Cartas de lectores

16 Jul 2018
1

Cosas de otro tiempo

Quienes peinan canas en la actualidad, seguramente recordarán que por los años 70 en Tucumán fue el apogeo del consumo de vino en damajuana. En ese tiempo, en mi casa paterna, vivíamos nueve personas: mi abuela, mi madre, mi padre y nosotros, sus hijos, que éramos seis: cuatro varones y dos mujeres. Cuando nos sentábamos a almorzar y se nos veía desde la calle (la gente pasaba y nos saludaba), mi padre se irritaba si poníamos sobre la mesa la damajuana de vino, por lo que nos obligaba a bajarla o a poner el vino en una jarra para que nos sirviéramos de la misma. Él le llamaba a la damajuana, “la llamadora”. Y como no quería “paracaidistas” (así le llamaba a los no invitados), era enemigo de que pongamos dicho envase sobre la mesa, por lo que constantemente nos decía: “Bajen “la llamadora” de la mesa y sirvan el vino en una jarra, entiendan…”, y renegaba cuando no le hacíamos caso, cosa que era bastante común en esos tiempos, porque los hermanos éramos adolescentes y jóvenes, comúnmente reacios a obedecer órdenes. Si bien lo que tomábamos era no más que lo suficiente para asentar la comida, el vino no faltaba en la mesa. Pero, como siempre hay un “pero”, no faltó un día de consumo en exceso que quedara para el recuerdo. Fue a fines de los años mencionados, cuando hallándome en cumplimiento del servicio militar en Buenos Aires, vinimos sorpresivamente de visita con un compañero y amigo de Jujuy, y de la alegría por el reencuentro, tomamos con él, mi viejo y uno de mis hermanos, dos damajuanas llenas de vino, y mi amigo no se emborrachó. Desde entonces, mi padre a menudo recordaba el hecho, diciendo: “Un día mi hijo trajo un amigo de Jujuy, al que no lo escuchamos hablar, por lo que no le conocimos la voz, pero sí nos enteramos que para tomar “su vinito” había sido un campeón”.

Daniel E. Chavez 
Pasaje Benjamín Paz 308
San Miguel de Tucumán

Educación de adultos

Antes del receso escolar, docentes de adultos, protagonizaron, en Plaza Independencia, una movilización en defensa de su carrera. La educación de adultos estuvo contemplada en la educación argentina desde su primera legislación: la ley 1420 de 1884. Esa ley fue el marco general para la modalidad hasta el año 1993 en que se sancionó la Ley Federal de Educación, que ubicó la educación de adultos en el ámbito de los Regímenes Especiales. Su antecedente actual fue la creación de la Dirección Nacional de Educación de Adultos (Dinea) a través de la primera campaña nacional de alfabetización. Posteriormente se implementarán distintos planes de alfabetización. Con la ley de transferencia de 1992 y la federal de educación de 1993 se elimina la responsabilidad del estado nacional y cada jurisdicción queda a cargo del sostenimiento como del diseño de su propio modo de concebir la modalidad. Crece, además, la demanda de educación media de adultos. En 2006 la modalidad va a tener un nuevo nombre: Educación Permanente de Jóvenes y Adultos, junto a un nuevo plan de alfabetización llamado “Encuentro”. En la provincia, la Modalidad de Jóvenes y Adultos, se va a direccionar a los niveles primaria, secundaria y formación profesional. Cuenta con unos 40.000 alumnos y 1.500 docentes de todos los niveles. Se incorporan, también, a la terminalidad educativa para adultos, las primeras instituciones privadas. Ante el masivo abandono del secundario, el gobierno decide hacer más “accesible” la terminalidad escolar ofreciendo, a los alumnos, programas como el Progresar, Jóvenes con más y mejor trabajo, Fines y Ponele título a tu secundario. Un conjunto de asistencias para finalizar el secundario. La carrera de formación de maestros para adultos, en este cuadro, desaparece. La última camada se remonta a1993, desenvolviéndose, ahora, con maestros de grados. Con la carrera va a suceder algo similar. No se nombran supervisores, directores y su correspondiente estructura administrativa. Sus maestros atienden un currículo de seis niveles y se le suman múltiples tareas administrativas (partes mensuales, promedios, títulos, estadísticas, etcétera) a cargo y costo del propio maestro, junto al desborde en la matriculación. Algunos realizan, sus tareas, en escuelas no preparadas a tales objetivos o en lugares designados a tales fines. Es perentorio un aumento del presupuesto, a través de la designación de personal, para estructurar convenientemente la modalidad de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos y un salario que cubra los actuales costos de la canasta familiar.

