Cartas de lectores

30 Jun 2018 Por LA GACETA

Somos como niños 

Cuando un niño está encaprichado o realiza alguna travesura, se busca cómo hacer para que se porte bien. No valen reprimendas ni utilizar la fuerza para torcer su conducta. Es necesario buscar alternativas a la actividad en la que está empeñado, y de esa forma, con la confianza que le da la autoridad que le habla, encontrará un cauce a sus inquietudes. Por ahora, los argentinos actuamos como niños, obsesionados por ir hacia la moneda norteamericana, como Ulises al vellocino de oro. Descubriremos al final, como ocurrió antes en varias oportunidades, que es la más fácil solución pero que no es de oro. Toda la economía se adaptará y el ciclo de búsqueda volverá a comenzar. Algunos ganarán temporariamente y otros perderan quizás demasiado. En verdad la alternativa adecuada para que este niño que es el argentino deje de pensar en dólares, es darle planes a mediano y largo plazo de tantas obras que faltan por hacer en elpaís y tantas que podemos recuperar, tomando como ejemplo los ferrocarriles. No es poco darles la oportunidad a cientos de miles de argentinos de emplearse en estas obras con un sueldo que les pèrmitirá ascender en su estar y a la vez movilizar la economía que sin duda alguna está estancada, a pesar de tener tantas producciones agricolas ganaderas, y nuestras industrias paradas tendrán oportunidad de comenzar a funcionar a pleno. Los recursos están y no se utilizan porque no hay dónde hacerlo. Y así el camino fácil es dejar jugar al niño con riesgo a sí mismo, y pedir presado o ocuparse para salvarlo.. 

Carmelo J. Felice
[email protected]com.ar 

Hambre 

El Indec arrojó el dato que el 40% de los hogares argentinos no alcanzan la canasta básica alimentaria. Ante el crecimiento de la pobreza en Argentina debido a la difícil situación económica, el Estado provincial debe garantizar al menos el alimento diario de los niños; si bien se decidió que los comedores escolares permanezcan abiertos en los recesos vacacionales no alcanza, se debe retomar urgente el proyecto antiguo de la Secretaría de Políticas Sociales de la Provincia, que por medio de municipios y comunas llegó a tener más de 250 comedores infantiles que garantizaban un menú de lunes a viernes con un plan de monitoreo permanente. Los responsables de estas cocinas recibían un subsidio económico de acuerdo al número de niños que asistían a los almuerzos, se les asignaba un menú específico en nutrientes y vitaminas sugeridos por profesionales de la repartición que se encargaban de controlar el peso de los niños y la calidad del alimento elaborado, el control financiero era eficaz, las rendiciones en condiciones legales garantizaban la continuidad mensual del subsidio. Realmente puedo afirmar que los lazos Estado y comunidad en esos tiempos eran reales; fui empleado de la repartición de Comedores Infantiles de la Provincia algunos años; muchos compañeros de distintas idelogias políticas fuimos parte de ese proyecto del que me enorgullezco haber sido parte; hoy poderlo sugerir con pruebas es una obligación social.

