Una integrante de los Reyna denunció que uno de los Farías la amenazó de muerte

El incidente habría ocurrido el viernes por la tarde en el barrio Juan XXIII y fue denunciado en la comisaría 6ª; acusaciones por Facebook.

24 Jun 2018

Por Gustavo Rodríguez y Francisco Fernández

Un manto de máxima tensión está cubriendo por entero los barrios Juan XXIII y Manantial Sur. En esos lugares los Reyna y los Farías continúan enfrentándose y denunciándose, unos contra otros, por los ataques en los que están involucrados.

Los últimos incidentes se produjeron el viernes durante la tarde y la noche. Cuando la luz del día no se había ido del todo, Nicole Reyna denunció en la Seccional 6ª que un tal Braian Farías la amenazó con matarla a ella y la novia de “El Gordo”, el único detenido por el crimen de Fabio Sabastián Farías, ocurrido el miércoles por la tarde.

Por la noche, parientes de la víctima habrían incendiado la casa de Francisco Juárez, que se encuentra prófugo por una causa vinculada con drogas.

Los enfrentamientos se producen cuando ambos grupos vienen de sufrir un importante debilitamiento. La mayoría de los integrantes de los Reyna se encuentran detenidos después de que el 10 de junio la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal desbaratara la supuesta organización que estaría dedicada a la venta de drogas en ambos barrios.

Lorena Herrera (se encuentra cumpliendo arresto domiciliario por esa causa) junto con Nicole y con el prófugo, serían los únicos representantes del grupo que quedaron en circulación. El que evade el accionar de la Justicia habría quedado como líder.

Los Farías niegan ser vendedores de droga, pero Mónica Farías, que sería la cabecilla del grupo, tendría una causa pendiente con la Justicia Federal por acopio y comercialización de estupefacientes. Su hermano, Diego Farías, está detenido en el penal de Villa Urquiza por el crimen de Emanuel “El Monito” Reyna, hijo del líder organización.

En los últimos días la justicia le confirmó que deberá permanecer hasta el 28 de agosto en la cárcel para esperar ser enjuiciado por la Sala III, que actualmente está al frente del debate del juicio por el crimen de Paulina Lebbos. Al haber sido asesinados Gustavo y Fabio Farías -el único imputado por ambos homicidios es el “Gordo”-, Braian se habría quedado al frente de la organización.

Justamente ese joven, que tendría entre 22 y 23 años, fue el que habría amenazado a los miembros de los Reyna. También lo habría hecho su sobrina Jessica, hija de María Luz Frías, que sería menor de edad. En su Facebook posteó, entre otros mensajes, las siguientes frases en contra de las dos integrantes de los Reyna: “sigan viviendo de la droga, porque sin ella se mueren de hambre…”; “no los bloqueo para que sigan viendo todo lo que pongo asesinos narcos de mierda”; y “qué se piensan que son santos ustedes; ya se les va a terminar todo, así que aprendan a lavar y a cocinar, sucias”.

José Molina, defensor de los Reyna, se mostró sorprendido por esta escalada de violencia. “Ellos son los que están atacando a mis defendidos. Y lo más grave es que desde el jueves estamos pidiendo protección a la Policía y no hacen nada. Todo está denunciado en la fuerza y esperemos que hagan algo cuanto antes”, manifestó. “Tenemos imágenes y filmaciones que serán presentadas ante la Justicia como pruebas de lo que están sufriendo los Reyna”, anticipó.

Ambos grupos forman parte de una misma familia y hasta hace no mucho tiempo convivían pacíficamente en “La Bombilla”. El crimen de Walter Juárez, en 2009, fracturó la relación familiar. Juárez fue asesinado por su pareja, Lorena Herrera: lo mató de una puñalada en el corazón. Ana Gerez, la madre de los Farías, nunca perdonó que tiempo después Herrera entablara una relación con el “Mono” Reyna, líder del supuesto clan narco y hermano de Juárez.

“Ese asesinato fue planeado”, explica Mónica Farías. “Fue un asesinato en familia”, agrega. “Ese fue el único motivo del enfrentamiento familiar, nunca más volvimos a estar juntos. Nunca se trató de un enfrentamiento por la venta de droga”, afirmó.

