Carta de lectores

08 Jul 2018 Por LA GACETA
Poder adquisitivo
El Presidente dijo que los jubilados y pensionados no perderían poder adquisitivo cuando le aplicaran el nuevo calculo de haberes. Poco más de un millón de jubilados recibirán este mes la suba de aproximadamente $ 100. Esto será por la aplicación de la ley 27.260, la misma que modificó el mecanismo de movilidad previsional. En uno de sus artículos, dispone garantizar que ningún jubilado o pensionado que haya obtenido su prestación sin recurrir a una moratoria por partes impagos, puede ganar menos que el 82% del salario mínimo, vital y móvil. A partir de este mes, el ingreso básico para los trabajadores asalariados se incrementa de $ 9.500 a $ 10.000, según lo que ya se había establecido el año pasado por decreto. Entonces, el monto garantizado para las jubilaciones que gestiona la Anses se eleva de $ 7.790 a $ 8.200. Como actualmente el haber mínimo es de $ 8.096 en bruto (se ubica en esa cifra a partir del mes pasado, por aplicación del ajuste del 5,69% derivado de la ley de movilidad), la diferencia que, como máximo, verán los jubilados en sus bolsillos será de $ 100, una vez descontado el aporte al PAMI, del 3%.
Williams Fanlo 
Industria azucarera
Me crié con el paradigma de que la industria azucarera es la madre de las industrias. Pero estamos frente a una madre que desde hace años maltrata, castiga y envenena a sus hijos mediante la quema de cañaverales. Esta práctica impacta sobre la salud de las personas, el suelo, el aire, el agua, la vegetación, la fauna silvestre, en estructuras edilicias y monumentos públicos. Los productos resultantes de la combustión de la caña están compuestos por humos, monóxido de carbono, hidrocarburos en fase gaseosa, óxidos de azufre y de nitrógeno, trazas de metales como níquel, cromo, berilio, etcétera, provenientes de los agroquímicos que se usaron en el cultivo del vegetal. Los humos y gases afectan fundamentalmente el sistema respiratorio y los órganos de la visión de las personas expuestas. Con relación al suelo, tenemos: 1) pérdida de nutrientes por evaporación y calcinación de la materia orgánica (humus), 2) Muerte de la flora y fauna microbiana, 3) Destrucción de las lombrices de tierra, 4) Facilita la erosión hídrica. Sobre la vegetación y la fauna, ocurren: 1) Pérdida temporal de la cobertura vegetal y especies de flora silvestre, 2) Muerte de aves y pichones, 3) Pérdida de nidales y huevos, 4) Muerte de reptiles y mamíferos pequeños. Hay también contaminación de los cursos de agua, por la caída de cenizas y material sedimentable. A todo esto debemos agregar que afecta el tránsito vehicular y aéreo, cuando la quema sucede cerca de rutas y aeropuertos, y las líneas de transporte de energía eléctrica con todas las consecuencias que conlleva. En las banquinas, puede haber instalados gasoductos de distribución de gas natural, con sus válvulas de bloqueo, rectificadores, etcétera, cuya integridad sería afectada, si son expuestos al fuego. A pesar de contar con legislación específica sobre el tema (leyes 6.253, 7.459 y decreto. 795), esta práctica nociva continúa realizándose. Parece ser que al PE y a los otros poderes del Estado este tema no les interesa.
Juan Francisco Segura

Poder adquisitivo

El Presidente dijo que los jubilados y pensionados no perderían poder adquisitivo cuando le aplicaran el nuevo calculo de haberes. Poco más de un millón de jubilados recibirán este mes la suba de aproximadamente $ 100. Esto será por la aplicación de la ley 27.260, la misma que modificó el mecanismo de movilidad previsional. En uno de sus artículos, dispone garantizar que ningún jubilado o pensionado que haya obtenido su prestación sin recurrir a una moratoria por partes impagos, puede ganar menos que el 82% del salario mínimo, vital y móvil. A partir de este mes, el ingreso básico para los trabajadores asalariados se incrementa de $ 9.500 a $ 10.000, según lo que ya se había establecido el año pasado por decreto. Entonces, el monto garantizado para las jubilaciones que gestiona la Anses se eleva de $ 7.790 a $ 8.200. Como actualmente el haber mínimo es de $ 8.096 en bruto (se ubica en esa cifra a partir del mes pasado, por aplicación del ajuste del 5,69% derivado de la ley de movilidad), la diferencia que, como máximo, verán los jubilados en sus bolsillos será de $ 100, una vez descontado el aporte al PAMI, del 3%.

Williams Fanlo 
[email protected]

Industria azucarera

Me crié con el paradigma de que la industria azucarera es la madre de las industrias. Pero estamos frente a una madre que desde hace años maltrata, castiga y envenena a sus hijos mediante la quema de cañaverales. Esta práctica impacta sobre la salud de las personas, el suelo, el aire, el agua, la vegetación, la fauna silvestre, en estructuras edilicias y monumentos públicos. Los productos resultantes de la combustión de la caña están compuestos por humos, monóxido de carbono, hidrocarburos en fase gaseosa, óxidos de azufre y de nitrógeno, trazas de metales como níquel, cromo, berilio, etcétera, provenientes de los agroquímicos que se usaron en el cultivo del vegetal. Los humos y gases afectan fundamentalmente el sistema respiratorio y los órganos de la visión de las personas expuestas. Con relación al suelo, tenemos: 1) pérdida de nutrientes por evaporación y calcinación de la materia orgánica (humus), 2) Muerte de la flora y fauna microbiana, 3) Destrucción de las lombrices de tierra, 4) Facilita la erosión hídrica. Sobre la vegetación y la fauna, ocurren: 1) Pérdida temporal de la cobertura vegetal y especies de flora silvestre, 2) Muerte de aves y pichones, 3) Pérdida de nidales y huevos, 4) Muerte de reptiles y mamíferos pequeños. Hay también contaminación de los cursos de agua, por la caída de cenizas y material sedimentable. A todo esto debemos agregar que afecta el tránsito vehicular y aéreo, cuando la quema sucede cerca de rutas y aeropuertos, y las líneas de transporte de energía eléctrica con todas las consecuencias que conlleva. En las banquinas, puede haber instalados gasoductos de distribución de gas natural, con sus válvulas de bloqueo, rectificadores, etcétera, cuya integridad sería afectada, si son expuestos al fuego. A pesar de contar con legislación específica sobre el tema (leyes 6.253, 7.459 y decreto. 795), esta práctica nociva continúa realizándose. Parece ser que al PE y a los otros poderes del Estado este tema no les interesa.

Juan Francisco Segura
[email protected]

Comentarios