El cansancio también juega

11 Jul 2018
1

PRÁCTICA LIVIANA. Modric junto a los jugadores croatas, que hicieron ejercicios regenerativos antes del encuentro de hoy. Reuters.

IGNACIO ENCABO

DPA - ESPECIAL PARA LG MUNDIALISTA

Además de competir entre ellas, las selecciones de Croacia y de Inglaterra también deberán luchar hoy contra un enemigo interno: sus propias piernas.

La Croacia de Luka Modric accedió a este partido tras haber soportado dos prórrogas consecutivas -con las respectivas definiciones por penales-. Los croatas corrieron 272 kilómetros, en cuatro horas y 19 minutos, el domingo 1 (octavos) y el sábado 7 (cuartos). Inglaterra jugó el martes 3 (octavos) y el sábado 7 (cuartos); tres horas y 49 minutos, con un total de 262 kilómetros.

A todo esto hay que sumarle los tres partidos de la primera fase, y toda una temporada extenuante para la mayoría de los jugadores. Modric, por ejemplo, alcanzó la final de la Champions con Real Madrid, y llegó al Mundial con 43 partidos jugados. Y en Rusia jugó casi todo: acumula unos 51 kilómetros y 518 minutos. Harry Kane, la estrella de una Inglaterra bastante más joven que Croacia, descansó mucho más que Modric: en el camino a las semifinales pasó 392 minutos sobre el césped, completando casi 39 kilómetros.

“Tenemos tiempo de sobra para descansar y prepararnos bien”, sostuvo Modric el sábado, luego de que Croacia venció a Rusia por penales. “Aún nos queda energía para enfrentar a Inglaterra. Ahora no queremos parar . Intentaremos hacer nuestro mejor fútbol. Tenemos dos partidos por delante y estamos muy motivados”, expresó el técnico, Zlatko Dalic. Las principales estrellas de Croacia superan o rozan los 30 años. Modric tiene 32, al igual que Mario Mandzukic; Ivan Rakitic ya celebró los 30 e Ivan Perisic los cumplirá en febrero.

En Inglaterra, Kane de 24, está acompañado en la delantera por Dele Alli (22) y por Raheem Sterling (23). Eso no solo ayuda a correr más y a tener más nafta, en caso de que el duelo se estire hasta suplementarios.

La edad resulta clave para la recuperación física. Pero casi tan importante como el físico es la convicción. Y en eso los dos equipos van están en el punto máximo.

“Estamos creando nuestra historia. Ningún jugador dirá que no está confiado”, manifestó el lateral inglés Ashley Young.

Comentarios