Un joven recibió un disparo en la cabeza durante un reclamo vecinal

La víctima, de 21 años, sufrió heridas en el cuero cabelludo causadas por perdigones

14 Jul 2018
1

HOSPITAL PADILLA. El joven baleado fue llevado por su hermana hasta la guardia de ese nosocomio. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

Fue una noche de furia en el San Francisco. En los últimos minutos del jueves pasado, un grupo de vecinos de esa barriada, ubicada en la zona sur de la capital, habría intentado hacer justicia por mano propia contra dos jóvenes a los que acusaban de un robo ocurrido horas antes.

De acuerdo a la denuncia radicada en la comisaría 13ª, alrededor de las 23.30, unas 10 personas se presentaron frente a la casa de los acusados. Según esa información, habrían intentado ingresar a la propiedad. Al lograr acceder, provocaron daños en el frente del domicilio.

En ese momento, un muchacho de 21 años recibió un disparo en la cabeza. Las circunstancias de la detonación no fueron confirmadas por el momento. El joven herido fue trasladado hasta el hospital Padilla. Se encuentra fuera de peligro, de acuerdo a las fuentes consultadas.

Disparo en la noche

A las 0.30, Francisco Elvio Ibraín ingresó a la guardia del nosocomio. En la guardia policial, sus familiares manifestaron que el tiro fue emitido desde un arma de fuego de fabricación casera de las denominadas “tumberas”. Los médicos que lo asistieron constataron que presentaba heridas en el cuero cabelludo, aparentemente causadas por una perdigonada. Ibraín fue auxiliado por su hermana, quien vive a dos cuadras de la manzana “B”, donde se registraron los incidentes.

De las averiguaciones que realizó entre los vecinos el personal de la comisaría 13ª, se estableció que todo habría comenzado debido a que dos jóvenes de 23 años identificados como Santiago y Adrián Santillán eran acusados por los vecinos de intentar cometer un robo en la mañana.

Un grupo de habitantes de la barriada se presentó en el domicilio de estas personas con la intención de tomar represalias. Según la información policial, intentaron ingresar a la propiedad. En ese momento, alguien disparó desde adentro, hiriendo a Ibraín, según la denuncia.

Mientras Ibraín era trasladado al hospital, Carlos Santillán, de 40 años, se presentó en la seccional 13ª para contar otra versión de los hechos. Explicó que estaba en su domicilio, ubicado en el lote 13, cuando llegaron los vecinos que acusaban a su sobrino de haber cometido un robo.

“Acusaban a mi sobrino Santiago de haber intentado efectuar un robo. Rompieron vidrios de las ventanas y forzaron una puerta”, declaró Santillán en sede policial.

La causa fue calificada como daño intencional y lesiones con arma de fuego. El caso fue remitido a la fiscalía de instrucción de feria, a cargo de Washington Navarro Dávila.

“Es una barriada grande. Es una zona de la periferia de la capital donde se nota la mayor incidencia de este tipo de problemas vecinales y de hechos de inseguridad”, explicó el comisario Walter Álvarez, jefe de la Unidad Regional Capital.

“Eso no significa que no se le dé el soporte preventivo que amerita todo ciudadano. Se trabaja con la comisaría de la jurisdicción, con el 911 y con otras unidades especiales”, agregó.

Comentarios