Consejos para no criar niños tiranos

Maritchu Seitún, experta en orientación para padres, da algunas pautas para saber en qué momentos y cómo es más efectivo decir “no”

22 Jun 2018 Por Florencia Bringas
2

CAPRICHOSOS. La autora sostiene que todo depende del modo en el que los padres les marcan los límites. criarenpositivo.es

El “no” tiene que estar, porque fortalece, cuida. Y nunca hay que perder esa mirada de enamorados de nuestros hijos, como en los primeros tiempos. Esas son algunas premisas de una psicóloga experta en orientación para padres que se pierden en el mundo de la crianza.

Los límites se deben poner, pero no de una manera autoritaria porque terminará siendo dañino para los chicos. Entonces, hay que explicarles, ser claros, primero comprendiendo lo que les pasa y después marcar. Esa manera de poner límites es la que repite en cada entrevista Maritchu Seitún, psicóloga y autora de “Criar hijos confiados, motivados y seguros”, “Capacitación emocional para la familia” y “Latentes”. Previamente a su charla en Tucumán (será el jueves, a las 15, en el Hotel Hilton), habló con LA GACETA sobre el desafío de criar a los hijos con amor, pero con límites adecuados. “Como dice el Principito: somos responsables de nuestra rosa”, resalta.

- ¿Un “niño tirano” nace o se hace?

- Todos los bebés son tiranos. No pueden ni saben esperar, ni corresponde que lo hagan. Con el correr del tiempo, es tarea de los padres lograr que abandonen esa postura tiránica y acepten ser integrantes de la sociedad humana.

- Hay teorías educativas en las que el “no” está prohibido. ¿Qué opinás sobre ello?

- El “no” cuida, fortalece. Esas teorías generan chicos que crecen frágiles, que no saben esperar, ni frustrarse, no tienen flexibilidad ni capacidad de adaptación. A su vez, el “no” autoritario es dañino para los chicos, pero la buena autoridad es necesaria. Es más seguro manejar en una ruta con las líneas bien marcadas.

- ¿Desde qué edad un niño tiene la capacidad reflexiva para entender los límites?

- Decimos que puede hacerlo (porque entiende) cuando ya tiene una conciencia moral armada, y eso no empieza antes de los cinco años. De todos modos, mucho más temprano el bebé deja de morder el pecho de su mamá cuando ella se lo saca de la boca . Los primeros esbozos de capacidad reflexiva empiezan muy temprano en la vida.

- En el spot publicitario de la charla que dará en Tucumán habla de hijos como sujetos con deberes y derechos ¿Cuáles son los principales que deben aprender?

- Cada edad tendrá sus derechos y sus deberes. Los dos crecen con la edad. Hoy los chicos tienen todos los derechos, pero ninguna obligación y no es bueno para nadie.

- ¿Cómo podemos ayudarlos para que desarrollen o fortalezcan su autoestima y vincularse sanamente con el medio?

- Conservando la mirada enamorada de los primeros tiempos. Eso no es sencillo si no tenemos expectativas razonables para cada hijo en particular, y si no ponemos límites adecuados.

- Ante un cambio intrafamiliar (nuevo trabajo full time o viajes) ¿cómo se gestiona la culpa y la angustia sin caer en la falta de límites?

- Tenemos que hacernos cargo de nuestra responsabilidad de padres. La culpa no ayuda a pensar y a tomar buenas decisiones. En cambio, es mejor hacernos responsables de que les hacemos doler y buscar tender puentes de presencia, o conversar con ellos de lo que pasa. Como dice el Principito: “somos responsables de nuestra rosa”.

- ¿A qué se debe la gran demanda de consultas por trastornos de conducta en la infancia? ¿Hay una patologización de la infancia o un desprestigio de las instituciones escolares y/o familiares?

- El movimiento hacia el permisivismo ha complicado mucho la buena autoridad en las casas, y una sociedad que invita a no respetar las instituciones hace que tampoco armemos equipo con la escuela de modo que juntos podamos acompañar a los chicos a crecer. Es real y no ayuda que muchas familias están desmembradas, y que los padres quieran soluciones mágicas. La patologización de la infancia llega de la mano de la búsqueda de un diagnóstico para resolver todo con una pastilla. Es más fácil hacer eso (peor, no mejor) que lograr el esfuerzo mancomunado de padres, docentes y otros adultos responsables.

- ¿Cómo se puede poner límites a niños rebeldes que consideran que están a la altura de sus padres sin volverse un sargento las 24 horas?

- Básicamente tenemos que aprender a decir las cosas una sola vez en lugar de repetirlas hasta que nos enojamos. Somos nosotros los que acostumbramos a los chicos a no hacer caso hasta que enloquecemos.

- ¿Qué hacer con la tecnología? Ya se considera que el uso excesivo en los niños es una adicción.

- Poner límites a su uso, con criterio de cuidado; lo mismo que hacemos con otros temas (las horas de sueño, el tipo de alimentación que les damos, entre otras).

- Siempre se habla del hijo único como el más caprichoso/tirano. ¿Sigue siendo así? ¿Qué consejo se puede dar en esos casos?

- El hijo único es malcriado si lo malcriamos. No tiene por qué ser un problema.

- ¿Cuál es el primer consejo que le das a los padres primerizos?

- Esto también pasará y bajen las expectativas por un tiempo en todos los ámbitos de sus vidas.


› Maritchu Seitún

Trabaja en orientación a padres. Es autora de “Criar hijos confiados, motivados y seguros” (2011), de “Capacitación emocional para la familia” (2013) y de “Latentes” (2015). Da charlas en colegios y empresas. Estará en Tucumán el próximo jueves para dar una conferencia.
Comentarios