¿Qué hacemos con las mascotas en las vacaciones de invierno ?

Pronto será el receso de julio y muchos hacen planes para descansar algunos días en la nieve, en los Valles o en otros sitios, pero todos con temperaturas muy bajas. De modo que si queremos llevar nuestros perros de viaje, habrá que tomar algunos recaudos

26 Jun 2018 Por Lucía Lozano
1

CAMBIO DE AMBIENTE. Si vas a llevar tu mascota a lugares fríos no te olvides de llevarle su abrigo habitual.

A LA CUCHA | EL RINCÓN DE LAS MASCOTAS

Viajan en avión, se alojan en lujosos hoteles, tienen menú especial en algunos restaurantes y hasta les hacen tratamientos de belleza. Ser perro ya no es lo que era antes. Mucho menos a la hora de las vacaciones familiares. Cada vez más personas eligen incluir su mascota dentro de los paseos invernales. Si bien nuestros mejores amigos están felices con esta decisión, hay que tener cuidado, especialmente si el viaje es a los Valles Calchaquíes o a lugares con nieve o muy bajas temperaturas.

Siempre es una buena idea incluir las mascotas en un viaje breve para que ellas también reciban su merecido descanso, sostienen los veterinarios. Y dan consejos sobre cómo prepararlas para que toda la familia pueda disfrutar.

En estas dos semanas que faltan para las vacaciones hay que ir acostumbrando a nuestro amigo de cuatro patas si el viaje se hará en auto. ¿Cómo? Podés llevarla en el vehículo a hacer paseos cortos en espacios donde pueda caminar, correr y tomar agua. Con esto lograrás que el perro asocie el auto con un lugar agradable.

El veterinario Walter Elizalde recomienda: antes de partir hay que chequear que la vacuna antirrábica y la quíntuple estén vigentes (la última brinda protección contra el moquillo, parvovirus, parainfluenza, adenovirus y hepatitis). “También es aconsejable ponerle una nueva vacuna internasal para la tos de las perreras y controlar que estén desparasitados”, añade. “Y pedirle al veterinario que nos dé un certificado de buena salud si es que pensamos salir del país”, precisa. Este certificado sanitario también puede ser exigido en los lugares de alojamiento.

“No nos tenemos que olvidar, si viajamos en auto, de llevarlos siempre atados con cinturón de seguridad; hay provincias donde es obligatorio trasladar así a los perros”, continuó Elizalde. Y no sólo hay que hacerlo para evitar una multa: dejar un animal suelto dentro del vehículo podría distraer al conductor y, en caso de un accidente, puede lastimarse y dañar a los pasajeros.

Elizalde aconseja llevar el perro siempre con collar y correa, porque en un lugar desconocido y con otros estímulos puede tener reacciones distintas a las habituales. Es imprescindible también ponerle una chapita identificatoria, en la que figuren el nombre y un teléfono para que se pueda ubicar al dueño si se pierde.

Un detalle en el que nos exige pensar el invierno: el frío. “Recordemos que muchas mascotas últimamente viven dentro de las casas, con calefacción. No es lo mismo que aquellos perros que viven a la intemperie o en el campo y son más tolerantes a las bajas temperaturas. Para aquellos canes instalados en departamentos, acostumbrados al calefactor, hay que llevarles abrigo cuando se viaja. Incluso, si el destino es un lugar con nieve, es bueno comprarles botas especiales para evitar que se quemen con la nieve”, especifica el profesional.

La veterinaria Rosandra Molina coincide en que si ya se tomó la decisión de llevar de viaje las mascotas en julio, hay que empezar cuanto antes a prepararlas. Hoy, si es posible, para que lleguen en buenas condiciones a un lugar frío, donde necesitará más defensas y producir más calor corporal.

“Recomiendo una dieta completa y balanceada para que tengan energía y produzcan el calor necesario. Hay que darles de comer dos veces al día y mucha agua. Conviene elegir un alimento balanceado de la mejor calidad; agregarles suplementos y vitaminas. Además debemos evitar que se enfermen, para lo cual hay que poner las cuchas en lugares aislados de corrientes de aire. Verificar que siempre estén secas y acolchar la camita, sobre todo en razas de pelo corto. Ventilarlas los días de sol. Asegurarse de tener las vacunas al día”, describe.

Sugiere que, en caso de llevar nuestro perro a Tafí del Valle u otros sitios donde hay heladas, los dejemos dormir adentro, aunque no tan cerca de la calefacción, ya que los cambios bruscos de temperatura les hacen mal. “Y ojo, nunca dejarlos arriba del auto. En cuestión de minutos se pueden morir”, advierte.