Pedro Pablo Verasaluse
[email protected]

Nombramiento de familiares

Leo en LA GACETA, con profunda satisfacción, el resultado de la acción judicial promovida por el legislador radical José María Canelada requiriendo, en función del derecho de acceso a la información pública, que la Junta Electoral Provincial hiciera conocer la nómina de su personal. Del informe brindado por dicho organismo, a la Sala III de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, se determinó un crecimiento del 45% de su personal, luego de los comicios locales de 2015. Entre los integrantes de la plantilla de empleados permanentes aparece Ana Belén Jaldo, hija del vicegobernador Osvaldo Jaldo, incorporada en abril de este año con el cargo de prosecretaria, remunerado con un sueldo básico de $ 51.000. Surgen, de este informe, otros nombres vinculados a relevantes funcionarios públicos como Lourdes Goane, hija del vocal decano de la Corte Suprema, quien ingresó en 2010, logrando hasta hoy dos ascensos. O el caso de Juan Pablo Estofán, que ingresó en 2014, hijo del vocal de la Corte, Antonio Estofán, ex presidente de la Junta, siendo distinguido con tres promociones. Que la Junta Electoral local, que tiene a su cargo el control de los comicios, designe discrecionalmente a familiares directos de quienes incluso presidieron este organismo o conforman parte de nuestro más Alto Tribunal provincial, que debe decidir, en última instancia, todo proceso judicial sobre cuestionamientos sobre el debido proceso adjetivo y sustantivo de los procesos electorales, es muy preocupante. Se afecta el sentido de las “elecciones auténticas” que exige el Pacto de San José de Costa Rica. No olvido cuando la concejal Sandra Manzone, según el escrutinio de la Junta Electoral, no había alcanzado el número de votos necesarios para ser consagrada en el cargo, negándole el recuento de votos que requirió y fue la Justicia la que ordenó dicho recuento, y entonces se determinó que había sido ganadora del cargo que hoy ostenta. Queda por delante develar el secreto de Estado más relevante y crucial de nuestro sistema político: cuántos empleados de bloque se designaron, en la Legislatura, desde 2015 a la fecha, con sus respectivos nombres y sueldos. Recordemos que, conforme la Constitución local, es exclusivamente el vicegobernador quien tiene esta potestad, además de fijar el monto de la dieta de todos los legisladores. Invito respetuosamente al legislador Canelada a emprender esta vital investigación en su propio campo de actuación política, agotando la instancia previa dentro de la Legislatura y, vencido el plazo otorgado, interponga acción judicial para que se intime al vicegobernador a brindar esta información. Entonces, sabremos si existe trato discriminatorio en materia de estas designaciones entre bloques oficialistas y opositores, o entre los propios bloques “opositores”, por parte del “compañero de fórmula” del Gobernador.

Luis Iriarte

[email protected]

Sutrappa

Cada vez que los políticos proponen una excepción a la ley, es para generalizar la impunidad, caso concreto, probado y denunciado, el Sutrappa. El gobernador no debe dejarse manipular por empresarios delincuentes, le dimos el voto de confianza para que administre honestamente el Estado provincial, y por ello nos debe respeto. Rentas de la Provincia es implacable con nuestras obligaciones constitucionales de contribuir a los gastos del Estado, por lo que es inmoral que deudores/evasores de impuestos, hagan negocios con abundantes ganancias a costilla nuestra. A todos y cada uno de los 49 legisladores, les pido que rechacen de plano la solicitud del Gobernador, que los hará cómplices necesarios para que los delincuentes deudores del Estado puedan hacer sus negociados. Por favor, si están corrompidos, no lo legalicen. Valga como ejemplo discriminatorio al respecto, el Registro Civil y el Archivo para darnos fotocopia de un acta. A nosotros, los pobres, nos obligan a pagar 10 veces más de lo que vale una fotocopia en la vía pública, para un trámite social en la propia administración provincial, pero al capitalista delincuente le otorgan facilidades.

Roberto Nicolás Córdoba (h)

[email protected]

Redescubriendo Lules

Como ex vecina de San Isidro de Lules, deseo manifestar la grata sensación que tuve al ver los adelantos en el cuidado e higiene de la ciudad; entre otros, los empleados municipales que limpian constantemente veredas y calles manteniendo impecables las diferentes arterias. Fue alentador descubrir la nueva imagen de la rotonda de acceso a la ciudad; juegos infantiles, de gimnasia, y los parquecitos donde la familia pueden tomar mate y disfrutar del paisaje. Además de esto, debo resaltar la obra constante del hospital Eliseo Cantón, que va mejorando día a día su atención a los sectores comunitarios.

Dora Amelia Lazarte

Pasaje Payró 3.505
Tucumán

Veredas rotas

Coincido con la carta del arquitecto Daniel Mas del día 15/7. Le sugiero que repare las veredas de sus edificios de calle Buenos Aires al 500 y 600, este último vierte periódicamente los efluentes cloacales a la vía pública, sin que a la fecha se haya encarado una solución definitiva. Me alegra su preocupación y espero que se vea reflejada en hechos concretos para solucionar los problemas que menciono.

José Divizia

[email protected]

Comentarios