“Mi cargo fue diseñado para recibir críticas”

Según el jefe de Gabinete, ya pasó “la tormenta” económica que había “pegado fuerte”

16 Jul 2018
1

AUTODEFINICIÓN. Peña afirmó que su cargo político es un “pararrayos”.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, consideró que su puesto “fue diseñado para recibir todo tipo de críticas”, y que está bien que sea así porque “es un pararrayos; viene junto con el cargo”. Consideró que el país está saliendo de la tormenta económica “que pegó fuerte”, que la Argentina es vulnerable a distintos cambios que pueden ocurrir en el mundo, y que los momentos más difíciles del Gobierno macrista fueron los primeros meses de gestión.

En una entrevista concedida a Perfil, el jefe de ministros aseguró que fueron positivos los últimos cambios en el Gabinete, en especial tras la salida de Federico Sturzenegger, Juan Aranguren y Francisco Cabrera. “Los que se fueron hicieron buenos aportes. En una cultura de equipo creo que entender que rotaciones de cargos o de funcionamiento no implican culpas particulares, sino que es tarea permanente encontrar un funcionamiento mejor”, sentenció.

¿Ya tienen diagramado el ajuste? ¿Qué pasará con la obra pública?, le consultaron. “Hay que entender que hay que ir hacia el equilibrio fiscal. Es la mejor forma de garantizar el desarrollo sustentable de largo plazo. Entonces, muchas veces la palabra ajuste se usa para distintas cuestiones que significó distintas cosas en distintos momentos. Este 2018 el esfuerzo sobre el PBI es mayor del que va haber que hacer el año que viene. Con lo cual es perfectamente posible hacerlo en un contexto de crecimiento que incluya el camino que venimos recorriendo”, indicó.

Respecto del lugar en que está hoy la economía, Peña consideró que está “saliendo de una tormenta que nos pegó fuerte” por una combinación de factores externos en su mayoría, y también internos. “Después de varios meses de crecimiento y de recuperación, terminamos en una economía un poco más fría, un poco más recesiva, pero que en su estructura fundamental tiene los elementos sólidos para un camino de desarrollo y de crecimiento”, aseguró.

Remarcó que el país sigue siendo vulnerable en esta crisis cambiaria que no pasa aún, parte por el déficit fiscal y parte por la necesidad de financiamiento externo. “Estamos trabajando en los distintos frentes para ser cada vez más sólidos y salir de esta crisis favorecidos”, precisó. Consultado sobre si el actual es el momento más difícil de la gestión macrista, dijo que no: “fueron los primeros seis meses. Tomamos un país quebrado, sin reservas, sin crédito, en minoría parlamentaria y con un kirchnerismo muy hostil y agresivo, que no quería reconocer su derrota electoral”.

Comentarios