El ensanche del Camino del Perú sigue esperando

20 Jul 2018 Por LA GACETA

Falta de planificación, inusitado volumen de circulación de vehículos, urbanizaciones desordenadas la flanquean. Desde hace años, su estado es penoso en varios tramos y cada vez se hace más difícil circular por allí porque su ancho se vuelve insuficiente para contener el gran caudal de transportes. Se trata de la ruta provincial N° 315, conocida como el Camino del Perú, que pasa por el ex ingenio San José, Villa Carmela y desemboca en Tafí Viejo. Hace dos años, se anunció un proyecto para duplicar el ancho de la actual ruta, de modo que hubiera dos carriles de circulación (norte a sur y viceversa).

En julio de 2016, los intendentes Yerba Buena y de Tafí Viejo dijeron que se pretendía duplicar el ancho de la calzada: de los siete metros actuales a 14, de modo que el camino tuviera dos sentidos de circulación al norte y dos al sur. En ese momento, los jefes municipales señalaron que se trataba de una iniciativa ambiciosa; la obra tendría un plazo de duración de dos años, y que al financiamiento ($410 millones) lo iban a buscar en Buenos Aires, a través del Gobierno nacional. Como una de las alternativas para descongestionar la ruta 315 se contempló ensanchar y mejorar las condiciones de la avenida Fanzolato. Se trata de un camino que corre paralelo al Camino del Perú y que podría conectar con la ruta 315 en la zona de Villa Carmela, generando una nueva vía.

Pese a las objeciones de la Nación que no ve factible el ensanchamiento porque el retranqueo es difícil en algunas zonas, el intendente de Yerba Buena dijo que la demora no se debe a la falta de fondos. “Me dijeron que la obra no podía andar porque hay muchas casas que habría que retranquear, que habría algunos puntos estratégicos que iban a ser más difíciles que otros, como la iglesia de San José o la Sociedad Rural. Vamos a ver cómo corregimos y cómo volvemos a insistir. Esto es así, de eso se trata la gestión”, le dijo al programa “Panorama Tucumano” de LA GACETA Play. Su colega taficeño fue menos optimista. “No hemos logrado hasta acá que el Gobierno nacional nos financie el proyecto, y lamentablemente, de acuerdo con la perspectiva política y económica del país, va a ser complicado que esto ocurra”, sostuvo.

En agosto pasado, en nuestra sección Cartas de Lectores, una vecina criticaba el pésimo estado en el que se hallaba la ruta provincial 315, la cual no contaba con señalización de ningún tipo, pero sí con baches profundos. “Un gran caudal de vehículos de diferente porte que circulan a gran velocidad y choferes de colectivos que se convierten en una amenaza constante por la forma en la que conducen. Todo esto sumado a un canal ubicado a su vera, sin ningún tipo de protección, que pone en riesgo a todos los habitantes, especialmente a los niños que concurren a escuelas y colegios de la zona y donde no hace más de 6 meses falleció un vecino arrastrado por el agua. ¡Nadie hace nada!”, escribió.

La ruta N° 315 atraviesa San José, la Curva de los Vega, Villa Carmela y llega hasta Tafí Viejo. Las urbanizaciones que se han levantado en los últimos lustros a la vera del camino muestran una alarmante ausencia de planificación. La inseguridad, las altas velocidades que alcanzan los autos y las motos, los escasos controles, así como la suciedad y la sensación de dejadez son los rasgos más salientes de la ruta, que no son precisamente motivo de orgullo.

Comentarios