Separados en la frontera por política que impulsa Trump, los inmigrantes buscan a sus hijos

Aún se desconoce la ubicación de más de 2.300 menores que fueron apartados de sus de sus familiares en la frontera de EEUU con México.

24 Jun 2018
1

DURA ALEGORÍA. Con atuendo del racista Ku Klux Klan, un activista protesta contra las políticas migratorias de EEUU. reuters

Lilian Merida-Galicia y su hija de siete años fueron detenidas y separadas a mediados de mayo por funcionarios estadounidenses, después de que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México en Arizona.

Desde entonces, la guatemalteca de 23 años ha intentado averiguar el paradero de su hija, según su abogado, Michael Avenatti. En un momento, ella envió una nota al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

“Por favor, ¿Podrían darme un número telefónico para que me pueda comunicar con mi hija?”, decía la nota. Un funcionario del ICE le respondió en inglés: “No tengo acceso a esa información”.

Merida-Galicia es una de muchas madres inmigrantes detenidas cuyos abogados cuentan historias similares, sobre situaciones caóticas en las que las mujeres no saben dónde fueron llevados sus hijos ni cómo contactarlos.

Aunque el presidente Donald Trump abandonó abruptamente el miércoles su política de separar a los niños de sus padres si son detenidos cruzando ilegalmente la frontera de Estados Unidos y México, aún se desconoce la ubicación de más de 2.300 menores ya apartados de sus progenitores mientras la medida estuvo vigente.

Avenatti (se hizo conocido al representar a la actriz pornográfica Stormy Daniels, quien aseguró haber mantenido un affaire con Trump) aseguró que Merida-Galicia es una entre 60 madres y padres a los que representa. Afirma que el 80% de ellos aún no saben dónde están sus hijos.

No quiere pedir asilo

El abogado Luis Cortés Romero representa en Kent, Washington, a una salvadoreña que fue separada en mayo de su hija de 11 años con síndrome de Down, después de que ambas cruzaron la frontera hacia Estados Unidos, en Texas.

La mujer está detenida y ha decidido no pedir asilo, con la finalidad de que la deporten y se pueda reunir con su hija, sostuvo Cortés.

“Ella dijo que nunca quiere regresar, y que esta experiencia ha sido muy traumatizante”, afirmó el abogado.

Trump sugirió el viernes que algunas de las desgarradoras historias que se han conocido en la frontera han sido inventadas por los demócratas.

“No podemos permitir que nuestro país sea desbordado por inmigrantes ilegales mientras los demócratas cuentan sus historias falsas de tristeza y dolor, esperando que los ayuden en las elecciones”, escribió el mandatario en Twitter.

Debate en el Congreso

Trump sostiene firmemente que los republicanos del Congreso deberían desechar sus esfuerzos por aprobar una legislación migratoria integral hasta después de las elecciones de noviembre, que espera que aumente la mayoría del partido en el Congreso.

El republicano, que enfrenta la indignación pública (incluidos los cuestionamientos de su esposa, Melania) por su política de separar a niños de sus padres inmigrantes, intentó reenfocar el debate sobre inmigración en el Congreso en una serie de publicaciones en Twitter por la mañana.

Pese a que los republicanos controlan tanto la Cámara de Representantes como el Senado, la escueta mayoría del partido, de 51 a 49 en la Cámara Alta, hace que se requiera algún apoyo de los demócratas para aprobar la mayor parte de las leyes. “Elijan a más republicanos en noviembre y aprobaremos los mejores, más justos y más completos proyectos migratorios del mundo”, desafió Trump al electorado en Twitter.

“Los demócratas sólo están jugando: no tienen intención de hacer nada que resuelva este problema de décadas ¡Podemos aprobar una legislación muy buena después de la Ola Roja!”, agregó Trump, en referencia a una victoria republicana, un partido que tradicionalmente usa ese color.

Dos variables

Muchos analistas afirman que los republicanos podrían sufrir pérdidas en las elecciones de noviembre, cuando se escogerán los 435 escaños de la Cámara de Representantes y un tercio de los 100 miembros del Senado.

El jueves, la Cámara de Representantes rechazó un proyecto de ley republicano que habría paralizado la práctica de separar familias y trataba una serie de otros temas en materias migratoria.

Simultáneamente, fue aplazada hasta la próxima semana una votación sobre un proyecto más moderado para tratar de ganar nuevos apoyos.

Ambos textos tienen el respaldo de la Casa Blanca, pero son ampliamente rechazados tanto por los demócratas como por los grupos de defensa de los migrantes, que los consideran demasiado duros. Financiarían el muro que Trump prometió levantar en la frontera con México y, además, reducirían la migración legal.

Comentarios