Una sonda espacial aterriza en un asteroide

La misión tiene por objeto investigar los orígenes del Sistema Solar. Sayabusa2 volverá a la Tierra en 2020.

27 Jun 2018

Después de cuatro años de viaje por el espacio, la sonda japonesa Hayabusa2 alcanzará hoy el asteroide Ryugu (ubicado a 300 millones de kilómetros de distancia de la Tierra), en una misión cuyo objetivo es investigar el origen del Sistema Solar. Los científicos consideran que este tipo de asteroides son restos de la formación original del Sistema Solar. Lo primero que hará Hayabusa2 es medir el asteroide, un objeto primitivo según la definición del investigador Ralf Jaumann, del Centro Alemán de Aeronáutica y Astronáutica (DLR).

Según las imágenes que fue enviando la sonda, Ryugu tiene forma de rombo, algunos cráteres y protuberancias. “Esta forma es científicamente sorprendente y nos presenta algunos desafíos técnicos”, dijo el gestor del proyecto, Yuichi Tsuda.

Ahora el equipo científico está buscando un lugar de aterrizaje adecuado para el módulo Mascot (que lleva la sonda), que mide lo mismo que una caja de zapatos. La sonda se acercará tanto al cuerpo celeste que podrá aspirar parte del material que sobrevuela la superficie del asteroide y lo traerá de vuelta a la Tierra en 2020.

“Gracias a esta misión estudiamos material original e inalterado de la niebla solar de más de 4,5 millones de años”, explicó Jaumann. A su vez, la directora del proyecto, Tra-Mi Ho, afirmó: “Los mayores desafíos serán la separación de la sonda y el aterrizaje consiguiente”.

Ryugu, cuyo diámetro se calcula en unos 900 metros, tiene un contenido especialmente alto de carbono, por lo que pertenece a una clase común de asteroides similares a la Tierra. Según las mediciones realizadas por telescopio, es posible que contenga agua. Existe la posibilidad de que los asteroides trajeran el agua a nuestro planeta al impactar contra él.

Ryugu es además un asteroide que cruza la órbita de la Tierra y aunque es probable que nunca suponga una amenaza, sería útil saber más de él para futuras misiones de protección.

Hayabusa, la sonda predecesora a la que está en misión, ya trajo en 2010, por primera vez a la Tierra, muestras de un asteroide.

Comentarios