Deportistas y funcionarios se quejan por la desaprensión de vecinos con el parque 9 de Julio

El lago San Miguel amaneció repleto de basura que dejaron los paseantes durante el feriado. El trabajo de las cuadrillas municipales.

22 Jun 2018

Siempre lo mismo. La basura arrojada en cualquier sitio, a pesar de los cestos que hay en el parque 9 de Julio. Las bolsas de plástico empujadas por el viento hasta el lago San Miguel era lo que más abundaba ayer en el paseo. Varios atletas que estaban haciendo gimnasia alrededor del Lago San Miguel no ocultaron su malestar por cómo amaneció el parque. “La gente no aprende más”, criticó Stella Maris Rivadeneira, mientras practicaba running. “Esto es un pulmón de la ciudad y no puede ser que lo traten como un basural”, agregó.

Antes del mediodía, con un sol apenas tibio, algunos tucumanos aprovecharon para cumplir su rutina de ejercicios. Otros llevaban sus mascotas a caminar. Sin embargo, la vista era lamentable con tantos residuos. Envoltorios de golosinas, bolsas de plástico, pañales usados podían verse flotar en el espejo de agua.

Fabricio Bustos paseaba con su fox terrier al lado, antes del mediodía. “Esto pasa todos los fines de semana largos y en los feriados -dijo con resignación-, no es suficiente que después vengan los municipales a limpiar, porque eso sale más caro”, resaltó.

Un recorrido por el paseo da cuenta de que las zonas más críticas por la acumulación de residuos son el lago, la estación del trencito, el ex autódromo municipal y en los alrededores de la fuente de agua. “Es la misma historia de siempre con los residuos -criticó Luis Barrionuevo, mientras elongaba al final de sus ejercicios-, ojalá que esta práctica cambie algún día por el bien de todos”, afirmó.

Los funcionarios también reniegan de este comportamiento insalubre de los tucumanos. El Director de Higiene Urbana, Jorge Pérez Musacchia, reaccionó contra esa vieja costumbre. “Hemos puesto contenedores en todos lados, y cestos papeleros, pero la gente no toma conciencia; ahora estoy en la plaza Manuel Belgrano -dijo el funcionario- y no se imaginan cómo quedó después del acto del Día de la Bandera, y eso que hay cestos por todos lados”, se lamentó.

En ese paseo se realizó la ceremonia de los alumnos de escuelas municipales para la promesa de lealtad a la bandera”. “Este es el ejemplo del ciudadano -remarcó Pérez Mussacchia-, hay cestos por todos lados, incluso hay contenedores para separar los residuos, pero la plaza quedó un desastre”, afirmó.

En el parque 9 de Julio, antes del mediodía, las cuadrillas de empleados de la Dirección de Espacios Verdes de la Municipalidad comenzaron la limpieza. Una tarea que lleva su tiempo y tiene un alto costo para la administración de la ciudad. Los residuos flotando en el lago dejaron en evidencia que hay papás que llevaron a sus hijos a pescar durante el feriado, pero sin tener el menor reparo en que la basura se deje en el lugar que corresponde.

“Una batalla cultural” 
Arnedo criticó la desaprensión del vecino 
“En este marco de la batalla cultural que estamos librando por una ciudad más limpia para que mejore la calidad de vida, el vecino todavía no entiende que los espacios públicos hay que cuidarlos y mantenerlos y no hay que dispersar basura por doquier”, afirmó ayer Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de la capital. “El parque no amaneció en buenas condiciones, pero hay varias cuadrillas efectuando la limpieza”, resaltó.

> “Una batalla cultural” 
Arnedo criticó la desaprensión del vecino

“En este marco de la batalla cultural que estamos librando por una ciudad más limpia para que mejore la calidad de vida, el vecino todavía no entiende que los espacios públicos hay que cuidarlos y mantenerlos y no hay que dispersar basura por doquier”, afirmó ayer Carlos Arnedo, secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de la capital. “El parque no amaneció en buenas condiciones, pero hay varias cuadrillas efectuando la limpieza”, resaltó.


Comentarios