Messi, La Mordidita y las valijas millonarias

27 Jun 2018

A Lío Messi se le abría una nueva herida -la derrota en la final de la Copa América de 2015 contra Chile- cuando aún le sangraba otra anterior: la del Mundial de Brasil, que acababa de escaparse de entre sus mágicos pies. El dólar oficial cotizaba a $9,60, y el blue, a $15,30. Cristina empezaba a despedirse de la Presidencia y su futuro sucesor, Mauricio Macri, intercambiaba elogios con el capo camionero, Hugo Moyano. El pasaje de bondi costaba $5,20 en esta ciudad. Luego de cinco décadas, EEUU y Cuba se abrazaban, gracias al acuerdo Obama-Raúl Castro. Y Ricky Martin la pegaba de nuevo; esta vez, con La Mordidita.

Todo eso y una infinitud de hechos más transcurrían en el mundo mientras por el microcentro de Tucumán se paseaban decenas de valijas repletas con millones de pesos. Lo mostró una investigación de periodistas y fotógrafos de LA GACETA. Iban desde una sucursal del Banco del Tucumán-Grupo Marco hacia la Legislatura, y salían desde la Tesorería hacia el exterior. Después, cuando se revisa lo ocurrido, los rastros se desvanecen como huellas rumbo al mar. $ 615,6 millones en 2015 equivalían a US$ 64 millones con el dólar oficial y a US$ 40 millones con el blue.

Son términos aburridos, pero necesarios para entender la trama. Todo ese dinero salió de un solo lugar. En todas las reparticiones del Estado provincial se denomina a esta clase de desembolsos como “Transferencias” (partida 500). En la jerga legislativa les decían “gastos sociales” (partida 514, Ayudas Sociales a Personas), pero ya no existen. Aunque existen. Sí, suena confuso. No es casual: la distracción es una de las estrategias favoritas de la política.

¿Qué cambió y qué sigue igual desde las valijas?

La Toyota Hilux que se usaba para transportar la plata fue vendida. Los legisladores -se supone- ya no entregan “subsidios” en mano, como pasaba hasta 2016, cuando el manzurista Reneé Ramírez le contó a la prensa que cobraba hasta $150.000 por mes para “gastos sociales”. El vicegobernador Osvaldo Jaldo anunció, tras la gaffe del sindicalista, que se terminaba una era. Existen por este asunto al menos cuatro procesos judiciales -dos penales, dos administrativos- en pleno trámite, todos trabados por planteos defensivos y por la burocracia judicial. El Poder Legislativo de todas formas sigue repartiendo dinero de manera discrecional. Al menos dos periodistas de LA GACETA gestionaron en los últimos meses ante las autoridades un detalle de los fondos entregados bajo ese concepto. ¿Quiénes fueron los beneficiarios? ¿Con qué sumas? ¿Quiénes de los legisladores o funcionarios legislativos gestionaron las asistencias económicas? ¿Qué parte del presupuesto de la Legislatura -$ 2.659 millones para 2018- está destinado a fines solidarios? Entre el tiempo transcurrido y la falta de respuestas se puede presumir que la decisión es no informar.

Con la mutación en el sistema de gastos sociales, los legisladores también se vieron afectados. Según la Constitución, el único ingreso permitido es la dieta, que hoy ronda unos $ 55.000. Se le atribuye a Lavoisier la frase: “la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

A partir del fin de los “gastos sociales” se generalizó el acceso a los viáticos: hasta $30.000 por mes para viajes fuera de la provincia -siempre con justificativo formal y rendición de gastos-. Este año surgió un reclamo recurrente por este sistema: por pedido del banco, no está permitido el endoso de esos cheques, así que los beneficiarios -o sea, los legisladores- tienen que ir a cobrarlos por ventanilla y ya no pueden enviar a sus empleados, algo que disgustó a más de uno.

A esto, algunos se sumaron contratos extra para asesores y mejoras en las categorías para los de máxima confianza -los nombrados en cargos políticos no marcan la huella digital en los sensores de control de asistencia del edificio legislativo-. Así, de una forma u otra, los administradores de los recursos de la Cámara lograron apaciguar el descontento entre las bancas.

Desde los tiempos de La Mordidita hasta ahora también cambiaron la mayoría de los nombres propios del Poder Legislativo. El vicegobernador era Juan Manzur, hoy es Osvaldo Jaldo; el secretario era Juan Ruiz Olivares, y hoy, Claudio Pérez; el presidente subrogante era Regino Amado y hoy, Fernando Juri; el vice 1° era Manolo Fernández, y en la actualidad es el ex secretario Ruiz Olivares; y el cargo de vice 2°, que estaba acéfalo, es ocupado por el radical Ariel García en la actualidad.

Se modificó también la postura oficial con respecto a los proyectos presentados. Hoy se puede acceder, vía web, a una versión “externa” de la mesa de entradas de la Legislatura, en la que aparecen proyectos de ley, de resolución y de declaración, además de algunas comunicaciones del PE. Es imposible conocer sin embargo las resoluciones y decretos de la Presidencia de la Legislatura, donde figuran las designaciones y las bajas de la plata de personal, los manejos financieros y otras decisiones administrativas de interés público que siguen ocultas. Eso no se publica.

Messi ya no tiene 27. Cumplió 31 el domingo, y dicen que aún sufre por las finales perdidas. Es probable que en 2015 haya llorado como nadie, al ver su sueño albiceleste desvanecerse entre sus dedos -o sus pies mágicos-. A veces pasa eso mismo con la plata del Estado.

Comentarios