En España están preparados para sufrir

El DT español señaló que el empate ante Portugal lo dejó más tranquilo que el triunfo logrado ante Irán.

21 Jun 2018
1

FORTUNA. El tanto de España lo convirtió Diego Costa, tras el rechazo de un iraní que pegó en la rodilla del delantero. reuters

KAZÁN.- Todo cuesta muchísimo en Rusia. Y no se trata de los precios. Es la realidad futbolística que atraviesan las potencias que llegaron con el cartel de cantidatos al Mundial pero hasta el momento no pudieron ratificar esa condición con actuaciones convincentes. España lo sufrió ayer ante Irán, al que venció 1 a 0 ayudado por la fortuna. “El equipo que logre salir campeón va a sufrir demasiado antes de alcanzar el objetivo” señaló Fernando Hierro, luego del triunfo logrado por su equipo con un gol de Diego Costa.

“Tengo la sensación de que estábamos más contentos el día que igualamos con Portugal, que en esta ocasión, pese a que en el primer encuentro sumamos un punto y ahora tenemos cuatro. Nos autoexigimos demasiado”, manifestó el ex jugador de Real Madrid.

España sufrió una enormidad ante un equipo que jugó replegado en la primera parte y fue peligroso en la segunda. “Ya avisábamos de las dificultades que nos íbamos a encontrar. Empezamos bastante bien, pero luego hubo muchas interrupciones y fue difícil encontrar el ritmo del partido. Irán es directo. Usa contraataques y aprovecha las segundas jugadas”, insistió el técnico español.

El momento más extraño de la conferencia de prensa fue cuando le preguntaron por qué puso a Lucas Vázquez en la banda derecha y a Isco en la izquierda. “Tenemos que acostumbrarnos a que yo soy el entrenador”, señaló cortante.

Seguidamente, destacó la labor del portugués Carlos Queiroz al frente de la selección asiática. “Hay que reconocer el maravilloso trabajo de Carlos en Irán. No es una selección fácil”, señaló.

A los 19 minutos de la segunda etapa, se produjo una jugada donde Saeid Ezatolahi estableció la igualdad en el marcador. Toda la selección asiática celebró el tanto enloquecidamente y su autor hasta rezó con la cara hundida en el césped. Pero el árbitro, el uruguayo Andrés Cunha, no se fue al centro del campo. Se puso a hablar por el temido micrófono; pidió el VAR y comenzó el suspenso.

La resolución les devolvió el alma al cuerpo a los españoles. Cobró fuera de juego de Ezalotahi. La tecnología le dio la razón. La jugada estaba invalidada. España respiró mientras Queiroz lamentaba el fallo.

Al referirse al cotejo, Queiroz señaló: “Estos partidos, ante estos jugadores (los españoles), nos dan la oportunidad de seguir creciendo. Todo sigue abierto. Estamos vivos y podemos soñar”.

No bajan los brazos

Irán se jugará sus chances en la última jornada ante Portugal y Queiroz confía en lograr una victoria histórica. “Primero quiero felicitar a mis jugadores por mostrar este espíritu ante uno de los candidatos a ganar el Mundial. Mostramos que estamos preparados para competir. Merecimos un mejor resultado. España tiene un gran estilo de juego, pero merecimos más”, consideró.

“En mi equipo todos están preparados para jugar y lo más importante es cómo somos capaces de competir ante selecciones como España. Ante Portugal necesitamos mostrar este mismo espíritu, esta mentalidad positiva”, añadió quien pidió mirar al futuro con confianza y ambición. (Télam-DPA)

Comentarios