Fenómeno en las redes: qué hace falta para convertirse en influencer en Tucumán

Con un claro perfil digital, estas personas han construido una comunidad de seguidores en Instagram, Facebook, YouTube o Twitter. Mantienen una relación directa y cercana con sus audiencias y se han convertido en referentes en ciertos temas. Por eso son cada vez más buscados por las marcas, que los buscan como canales para llegar a públicos específicos.

05 Jul 2018

Quienes pasan horas en las redes sociales están en contacto con ellos diariamente. Mantienen un vínculo estrecho, aunque en algunos casos es probable que nunca los hayan visto en persona. Conocen lo que hacen la mayor parte del día; cuáles son su defectos y virtudes; sus opiniones (con las que a veces se identifican); a quienes frecuentan; la ropa que usan; lo que les gusta comer y hasta cómo son sus momentos de bajón, entre otros detalles.

Podríamos estar refiriéndonos a relaciones amorosas, familiares o amistosas. Pero no. Ése es el vínculo que los usuarios de Facebook, Instagram, Twitter o YouTube mantienen con los influencers (influenciadores, en español). Este es un término que se puso de moda en el último tiempo con la popularización de las redes sociales.

En Argentina existen al menos 5.000 influencers, según Spotlike, una plataforma que conecta marcas con estas personas. La mayoría comparte contenidos de humor, deporte y estilos de vida.

Ahora bien: ¿quiénes son? ¿existieron iempre? ¿por qué hoy se habla de ellos? ¿qué hay que tener para ser considerado un influencer? ¿por qué las empresas los buscan?

“Son personas que influencian a su grupo de pertenencia”, afirma Dolores Scotta, relacionista pública especializada en planes de influencers para marcas. Y detalla: “hay desde los más grandes, que en general son llamados celebrities, hasta los más chiquitos, conocidos como microinfluencers”.

Según Federico Türpe, secretario de Redacción de LA GACETA y responsable de las plataformas digitales del diario, los influencers han existido desde siempre, y hoy es más fácil que alguien pueda serlo porque antes “no existía la facilidad tecnológica de filmar o escribir y multiplicar un posteo por miles de espectadores”.

“Generalmente tienen ciertos rasgos: son carismáticos, comunican con cierta verborragia valores que a la sociedad le son atractivos, tienen fisonomía linda y tienen acceso a una vida premium”, detalla Scotta. Türpe advierte que el influencer no siempre es una persona admirada positivamente: “pensar que un influencer es un modelo lindo que aparece tomando cierta marca de cerveza forma parte de la ingenuidad de las redes sociales. En realidad hay de todos los calibres”.

Cada red social tiene un público diferente e implica una forma de publicar los contenidos distinta del resto.

En Tucumán existen influencers de moda, cocina, fitness y música, entre otros temas.

Según el licenciado en Marketing Juan Manuel Roggia, algunos de los influencers de la provincia cometen errores: dirigen sus publicaciones a un público en particular; incluyen demasiados hashtags en sus publicaciones, lo que “da muchos ‘me gustas’ de usuarios de otras partes del mundo que no sirve mucho para el mercado local”; y algunos compran seguidores.

Esto último es un error porque, según coinciden los especialistas, la cantidad de personas que los siguen no siempre determina la influencia en un grupo. “Puede tener 500 seguidores y ser influencer”, dice Roggia.

Piezas de marketing

Los influencers son cada vez más elegidos por las marcas para llegar a un público específico.

Los que tienen más alcance cobran por publicar contenidos patrocinados. El precio de cada uno es muy variable y depende del tipo de acción que se realice.

Otros, como Solana Cossio, reciben ciertos “mimos” por parte de las marcas. Ella tiene 20 años, estudia Psicología en la UNT y empezó a subir fotos a Instagram hace cinco años. Un día un amigo le propuso protagonizar una sesión de fotos, a lo que ella accedió, y a partir de allí empezó a sumar interacciones y seguidores. Rápidamente recibió el llamado de marcas para ofrecerle que suba fotos vistiendo sus productos.

También existen casos de personas que se vuelven influencers por realizar actividades con fines sociales. “Puede suceder sin quererlo, por el sólo hecho de ser muy activos en las redes sociales, hablando de sus objetivos y metas, lo que hace que la gente los sigua y les confíe”, analiza Roggia.

Es el caso de Fernando Ríos, gestor cultural provincial, que suele compartir en Facebook sus opiniones sobre temas políticos, sociales y artísticos, lo que genera muchas interacciones: comentarios que dan pie a largos debates y personas que comparten en sus muros las palabras que él publica.

Además, por ese medio impulsa proyectos solidarios que trascienden las redes, como el de la “Heladera Social”, que se hizo conocido a nivel nacional hace dos años.

Con distintos estilos, propósitos y temas, los influencers están en contacto con los usuarios de las redes sociales cada vez que estos ingresan a ellas. Se han convertido en una tendencia que pisa fuerte y promete quedarse.

> Influencers

Gonzalo Beceda


“Ser influencer no es solamente cambiar una foto por un corte de pelo. Es estar dispuesto a dar un mensaje y a -en algún punto- funcionar como nexo entre una empresa y tu audiencia, que es lo más importante que tenés”. Es fashion blogger, y su red social preferida es Instagram. Su cuenta es “@DeQuéMeVisto”.

Catalina Sánchez


“Lo que me gusta es transmitir que vuelva la cocina casera, que la gente vuelva a meterse en la cocina, que es un lugar en donde se puede materializar el amor. Tengo un contacto muy directo con la audiencia. Yo manejo mis redes y pongo a disposición mi celular”. Tiene un blog sobre cocina, y su red social preferida es Instagram. Su cuenta es “@Cocinarte”.

Beta Suárez


“Es un honor que muchas personas puedan identificarse con lo que escribo. Lo que hago es poner en palabras situaciones, y eso le puede sirve a quienes me leen para aliviarse ellos mismos”. Tiene un blog en el que describe, a través del humor, cómo la maternidad atraviesa las otras facetas de su vida. Web: wwww. mujermadreargentina.com.ar. 

Fernando Ríos


“Sin las redes sociales, los proyectos de carácter social, solidarios, culturales que tenemos en nuestra fundación jamás hubieran tenido el impacto que tuvieron”. Es gestor cultural, y usa su Facebook para compartir pareceres sobre temas políticos y sociales.

Solana Cossio


“Lo que yo publico tiene que ver con cómo soy yo. No es que pretendo copiar a alguien o seguir un estilo. Trato de ser muy auténtica, y digo trato porque todo el tiempo estoy buscando mi identidad”. Su red es Instagram, en donde comparte fotos con distintos looks. Cuenta: “@SoliCossio”. 

Ramiro Konz


“A las redes sociales las uso como un diario, donde cuento las cosas que me pasan. Sé que cada cosa que diga o que haga está influenciando. Eso me inspira y me da fuerza. Nunca hago nada por obligación, lo que digo o no digo va desde mi corazón”. Utiliza su Facebook e Instagram para dar tips sobre coaching. Cuenta: “@GrowersEquipo”.

> Prácticas de influencer 

- Publicar contenidos sobre un tema que te interese y que conozcas

- Pensar a qué público van dirigidas las fotos o videos compartidos

- Fomentar la participación y el debate de los seguidores

- Seguir a usuarios a los que les interese tu tema de conversación

Comentarios