley que la rige en la Argentina. Además, me apoyo en los estudios serios sobre educación sexual en el mundo. Si usted, lector, no conoce la ley o simplemente su idea de educación sexual está restringida únicamente a una noción de genitalidad o estancada en alguna experiencia equivocada, sea por contenidos o metodología erróneos, sepa que no es de lo que hablo. La educación sexual es una lamentable deuda que tenemos con nuestra sociedad. Sostengo esto porque sé que su implementación real (sostenida, activa, permanente y decidida) es la forma eficaz que tenemos para revertir la violencia, la inequidad y otras dificultades que generan insatisfacción y sufrimiento en las personas. Pensar en educación sexual eficaz es apuntalar, de un modo pragmático, a tener una sociedad integrada por seres humanos capaces del diálogo constructivo, de la gestión de conflictos interpersonales de maneras positiva, de desarrollar antídotos para que cada uno pueda protegerse en todas sus dimensiones, tanto física, mental, social y espiritual en sus relaciones con los demás. Educación sexual integral es el derecho que permite que todo educando reciba conocimiento sobre sexualidad acorde a su edad, habilidades que faciliten su vida personal e interpersonal y que apuntale los valores más preciados por todos para que sean vividos: el respeto al otro y a uno, la libertad, manifestada en un consentimiento nacido del conocimiento propio y la convicción. Una educación sexual no sólo es la apuesta segura a evitar los inconvenientes que una relación sexual puede, en ocasiones, generar, sino a hacer que todo encuentro con el otro, sexual o no, sea una forma más clara de avanzar en la única necesidad imperiosa que el ser humano tiene: la autorrealización en función de sus propios deseos, convicciones y decisiones. Hacer educación sexual integral es más que un desafío, es un imperativo moral, social, científico y personal. Retrasarla es imposible. No empezarla con conciencia es irresponsable. Y nosotros, decidir si seremos negligentes o soberanos.

Francisco Juan José Viola

[email protected]

CONTRA LA INSEGURIDAD

Gracias a la inseguridad, salió a la luz una veta que los psicólogos y psiquiatras no están explotando: la paranoia y la cobardía. Deberían trazar un plan de atención para estos dos males. Por ejemplo, observo a ciertas personas con rasgos paranoicos: el miedo permanente a ser robados, como tocarse los bolsillos cuando se cruzan en la calle con gente más honrada que ellos, y a quienes ni conocen. Otra costumbre es decir “cuidado” en los colectivos, en los negocios y en otras circunstancias. Sugiero a estos pseudo luchadores contra la inseguridad que la mejor manera de colaborar sería que, apenas detectado un “dueño de lo ajeno”, busquen un policía, lo hagan detener y lo conduzcan a la comisaría, donde usted, con su DNI en la mano, radicará la denuncia en su contra. Difamar al otro y comentar entre ustedes no ayudará a combatir la inseguridad.

Rolando A. Terán

Las Heras 1.264
San Miguel de Tucumán

Comentarios