Cartas de lectores

19 Jul 2018

Para la AFIP, somos un número 

Días pasados (el 16 del corriente mes) me llegó un correo electrónico de la AFIP, donde en vez de dirigirse a mí, María Isabel Viggiani Rocha (no importaría el “título”), se dirige a CUIT: xx-xxx-x. ¡Adónde hemos llegado! ¡Qué falta de delicadeza y buena educación! El dichoso correo electrónico tiene como objeto que inscriba a mi Personal de Servicio. ¿A cuál?, si no tengo, ni quiero tener: me basto yo sola para mantener como quiero o puedo mi casa. ¿Por qué debe ser obligación tener empleada? Además, me dan una filípica de lo desconsiderada que soy al no registrar a mi empleada. ¿Qué se creen por tratarme así? Quise responder, y como era un correo automático, me fue devuelta mi respuesta.

María Isabel Viggiani Rocha

[email protected]

Robos y decadencia social

Los robos, cualquiera sea la modalidad: escruche, asalto, estafa, atraco, engaño, cuento del tío, etcétera, son una desgraciada aberración de componentes de la comunidad, que causan estragos psicológicos de diversa intensidad y duración en la mente de quien resulta víctima. Por ser un hecho contrario a cualquier entramado de lógica convivencia, afecta como una detestable traición a los cánones de conducta tan laboriosamente inculcados desde tierna edad al ciudadano, sobre la promesa de futura fácil integración al mundo del progreso. Cuando estas actitudes traicioneras comienzan a multiplicarse, los brotes de decadencia social se fortalecen y multiplican, tal como está ocurriendo en la actualidad. No hay paradigma de razonamiento lógico, sólo deviene el aguante pacífico y amargo del despojo artero y vil, de la mano de corruptos de cualquier status social. Esto es así porque ya quedó demostrado que la espada de la Justicia es demasiado corta para la fuerte lucha contra dicho flagelo, que se agiganta diariamente, avasallando sanos proyectos de vida y esperanzas, con gravísimas secuelas. Las noticias diarias y estadísticas en la provincia y en el país así lo indican.

Darío Albornoz

[email protected]

Bloquear al HLB

La Asociación de Productores Citrícolas ha sufrido una reestructuración, yh se denomina ahora Acnoa, organismo que se hará cargo de los controles fitosanitarios (empaques y barreras) en la provincia. Deben trabajar en forma mancomunada Provincia y Nación. La citricultura del NOA corre un severo riesgo ante la aparición del HLB (Huanglongbing), presente en el NEA. Tucumán no tiene al agente transmisor y, por ende, la enfermedad no está presente. Tucumán es el primer exportador mundial de productos derivados del limón y ocupa el cuarto lugar mundial como productor de fruta fresca. No permitir el ingreso de la enfermedad debe ser la prioridad Nº 1.

Jacinto Barrionuevo

[email protected]

Comentarios