La UIF quiere sumar el delito de lavado de dinero contra López

Se reinició el juicio en contra del tucumano.

23 Jun 2018
1

BUENOS AIRES.- El detenido ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, asistió ayer a la segunda audiencia del juicio oral en su contra por presunto enriquecimiento ilícito para escuchar los argumentos a favor y en contra de la incorporación de una nueva parte querellante, la Unidad de Información Financiera (UIF).

Para ello fue trasladado desde la cárcel de Ezeiza y, poco antes de las 14, se sentó en la sala de audiencias frente al Tribunal Oral Federal 1, que escuchó las posturas sobre el tema y tiene que decidirse antes de continuar con la toma de declaraciones indagatorias.

Durante la hora que duró la audiencia, el fiscal de juicio Miguel Angel Osorio respaldó la inclusión de la UIF como querella con las “limitaciones propias” de no haber intervenido durante la investigación del caso.

La UIF fue aceptada como querellante un día antes del inicio del juicio oral por parte de la Cámara Federal de Casación, pero su incorporación fue rechazada por todas las defensas.

La próxima audiencia del debate oral será el 6 de julio, a las 14, cuando los jueces darán a conocer su postura.

El fiscal apoyó el ingreso de la UIF al juicio oral y consideró que el organismo podría “hacer preguntas a los testigos, a los peritos, aportar documentación, y solamente está exlcuida de acusar, de alegar al final”, ante la falta de un requerimiento de elevación a juicio de su parte.

Además, Osorio evaluó que si eventualmente -como había anticipado la UIF- López y los demás procesados fueran acusados por “lavado de activos” además de “enriquecimiento ilícito”, esto “no alteraría de ningún modo el pleno ejercicio de la defensa”.

Oposición

Entre los que se oponen está la defensora oficial de López, Pamela Bisserier, quien sostuvo que la UIF no puede ser querellante porque no intervino en la investigación ni realizó pedido de envío a juicio oral.

“Si conserva interés en la audiencia puede seguirla como público, pero no como querellante”, afirmó la abogada.

El tucumano llegó a esta instancia por tres hechos: la posesión injustificada en su patrimonio del dinero de los bolsos. Horas previas al juicio, el juez Daniel Rafecas -quien tuvo a cargo la instrucción-, reiteró: “López admitió que ese dinero provenía de la política”. La madrugada del 14 de junio de 2016 López ingresó al Convento de General Rodríguez donde buscó esconder los bolsos con casi nueve millones de dólares, 153.000 euros, $ 59.000 y relojes Rolex.

Además, con el fin de enriquecer su patrimonio, se le atribuyó la compra y refacción de una casa en Tigre, que López decía alquilar y la justicia determinó que era de su propiedad. Fue registrada en calidad de testaferro, primero a Galera -hasta el año 2010- y después a nombre de Gutiérrez. La tasación oficial le otorgó un valor de 480.000 dólares a la propiedad.

También, el ex funcionario fue procesado por la compra del departamento de calle Las Heras 203. Allí habría utilizado como pantalla a la sociedad “Marketing y Eventos S.A.”, propiedad del empresario Carlos Gianni, y al abogado Marcos Artemio Marconi. (Télam/Especial)

Comentarios