Djokovic tuvo el mejor regreso

El serbio venció con solidez a Anderson y va por más

16 Jul 2018
1

REENCUENTRO. “Nole” volvió a tener el elegante trofeo que obtuvo por última vez en 2015. También ganó en 2011 y en 2014. reuters

LONDRES.- Después de dos años de sequía, Novak Djokovic celebró un nuevo título grande al ganar su cuarto Wimbledon gracias a su victoria sobre el sudafricano Kevin Anderson por 6-2, 6-2 y 7-6 (7-3). Prometió, además, que será el puntapié de inicio para su regreso al máximo nivel. La corona lograda por el césped londinense significó el Grand Slam número 13 de su carrera. De esta manera, el serbio se afianza en la cuarta posición histórica superando al australiano Roy Emerson (12) y quedándose a sólo un trofeo del estadounidense Pete Sampras (14). Rafael Nadal (17) y Roger Federer (20) completan la lista de campeones.

“No hay mejor forma para regresar”, señaló aún en la cancha el serbio. “Es fácil hablar ahora, tuve que confiar en el proceso, confiar en mí”, agregó Djokovic en referencia a su difícil regreso por la lesión en el codo, que le obligó a estar inactivo la segunda mitad de 2017 y de la que se operó a principios de este año. “Si me preguntaban hace un mes y medio si creía que podía ganar Wimbledon, una parte de mí hubiera dicho que sí, pero quizás no estaba seguro de mi nivel de tenis”, confesó Djokovic, ya más tranquilo y con el nuevo trofeo en su poder.

Con 12 Grand Slams anteriores, cualquier aficionado podría suponer que Djokovic ya está acostumbrado a manejar sus emociones. Sin embargo, con su hijo Stefan en las gradas, la celebración fue realmente especial.

“Es difícil comparar esta victoria con cualquiera de las otras tres porque todas son especiales”, explicó. “Pero si pudiese elegir uno, sería probablemente el primero y el de este año porque mi hijo estaba en la premiación, que lo hizo aún más especial”, agregó “Nole”.

A pesar de que no pudo estar presente durante el partido debido a la norma que impide a los niños menores de cinco años estar en el box, Stefan pudo finalmente presenciar la victoria de su padre.

“Fue una de las mayores motivaciones, si no la más, que tuve para este Wimbledon”, reveló el balcánico. “Visualizaba ese momento de que viniese a la grada, celebrando con mi esposa y conmigo”, describió sobre una de las postales de un día perfecto. (DPA)

comentarios