“Nunca dejó de haber renovación en la música, es una llama viva”

El armonicista Franco Luciani presentará “Anda en el aire”, su último disco con el que ganó el premio Gardel. El campo del folclore alternativo.

21 Jul 2018
1

UN ROMANCE ESPECIAL. El músico Franco Luciani comenzó a tocar la armónica durante su adolescencia. prensa

ACTÚA HOY

• A las 22 en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265). Entrada libre y gratuita.

Literalmente se podría decir que Franco Luciani “Anda en el aire”. Es que aparte de ser el nombre de su último disco, con el que este año ganó el premio Gardel a mejor disco de folclore alternativo, el armonicista recorre el país con su arte, en compañía de Leonardo Andersen y de Pablo Motta.

El músico hará escala en Tucumán esta noche: actuará en el Centro Cultural Virla en el marco del 20 Julio Cultural Universitario, con entrada libre y gratuita por el auspicio de la Fundación Osde. Entre sus invitados especiales estará la cantante rafaelina Victoria Bichner.

De su anterior visita (en octubre del año pasado) a la de hoy le pasaron muchas cosas en poco tiempo. “Tengo una cierta regularidad de visitar Tucumán desde unos cuantos años, pero siempre es una alegría muy grande”, destaca.

- ¿Repetís el repertorio?

- Sigo con las presentaciones de “Anda en el aire” con la excusa de haber ganado de Gardel y para festejarlo, pero mis recitales tienen mucho de improvisación, nunca uno es igual al siguiente o al anterior y es imposible que sea una repetición. Nada es estático, sino que todo tiene que ver con lo que pasa en cada recital, con los amigos que voy a tener conmigo en el escenario y con diferentes condimentos del momento. También disfruto de repasar discos anteriores y anticipar temas que estarán en los que van a venir.

- Volvés en el contexto de una propuesta universitaria...

- No hay otra referencia como el Julio Cultural en todo el país, es una movida muy interesante y más en el ámbito universitario. Desde lo artístico hay una vida muy grande en Tucumán, que se palpa cuando uno llega a la ciudad. Destaco también las ediciones que tiene la UNT sobre el Pato Gentilini o Juan Falú, que no se ven en otras provincias. De hecho, creo que voy a grabar algún tema con el Pato y tocaremos algún tema esta noche.

- ¿En Buenos Aires mantenés el ciclo “Luciani invita”, por donde pasan muchos artistas del interior?

- Lo estoy por retomar, porque estuve 50 días en Europa. Trato de hacerlo itinerante en cada lugar que visito, con los amigos que están allí, porque me gusta mucho esa interacción sea con figuras consagradas como con nuevos valores.

- ¿Sos parte de la renovación del folclore?

- Nunca dejó de haber renovación en la música argentina en general, no sólo en el folclore, por suerte se refresca constantemente y es una llama viva. Es importante que uno lo vaya viviendo para seguir adelante, con miradas particulares que representan cada momento. Mi repertorio es tanto del tango como del folclore, y creo que nunca hay que dejar de lado la tradición; no me refiero a lo estático ni a lo cerrado, sino al lenguaje que tiene aún muchas cosas por decir.

- Te catalogaron como folclore alternativo para los Gardel. ¿Estás cómodo en ese rubro?

- No me siento mal. La catalogación de los premios es muy difícil y depende de con qué corriente se referencia el material. Puede responder a la instrumentación, al tipo de repertorio o a alguna otra circunstancia. Estaba ternado con Charo Bogarín y con Teresa Parodi, dos queridas y admiradas cantantes. Este es mi segundo Gardel, y el primero que gané fue en tango, también alternativo. Y “Anda en el aire” es mitad folclore y el resto, tangos; de hecho, el primer tema del disco es un clásico de Antonio Vivaldi. Es cierto que la armónica le da cierta particularidad a lo que hago.

- ¿Lo alternativo tiene mayor espacio ahora que antes?

- En cierta forma sí. Por otro lado, la lucha en ese territorio es constante. Trabajé muchos años con Raúl Carnota y viví su empuje. Es cierto que hay imposiciones de mercado que responden a múltiples intereses que corren la baraja para un lado específico. Pero hay mucha gente que está ávida de escuchar otros sonidos y que a medida que los descubre, se suma a propuestas distintas. No sucede sólo en la Argentina, sino que es mundial.

- En tu caso elegiste la armónica para expresarte...

- Es un instrumento muy querido, que tiene mucho para dar y que la gente disfruta. No está tan difundida su increíble riqueza sonora, se adapta maravillosamente a la música argentina, pero no está tan difundida. Lo hago con mucho amor, dedicación y respeto al lenguaje estético que expresa el instrumento, según lo que se vivencia hoy.

- La armónica suena mucho en el blues, ¿te tienta el género?

- Me encanta, es una armónica distinta de la cromática que toco y a veces utilizo su sonido. Es una especialidad; por ahora no pienso grabar ningún tema de blues, pero me dieron ganas.

Comentarios