Macri-Moyano, un duelo de final abierto

La multa al líder sindical tensó otra vez las relaciones.

21 Jul 2018
1

DESAFIANTE. El líder de Camioneros sostuvo que el Presidente no “doblegará al movimiento obrero”. Foto Leonardo Zavattaro

BUENOS AIRES.- La gestión del presidente, Mauricio Macri (Cambiemos), acaba de consolidar un escollo en el tablero de la gobernabilidad. El lazo con el secretario general de Camioneros, Hugo Moyano, fundamental en las negociaciones para mantener a los sindicatos en línea, terminó de tensarse.

El Ministerio de Trabajo de la Nación impuso una sanción al gremio de $ 810 millones por no cumplir con una conciliación obligatoria, un instrumento del derecho laboral que obliga a las dos partes de un conflicto a participar de una instancia de diálogo para alcanzar un acuerdo.

“Camioneros incumplió la conciliación en diciembre del año pasado, como lo hizo también en junio de este año, y la aplicación de la multa es por el incumplimiento”, explicó este viernes el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Tras aclarar que “no hay una mirada particular” sobre el sindicato que conduce Moyano, agregó: “acá no hay espacio para la impunidad ni para que ninguno se pueda llevar las cosas por delante”.

Moyano no se hizo esperar: acusó ayer al Gobierno de “antiobrero” y “gorila”, y dijo que “la señora que manda es (Christine) Lagarde”, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI). El sindicalista amenazó: “quieren doblegar al movimiento obrero, pero no lo van a conseguir”. Triaca reaccionó enseguida. “Acá no hay espacio para la impunidad ni para que ninguno se pueda llevar las cosas por delante”, avisó el titular de la cartera laboral.

Moyano, quien ahora está enfrentado al Gobierno del presidente aseguró que la multa provocará la quiebra de la obra social de Camioneros.

“Les voy a llevar a los trabajadores que tienen familiares enfermos a la puerta del Ministerio (de Trabajo) para que los atiendan”, dijo Moyano.

El histórico jefe gremial peronista, mantuvo una cambiante tensión con el kirchnerismo durante los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández. De aliado a enemigo político. La relación con el macrismo también sufrió un quiebre. En febrero lideró una multitudinaria protesta en contra del gobierno de Macri. Lo hizo días después de que la Justicia argentina avanzase en una investigación en su contra y de algunos miembros de su familia por lavado de dinero y evasión impositiva, entre otros presuntos delitos.

El 14 de junio el sindicato de Camioneros llevó adelante un paro nacional de actividades por no haber tenido una respuesta favorable de la cámara del sector al reclamo de aumento salarial del 27%. Los Moyano -padre e hijo- habían amenazado con replicar la metodología de protesta de camioneros de Brasil que habían bloqueado rutas. “No vamos a permitir de ninguna manera que la Argentina sea bloqueada, que la gente sufra”, había dicho Patricia Bullrich , ministra de Seguridad. (DPA)

comentarios