El holandés Verstappen ganó en Austria, la patria de Red Bull

02 Jul 2018
2

RECUPERÓ LA SONRISA. Max Verstappen, muy criticado en los últimos tiempos por su modo de conducir, se lució ayer. reuters

Pasó de todo en el GP de Austria, fecha 9 de la F-1. Venció el holandés Max Verstappen, que le dio el triunfo a su equipo, Red Bull, en el autódromo que lleva su nombre. El podio lo completaron los pilotos de Ferrari, el finlandés Kimi Räikkönen y el alemán Sebastian Vettel, que volvió a la cima del campeonato. La cara de la derrota fue para Mercedes, con sendos abandonos por fallas mecánicas en sus autos.

Verstappen partió 5°, pero ya en el primer giro superó a Räikkönen. Luego se valió del abandono de Valtteri Bottas (Mercedes), por problemas en la caja de cambios en la vuelta 15, para ganar otra posición. Con el auto de seguridad virtual para retirar el coche del finlandés, en la siguiente ronda Max fue a boxes por gomas y el rápido trabajo de su equipo lo devolvió a pista en el 2° lugar. Cuando el entonces puntero, el inglés Lewis Hamilton (Mercedes), hizo su parada en el giro 26, el holandés tomó el mando.

El británico salió de boxes siendo 3° y quedó entre las dos Ferrari. Fue allí cuando se juntaron los máximos postulantes al título, Hamilton y Vettel, duelo en el que prevaleció el teutón.

Delante de todos, Verstappen fue impecable y logró su primer triunfo en el año y el cuarto en la “máxima”. “Había que cuidar mucho los neumáticos. Es increíble ganar acá y ante tantos fanáticos de Holanda. Necesitaba acercarme con los puntos y ganar de esta manera”, contó Verstappen. Su éxito con Red Bull Ring lo deja a solo tres unidades de su compañero Daniel Ricciardo, que esta 4° en el certamen. Ambos protagonizaron una polémica el sábado cuando el australiano le pidió al equipo que él debía girar en pista detrás del holandés, en contra de una política interna en la que se alterna en cada carrera quién debe salir a clasificar primero. Esta vez le tocaba a Ricciardo, que ayer quedó afuera por rotura de motor.

Lejos de poner en peligro el triunfo de Verstappen, los pilotos de Ferrari se mostraron satisfechos por hacer podio. “Tuve un muy buen auto y es un gran resultado para el equipo”, sostuvo Räikkönen. “Fue una carrera consistente, sin errores”, indicó Vettel.

Sólo los tres primeros cumplieron el total de giros en una carrera muy dura. Lo supo Mercedes con sus dos autos afuera por mermas mecánicas. A la baja de Bottas se sumó la de Hamilton en la vuelta 63ª por pérdida en la presión de nafta. La última vez que las dos “Flechas de Plata” desertaron fue en el GP de España de 2016, cuando se tocaron Hamilton y el alemán Nico Rosberg. Ese día también ganó Verstappen, en su debut en Red Bull.

De nueve carreras en 2018, Ferrari, Mercedes y Red Bull se repartieron tres cada una. De momento es una gran temporada para la F-1, que el domingo correrá en Silverstone, donde todo comenzó hace 68 años.

Comentarios