Ahora los Reyna denuncian a los Farías por amenazas

Un manto de máxima tensión está cubriendo por entero los barrios Juan XXIII y Manantial Sur. En esos lugares Los Reyna y Los Farías continúan enfrentándose y denunciándose unos a otros por los ataques en los que están involucrados.

Los últimos incidentes se produjeron el viernes por la tarde y por la noche. Cuando la luz del día no se había ido del todo, Nicole Reyna denunció en la Seccional 6ª que un tal Braian Farías la amenazó con matarla a ella y la novia de “El Gordo”, el único detenido por el crimen de Fabio Farías, ocurrido el miércoles por la tarde. Por la noche, parientes de la víctima habrían incendiado la casa de Francisco Juárez, que se encuentra prófugo por una causa vinculada a drogas.

Los enfrentamientos se producen cuando ambos grupos han sufrido un importante debilitamiento. La mayoría de los integrantes de Los Reyna se encuentra detenidos después de que el 10 de junio la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal desbaratara la supuesta organización que estaría dedicada a la venta de drogas en ambos barrios.

Lorena Herrera, que se encuentra cumpliendo arresto domiciliario por esa causa y Nicole, más el prófugo, serían los únicos representantes del grupo que quedaron en circulación. El que evade el accionar de la Justicia habría quedado como líder.

Los Farías niegan ser vendedores de droga, pero Mónica Farías, que sería la cabecilla del grupo, tendría una causa pendiente con la Justicia Federal por acopio y comercialización de drogas. Su hermano, Diego Farías está detenido en el penal de Villa Urquiza por el crimen de Emanuel “El Monito” Reyna, hijo del líder organización.

En los últimos días la justicia le confirmó que deberá permanecer hasta el 28 de agosto en la cárcel para esperar ser enjuiciado por la Sala III, que actualmente está al frente del debate del juicio por el crimen de Paulina Lebbos. Al haber sido asesinados Gustavo y Fabio Farías -él único imputado por ambos homicidios es “El Gordo”-, Braian se habría quedado al frente de la organización.

Justamente ese joven, que tendría entre 22 y 23 años, fue el que habría amenazado a los miembros de Los Reyna. También lo habría hecho su sobrina Jessica, hija de María Luz Frías, que sería menor de edad. En su Facebook posteó, entre otros mensajes, las siguientes frases en contra de las dos miembros de Los Reyna: “sigan viviendo de la droga, porque sin ella se mueren de hambre…”; “no lo bloqueos para que sigan viendo todo lo que pongo asesinos narcos de mierda”; y “que se piensa que son santos ustedes, ya se la va a terminar todo a ustedes, así que aprendan a lavar y a cocinar, sucias”.

José Molina, defensor de Los Reyna, se mostró sorprendido por esta escalada de violencia. “Ellos son los que están atacando a mis defendidos. Y lo más grave es que desde el jueves estamos pidiendo protección a la Policía y no hacen nada. Todo está denunciado en la fuerza y esperemos que hagan algo cuanto antes”, comentó. “Tenemos imágenes y filmaciones que serán presentadas ante la Justicia como pruebas de lo que están sufriendo los Reyna con todo esto”, comentó.

Ambos grupos forman parte de una misma familia y hasta hace no mucho tiempo convivían pacíficamente en “La Bombilla”. El crimen de Walter Juárez, en 2009, fracturó la relación familiar. Juárez fue asesinado por su pareja, Lorena Herrera. Lo mató de una puñalada en el corazón. Ana Gerez, la madre de los Farías nunca perdonó que tiempo después, Herrera entablara una relación con “El Mono” Reyna, líder del supuesto clan narco y hermano de Juárez. “Ese asesinato fue planeado, ellos ya eran amantes desde antes”, explica Mónica Farías. “Fue un asesinato en familia”, agrega. “Ese fue el único motivo del enfrentamiento familiar, nunca más volvimos a estar juntos. Nunca se trató de un enfrentamiento por la venta de droga”, afirmó.

Comentarios