El DT de moda, que convirtió una selección en un equipo

08 Jul 2018
1

COSA SERIA. Martínez tomó la selección belga en 2016. Con buen juego y con resultados, fue cosechando elogios, en especial, de sus dirigidos. Hoy todos hablan de él. Reuters.

IGNACIO ENCABO 

DPA - ESPECIAL PARA LG MUNDIALISTA

La victoria sobre Brasil no sólo descorchó el champán de la “generación de oro” de Bélgica (candidata ya a todo lo que se proponga), sino que también elevó de categoría al director técnico español Roberto Martínez. El entrenador de Bélgica se doctoró el viernes. Se jugaba el pasaje a las semifinales ante Brasil, la selección más poderosa de la historia del fútbol. Y decidió cambiar el esquema táctico: sentó a dos jugadores que venían siendo titulares y movió de posición a otros. Fue valiente, arriesgó y ganó. Su caché sube, justo cuando algunos medios le relacionan con el futuro de la selección de España.

“Tengo 13 años de trayectoria como técnico; sé cómo hay que jugar ante equipos que te quieren dominar con la pelota”, señaló, tras el 2-1. Posiblemente fue el único momento en el que destacó su propia figura. No es Martínez un técnico egocéntrico; el protagonismo, en las buenas y en las malas, se lo deja a los jugadores. “El fútbol es de los futbolistas”, suele responder cuando le preguntan por su trabajo. “Era un riesgo cambiar la táctica a mitad del torneo, pero los jugadores creyeron en la idea. El fútbol no es un juego de táctica, sino de corazón, de creer, de todo lo que tienes que mostrar si quieres ganar”, dijo. “Ahora mismo soy el hombre más orgulloso del mundo”, manifestó.

Martínez desarrolló toda su carrera como técnico en Gran Bretaña. Su batuta dejó una huella profunda en todos los clubes que dirigió: desde Swansea -donde hizo fichar a seis españoles-, hasta su regreso triunfal a Wigan como técnico -con el que alzó la FA Cup en 2013-, o su paso por el histórico Everton. Todo ello tuvo en cuenta la federación belga cuando lo llamó en 2016. La derrota en cuartos de la Eurocopa de Francia, ante Gales, marcó el fin del técnico Marc Wilmots. Bélgica necesitaba un cambio para aprovechar la mejor generación de su historia. Y llegó Martínez. Su debut no fue esperanzador (perdió 2-0 con España); pero luego arrasó en las eliminatorias hacia Rusia: nueve victorias y un empate; 43 goles a favor. En el Mundial mantuvo ese idilio con el gol: 14 en cinco partidos.

El viernes, Kevin de Bruyne fue un terror para la defensa de Brasil jugando como falso 9. Idea de Martínez. “Cambiamos la táctica y generamos muchas ocasiones. Jugamos un buen fútbol”, señaló De Bruyne. “Roberto está haciendo un trabajo increíble desde hace dos años, no recuerdo la última vez que perdimos”, indicó Nacer Chadli. “Demostramos una gran mentalidad. El DT nos organizó muy bien tácticamente”, destacó Eden Hazard, el capitán belga. Todos reconocen el trabajo de “Bob”, el técnico que reordenó las ideas de la “generación de oro” y cargarla de razones para soñar con algo grande. “Somos un equipo, algo que es muy difícil en el fútbol de selecciones”, indicó el técnico de moda en el Mundial.

Comentarios