Dónde ir

Si ya tenés decidido incluir tu mascota en los planes de vacaciones familiares, la buena noticia es que hay cada vez más alojamientos y servicios pet friendly, así como paradores en las rutas que permiten hacer un alto con animales.

Podés hacer una escapada con tu perro a Córdoba, ir a Bariloche o incluso a la Costa Atlántica. Hay muchos hoteles y cabañas que aceptan a nuestros amigos de cuatro patas. En el portal MascotasOK vas a encontrar información sobre la mayoría de los sitios pet friendly del país.

cuestiones de seguridad 
Si el viaje es en avión
Hay que consultar las normas establecidas por la aerolínea elegida. Cada una tiene sus reglas acerca de dónde debe ir el animal, pesos, caniles y razas permitidas. Tanto Aerolíneas Argentinas, LAN como TAM permiten que viajés con tu mascota a partir de las ocho semanas de vida y pueden hacerlo en cabina o en bodega. El servicio debe ser solicitado 72 horas antes del vuelo o bien en el mismo aeropuerto. Hay que consultar cuánto cobran por este servicio, además de preguntar qué papeles exigen. Seguramente serán necesarios el certificado de sanidad y de las vacunas al día. Un dato a tener en cuenta: por cuestiones de seguridad y para proteger la integridad de las mascotas, existen razas de perros y gatos que se encuentran restringidas. También tenés que considerar que hay un número limitado de animales que se pueden transportar por avión.
SI la mascota queda en casa
Para quienes no tienen la posibilidad de llevarlos de vacaciones y tampoco cuentan con familiares que los cuiden, en la actualidad hay servicios de guardería u hospedajes, con precios variados y distintas comodidades e incluso cuentan con atención veterinaria. ¿Cómo saber si el lugar es de confianza o no? El mejor consejo es chequear el sitio antes de contratar el servicio, verificar que posea espacios cómodos y resguardados del frío. Además, es muy importante la experiencia de quienes trabajen allí y que traten a los animales con cariño y respeto. Es necesario desparasitar la mascota y presentar un certificado de salud expedido por un médico veterinario para que permitan su acceso al alojamiento, explica Noelia Tacacho, que tiene una pensión para animales.
La experta sugiere que los dueños de mascotas exijan estos servicios en invierno:
• Mucha actividad (el entumecimiento del cuerpo por falta de actividad es muy común).
• A la hora de dormir, una mullida cama. Si duermen en galerías, fijarse que el lugar donde descansen esté techado y tenga cortinas térmicas
• Una alimentación calórica para lograr soportar las bajas temperaturas y los altibajos del termómetro en el día.


> Cuestiones de seguridad

- Si el viaje es en avión
Hay que consultar las normas establecidas por la aerolínea elegida. Cada una tiene sus reglas acerca de dónde debe ir el animal, pesos, caniles y razas permitidas. Tanto Aerolíneas Argentinas, LAN como TAM permiten que viajés con tu mascota a partir de las ocho semanas de vida y pueden hacerlo en cabina o en bodega. El servicio debe ser solicitado 72 horas antes del vuelo o bien en el mismo aeropuerto. Hay que consultar cuánto cobran por este servicio, además de preguntar qué papeles exigen. Seguramente serán necesarios el certificado de sanidad y de las vacunas al día. Un dato a tener en cuenta: por cuestiones de seguridad y para proteger la integridad de las mascotas, existen razas de perros y gatos que se encuentran restringidas. También tenés que considerar que hay un número limitado de animales que se pueden transportar por avión.

- Si la mascota queda en casa
Para quienes no tienen la posibilidad de llevarlos de vacaciones y tampoco cuentan con familiares que los cuiden, en la actualidad hay servicios de guardería u hospedajes, con precios variados y distintas comodidades e incluso cuentan con atención veterinaria. ¿Cómo saber si el lugar es de confianza o no? El mejor consejo es chequear el sitio antes de contratar el servicio, verificar que posea espacios cómodos y resguardados del frío. Además, es muy importante la experiencia de quienes trabajen allí y que traten a los animales con cariño y respeto. Es necesario desparasitar la mascota y presentar un certificado de salud expedido por un médico veterinario para que permitan su acceso al alojamiento, explica Noelia Tacacho, que tiene una pensión para animales.
La experta sugiere que los dueños de mascotas exijan estos servicios en invierno:
• Mucha actividad (el entumecimiento del cuerpo por falta de actividad es muy común).
• A la hora de dormir, una mullida cama. Si duermen en galerías, fijarse que el lugar donde descansen esté techado y tenga cortinas térmicas
• Una alimentación calórica para lograr soportar las bajas temperaturas y los altibajos del termómetro en el día.


Comentarios