Maradona-FIFA: la sangre no llegó al río

06 Jul 2018

TOMÁS RUDICH

DPA - ESPECIAL PARA LG MUNDIALISTA

Diego Maradona y la FIFA. Varios libros se escribieron ya sobre esa particular relación, pero la historia siempre esconde un capítulo más. Tras un tiempo de inusual acercamiento, el vínculo entre la leyenda argentina y el ente rector del fútbol estuvo a punto de volver a romperse en Rusia. Pero finalmente la sangre no llegó al río.

Las duras críticas de Maradona al arbitraje del estadounidense Mark Geiger en la victoria de Inglaterra por penales sobre Colombia y la contundente respuesta de la FIFA estuvieron cerca de marcar el fin del idilio entre el argentino y Gianni Infantino. Sin embargo, el argentinos se disculpó y, por ahora, las aguas volvieron a calmarse.

Maradona llamó alguna vez “traidor” a Infantino, pero desde que el suizo es presidente de la FIFA, el “10” estuvo más cerca que nunca del organismo. No sin dificultades, el suizo logró seducirlo y se lo vio en cuánto acto de FIFA hubiera por el mundo.

Maradona apoyó al príncipe jordano Ali Bin Al Hussein en aquellas elecciones, pero eso quedó en el olvido. En los últimos tiempos, el argentino se convirtió en el mayor de los “infantinistas” y en uno de los rostros de la presunta nueva FIFA para los jugadores. Muy diferente a su relación con Joseph Blatter o Joao Havelange, a quienes tildó de “corruptos” y “ratas”. Irreverente, Maradona siempre se vio como la contracara de una FIFA que defendía intereses de los poderosos.

“Vi un robo monumental en la cancha. Esto hay que denunciarlo. Yo le digo a Infantino que eso no puede quedar así”, sostuvo Maradona tras un encuentro en el que Geiger, un juez que ya había sido sancionado por seis meses en el pasado, cobró un discutido penal en favor de Inglaterra.

“Los jugadores no elegimos los árbitros, los árbitros los elige (Pierluigi) Collina, que lo eligió Infantino para cambiar la nueva FIFA de ladrones y arregladores y hoy vimos todo lo contrario: una FIFA vieja y arreglada”, criticó el ex campeón del mundo en México 1986.

La respuesta de la FIFA fue inusualmente dura. El organismo señaló sin vueltas que los comentarios y sugerencias de Maradona fueron inapropiados. “La FIFA lamenta leer estas declaraciones de un jugador que escribió la historia de nuestro deporte”, indicó.

Maradona se retractó de sus dichos. Primero a través de su abogado, Matías Morla, y después en las redes sociales. “Tomado por la emoción de hinchar por Colombia dije un par de cosas y, admito, algunas de ellas son inaceptables”, escribió en Instagram, donde publicó una foto suya junto a Infantino. “Mis disculpas a la FIFA y a su presidente”, señaló.

Más allá de las disculpas, Maradona generó más de un dolor de cabeza a Infantino. El argentino se encuentra en Rusia en calidad de leyenda de FIFA, aunque los límites son algo difusos. El organismo insiste en que Diego debe atenerse a ciertos límites y normas de conducta, aunque saben que el “10” es incontrolable.

Comentarios