Cronología de un conflicto con final feliz para la casa Sucar

1

LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO

Desde 2012 estuvo bajo amenaza de demolición.

05 Jul 2018

- La polémica por la Casa Sucar se remonta a los primeros días de 2012. En enero de aquel año se conoció la noticia de que una empresa había tramitado un permiso para demoler la vivienda y construir un edificio. La noticia generó sorpresa e indignación entre los tucumanos.

- La situación visibilizó diferentes problemas: uno de ellos fue que la casa Sucar y otros inmuebles con valor patrimonial de la ciudad no se encuentran protegidos por la Ley de Patrimonio, que, paradójicamente, sí protege edificios que están en ruinas, como la Primera Confitería del cerro San Javier.

- El reclamo popular apuró reuniones de la Comisión de Patrimonio. Tras el debate, el cuerpo dictaminó que la casa fuese declarada preventivamente como bien de valor patrimonial, impidiendo cualquier modificación u operación comercial sin el consentimiento expreso de la Comisión.

- Pero en octubre de 2012, cumplidos los plazos administrativos, la declaración preventiva quedó sin efecto y la Comisión, por cuatro votos positivos contra tres negativos, dio vía libre para que sus propietarios dispusieran del bien.

- En marzo de 2014 el Ente Cultural de Tucumán elevó las actuaciones a la Legislatura para solicitar la expropiación de la Casa Sucar, trámite que nunca se concretó.

- Los pedidos para demolerla regresaron en agosto de 2015. La solicitud ingresó a la Dirección de Catastro de la Municipalidad, pero la Comisión de Patrimonio insistió en que fuese expropiada. Este pedido nunca fue oído por la Legislatura.

- A lo largo de ese año y del siguiente se repitieron las manifestaciones populares y de especialistas para pedir que la vivienda de Salta al 500 fuese preservada.

- A fines de 2016 se incrementaron las presiones de la empresa sobre la Municipalidad para que habilite la demolición. En medio de la tensión, el gobernador Juan Manzur sostuvo que la Provincia no iba a expropiarla. De ese modo, le puso punto final a la expectativa de muchos tucumanos que creían que el Gobierno provincial la iba a proteger.

- Finalmente, a instancias del intendente Germán Alfaro, el inmueble fue expropiado por la Municipalidad en febrero del año pasado.

En Esta Nota

Casa Sucar
Comentarios