Por la devaluación, se desplomó el crédito

El financiamiento se derrumba rápidamente.

20 Jul 2018

Conocidos ya los datos oficiales de junio, se confirmó algo que estaba en las presunciones de los banqueros y analistas: la fuerte contracción en la colocación de créditos destinados a los particulares, ya sea el de líneas tradicionales como los ajustables por UVA.

Si se comparan los $ 91.000 millones “despachados” en junio frente a los $ 101.000 millones de julio, se comprueba una caída del orden de prácticamente el 10%, según reveló iProfesional.

La peor parte la afrontaron los que indexan por UVA, que cayeron 43%, frente al 5% de los tradicionales. Para tener una idea de la reducción, mientras que en mayo se colocaban casi $ 4.900 millones por día, el mes siguiente esa cifra se redujo a $ 4.590 millones.

En cuanto a los hipotecarios -que se habían convertido en las vedettes del sistema bancario-, el viento de cola que venía soplando desde mediados de 2017 cambió repentinamente de dirección en marzo. Esto, producto de una devaluación que desde principios de año totaliza un 50% y que se aceleró en abril. A ello se suma una inflación acumulada del 16%, la caída del poder de compra y expectativas del público en baja.

En este marco, se produjo un “descalce” entre salarios, créditos que se otorgan en pesos y propiedades que siguen al dólar, un combo que llevó a dilatar o directamente a suspender gran cantidad de operaciones.

“Esta situación comenzó a notarse en abril, se agudizó en mayo y alcanzó su punto máximo en junio”, señaló el responsable del área hipotecaria de un banco nacional con fuerte presencia en el mercado.

Al observar los últimos meses, el dato más relevante es la notable caída de los montos colocados: pasaron de $ 13.900 millones en marzo (cuando se registró el máximo histórico) a apenas $ 5.500 millones en junio.

De un análisis más detallado se desprende:

1.- El volumen diario pasó de $ 700 millones en marzo, $ 500 millones en mayo, y a tan sólo $ 276 millones en junio

2.- Los montos colocados en dólares para los mismos meses cayeron de casi U$S 680 millones en marzo (dólar a $ 20,5) a apenas U$S 186 millones en junio ($ 29,66).

Junto con los préstamos en UVA, los prendarios también sufrieron el impacto: en junio retrocedieron a solo $ 500 millones tras haber tocado casi $ 1.300 millones en enero, que representa un desplome del 60%.

Comentarios