El rinde promedio de soja fue de 2,63 tn/ha

El 80% de la superficie con la oleaginosa en Tucumán lleva tecnología Intacta

14 Jul 2018
1

MÁS PROTECCIÓN. Las plagas son la principal amenaza que enfrenta la soja.

La presentación de la Sección Economía tuvo dos objetivos: por un lado, mostrar los resultados de la encuesta para estimar la producción de soja 2017/18. Por otra parte, se determinó un rango de costos y “rindes de indiferencia” para la campaña 2017/18, en función de los datos obtenidos en la encuesta y a información de los técnicos de la Eeaoc. También se analizó la relación entre el modelo productivo y el incremento de costos de producción en el período 2006/07-2017/18.

Del análisis de la encuesta 2017/18, resulta un rinde promedio para soja de 2,63 t/ha. Además, se observa que “más del 80% de la superficie con soja en Tucumán está ocupada por variedades con tecnología Intacta”. Un 56% de los encuestados dice respetar los “refugios” de acuerdo a lo que establece la empresa Monsanto, dueña de esa tecnología. Sobre el control de las plagas insectiles, las más frecuentes fueron el “picudo negro” y las “orugas defoliadoras”. “Un 55% de los encuestados tuvo problemas con el control de las enfermedades”, y “un 53% con el de las malezas”. Con respecto a la fertilización, “un 73% de los encuestados fertiliza con fósforo”, “un 88% lo hace en función al análisis de suelo”, la dosis de uso más frecuente es 36 kg de P2O5.

En cuanto a los costos, considerando el gasto de barbecho a cosecha, incluyendo el costo de administración, el rango de valores estuvo entre U$S 360/ha y U$S 470/ha, según la problemática y la tecnología utilizada en el lote. Considerando estos costos y un precio de la soja de U$S 292/t (promedio mayo-junio) el rinde de indiferencia está en un rango de entre 1,4 y 1,9 t/ha, en tierra propia, y entre 2 y 2,4 t/ha, en tierras arrendadas.

Para analizar la relación entre el modelo productivo y el incremento de costos de producción, se analizaron los costos y se compararon el “rendimiento de indiferencia” con el promedio de cada campaña para el período 2006/07-2017/18. Relacionando estos dos rindes se construyó un índice y se estableció una escala porcentual de valores asociada a colores: amarillo, naranja y rojo indican una situación negativa, y en la gama de los verdes los resultados positivos, a más oscuro el verde más positiva la relación. Se observa, en tierra propia, que predominan los colores verdes, y en arriendo son más frecuentes los tonos amarillos, naranjas y rojos, especialmente a partir de la campaña 2011/12.

El modelo de producción de soja durante las dos últimas décadas ha necesitado el agregado de una cantidad creciente de insumos (energía), para contrarrestar la acción negativa de los factores reductores del rinde, como son las plagas, y también las altas tasas de extracción de nutrientes.

La propuesta es buscar un modelo que de más estabilidad al sistema, para lo cual hay que incluir rotaciones con cultivos de gramíneas en verano, y sucesiones con cultivos o cobertura en invierno. Observar los diversos flujos de energía y ciclos que ocurren en el agro-ecosistema, y mediante la diversificación (sucesiones, rotaciones) y los procesos reguladores de poblaciones y fertilidad que ésta genera, disminuir el agregado de insumos que incrementan el costo. El nivel de costos actuales sólo puede sostenerse con precios y rindes altos.

comentarios