Evocan el asesinato de Kosteki y de Santillán y exigen justicia

Grupos sociales piden por los responsables políticos de la represión.

27 Jun 2018

Organizaciones políticas y sociales recordaron ayer a los militantes populares Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, a 16 años de su asesinato a manos de la Policía bonaerense durante una protesta de desocupados frente a la estación Avellaneda. La represión dejó como saldo decenas de heridos con balas de plomo y centenares de detenidos.

Agrupaciones sociales y partidos de izquierda se concentraron frente a la estación, que desde 2013 lleva los nombres de los militantes asesinados. Como todos los años, reclaman juicio y castigo para los responsables políticos de esas muertes. Luego, se movilizaron hasta la subida hacia Capital sobre la calle Mitre. Así, cortaron la circulación vehicular en el puente Pueyrredón que comunica a la ciudad de Avellaneda con la de Buenos Aires.

Durante el acto, se leyó un comunicado crítico del Frente Popular Darío Santillán (FPDS): “16 años después de la masacre de Avellaneda, con un gobierno de ricos que hizo recrudecer el hambre, la pobreza y la exclusión en la Argentina, se vuelve a plantear la represión a la protesta como respuesta a los reclamos populares”.

Este año participaron y hablaron en el acto el padre de Santillán, Alberto; y Vanina, hermana de Kosteki. Además de sumar a la actividad un “pañuelazo” en favor de la legalización del aborto, hubo manifestaciones en contra de la política económica del Gobierno de Cambiemos.

Las actividades para recordar el aniversario de los crímenes comenzaron la noche del domingo, con una jornada cultural en el interior de la estación y una radio abierta. Luego, los manifestantes intentaron realizar una marcha de antorchas hacia el puente Pueyrredón, pero un cordón policial impidió que se concretara.

El 26 de junio de 2002 Kosteki -de 25 años- y Santillán -de 21 años-, ambos militantes de la Coordinadora Aníbal Verón, estaban cortando el puente Pueyrredón, en una jornada de protesta en reclamo de planes sociales.

Ambos militantes fueron asesinados por el comisario a cargo del operativo de represión, Alberto Franchiotti, y por el cabo Alejandro Acosta en el hall de la estación ferroviaria, en imágenes que pudieron se registradas por el fotógrafo José “Pepe” Mateos. Se supo después que Maximiliano estaba socorriendo a Darío, ya caído en el suelo, cuando Franchiotti le disparó por la espalda.

Las organizaciones convocantes recordaron que, aunque los policías fueron condenados, “los responsables políticos de la represión criminal siguen impunes”. Reclamaron mayor celeridad en la causa que investiga esas responsabilidades políticas de la represión de 2002, apuntando contra el ex presidente interino Eduardo Duhalde, el ex secretario general de la Presidencia Aníbal Fernández y el ex gobernador bonaerense, Felipe Solá.

En la causa, que lleva el juez Ariel Lijo, piden que declaren también Juan José Álvarez; el ex jefe de Gabinete bonaerense, Alfredo Atanasoff; Carlos Ruckauf y Luis Genoud. (Télam-Especial)

Comentarios