Williams Fanlo
Azcuénaga 980
San Miguel de Tucumán 

Unidad o grieta 

Desde que tengo uso de razón, siempre existió la “contradicción”. En su momento, fueron los “unitarios y federales”, peronistas o antiperonistas, ricos o pobres (cada vez más acentuada la “grieta”), pro vida o pro aborto, creyentes o no, Facebook o no, pro o contra la Resolución 125, pro o contra transgénicos, pro o contra FMI, pro o contra tarifas subsidiadas y planes sociales, CGT 1 o CGT 2, paritarias 15% o 25%, etcétera. El 20 de junio fue la fiesta de nuestra Bandera Nacional, evidente símbolo de “unidad y patria”. Sin embargo y, con el Mundial de Fútbol latente, asombrosamente, dicho emblema, pasó desapercibido, tanto en los balcones como en su repercusión en los medios. ¿Es posible que nuestro patriotismo sólo renazca cada cuatro años, y en caso de ser partícipes del Campeonato Mundial? Si nuestros máximos valores y mentes están supeditados y/o dominados por la “pasión masiva” del fútbol, a mi humilde saber y entender considero que nuestra sociedad carece de futuro y está “obnubilada” a nivel mental. Se ha acentuado, notoriamente, la dichosa “grieta” y cada vez existen más pobres que se mueren de hambre -literalmente-, viven y comen en las calles y en los basurales, sin que se nos mueva un pelo, porque ya es una “costumbre”. La reciente Pastoral Social visitó el basural de Mar del Plata y pidió “que las políticas de ajuste no se practiquen sobre los pobres, la reparación de la exclusión y marginalidad creciente de millones de argentinos y saldar la deuda con los descartados de nuestra Patria”. El año pasado, debido a su postulación como candidato al Premio Nobel de la Paz, el sacerdote argentino Pedro Opeka (Apóstol del Basural) fue noticia. Él, solamente, con su fe y perseverancia, vivió en África durante 48 años y, no solo, convirtió “basurales” en ciudades con viviendas, hospitales, colegios, “sin asistencialismo”, sino que dignificó a las personas consideradas “basura” (ver LA GACETA, “Mundos Minúsculos”, 27/12/2016; 2/01/17; 18/01/17). Su obra y modelo “Proyecto Akamasoa”, reconocido internacionalmente, ha sido, en su propio país, ignorado por los gobiernos de turno y nunca fue aplicado ni considerada de “Interés Nacional”. Con motivo del festejo de su 70° cumpleaños, en julio, visitará a la Argentina. A raíz de la marcada grieta y pobreza “in crescendo”, solicito a las instituciones (Iglesia Católica, ONG) y gobierno que, urgentemente y, por una vez, unidos, pidan su consejo, copien y apliquen su modelo en pos del bien, dignidad, justicia y futuro de todos los argentinos. 

Marcos A. Machado
[email protected] 

Jubilación Docente Universitaria 

El domingo 10, el lector Pedro Pablo Verasaluce afirma que “El régimen previsional docente nacional, que comprende a quienes trabajan en establecimientos privados y públicos, establece que los varones se jubilan a los 60 años y las mujeres a los 57 años con 25 años de servicios, de los cuales 10 como mínimo, continuos o discontinuos, deben ser al frente de alumnos”. Los universitarios también somos docentes y si bien también pagamos el 13% en vez del 11% nuestra jubilación es con 30 años de servicio y 60 años las mujeres, 65 los hombres. Cabe la aclaración. 

María Isabel Viggiani Rocha
[email protected] 

Árboles peligrosos 

No soy de Tucumán, sino de Formosa; sin embargo tengo amigos en el Norte y siempre navego por diarios del Norte Argentino. Me sorprendió ver la carta sobre “Árboles peligrosos” de Pedro Martínez; me pareció genial, la verdad que nunca se me había pasado pensar en que sí, muchos califican al árbol de peligroso; ¡qué torpeza esa! ¡Cómo puede un árbol ser peligroso! En fin, divulguemos lo que plantea este lector, no endemoniemos a nuestro amigo, a este gran amigo que es el árbol. Les cuento que esta carta también salió en un medio de Formosa en la FM Radio La Voz Digital. Gracias a LA GACETA. 

Claudia F. Vergara
[email protected] 

Mundial 

Llegaron dos payadores/para cantarle al mundial./ Escuche usted en su dial/ a esos muy sabios señores: 

Santos Vega: 

Cuando el sábado avecina/ llegando desde el oriente/ se oye un gritar estridente:/ ¡Argentina! ¡Argentina! 

Martín Fierro: 

Aquí yo vengo a gritar/ junto a mi bombo y vigüela./ El viernes ya me desvela/ y espero el sábado llegue./ Mi chala hará más breve/ a esta infartante espera.// 

Vega: 

Le juro amigo don Fierro/ por ese Sol que ilumina/ no habrá pelota ladina/ que arruine, eso, que quiero.// 

Fierro: 

La pucha, Vega, cumpriendo/ su gran, enorme, otimismo./Pero le digo ya mismo/ que espero que no s’engañe:/ el galo cré que le atañe/ mandarnos al ostracismo./ 

Vega: 

Usté, amigo de santos/ milagrosos, que nunca dudan/ vea si vienen y ayudan/ y auyentan esos espantos./ 

Fierro: 

Ya mesmo!..Vega, prometo/ voy a elevar mi plegaria./ No quiero un equipo paria/ en el mundo del futból./ Que ayuden también con gol/ de penal... o juera el aria.. 

Eduardo Nieto
Federico Helguera 1.387
San Miguel de Tucumán


Comentarios