Peligran 239 vidas en un barco que ningún país quiere recibir

Ningún puerto se abre para los rescatados en el mar, mientras los líderes europeos debaten sobre política migratoria. El buque de rescate “Lifeline” espera desde hace cinco días que le permitan atracar.

26 Jun 2018
1

HACINADOS. La cantidad de personas que viajan en el “Lifeline” quintuplica la capacidad de la embarcación. Reuters

LA VALETA, Malta.- La situación en el barco de rescate alemán “Lifeline” en el Mediterráneo, con unos 239 migrantes a bordo, se deteriora y pone en peligro la vida tanto de los refugiados como de la tripulación alemana, advirtió el diputado verde Manuel Sarrazin, quien estuvo a bordo de la nave.

El buque de rescate, fletado por una ONG alemana, cumple su quinto día a la espera de que algún puerto le permita desembarcar a los últimos migrantes que salvó. Suman 239 personas, y no 224, según un nuevo recuento realizado por la tripulación, según ha explicado por teléfono Axel Steier, uno de los fundadores de la ONG Seenotrettung. Es una ocupación que quintuplica su capacidad.

El sábado, Malta envió víveres, medicinas y mantas a la embarcación. “Lo más urgente eran las medicinas, también nos han traído mantas para que cada uno tenga una y comida para dos días”, explicó Steier.

“La gente está apiñada a bordo del barco. Al parecer, el tiempo cambiará mañana. (...) Si va a hacer mal tiempo, el barco corre peligro de zozobrar”, dijo el legislador alemán, quien visitó el domingo el barco, que permanece cerca de la isla de Malta.

Hasta ayer ningún país se ha bía declarado dispuesto a abrir un puerto para el “Lifeline”. Desde hace días, el capitán ha dejado de recibir instrucciones.

La diputada verde alemana Luis Amtsberg pidió una solución inmediata. No puede ser, subrayó, que la vida de personas corra peligro debido a la disputa sobre la política migratoria en la Unión Europea y entre los partidos gobernantes alemanes.

“A 25 millas náuticas de un puerto europeo hay personas esperando ayuda y el Gobierno alemán calla: esto significa la bancarrota de la responsabilidad humana”, denunció el diputado izquierdista alemán Michel Brandt quien calificó la situación como “catástrofe humanitaria”.

El buque danés “Alexander Maersk”, con 113 migrantes a bordo, también espera instrucciones para atracar en un puerto del Mediterráneo.

Malta no se siente responsable de una operación de rescate y el nuevo gobierno de Italia, con su ministro del Interior derechista Matteo Salvini pretende prohibir la entrada de barcos de rescate privados en puertos italianos.

Libia dice que no

Salvini recibió un rotundo rechazo a su propuesta de que, en la frontera al sur de Libia, se instalen centros de acogida de refugiados. De este modo se evitaría que “Trípoli se convierta en un embudo” para inmigrantes como Italia, dijo.

Salvini líder del partido xenófobo y ultraderechista Liga, hablo de Libia como “país amigo”.

El vicepresidente del consejo presidencial libio, Ahmed Maitik, dijo que esas instalaciones van contra la ley del país.

Libia, no obstante, está dispuesta a cooperar con la Unión Europea en materia de migración irregular, dijo. “Apoyamos cualquier programa que se base en la cooperación con la Unión Europea a través del Estado italiano -señaló Maitik-. Libia ha sufrido mucho en este convulso asunto, tanto o más que Italia”.

Desde Libia parten la mayor parte de barcos con migrantes hacia Europa. La guardia costera informó que interceptó en el mar a 167 personas. El domingo rescató a otro centenar. (DPA)

Comentarios