Messi, otro prócer en el Día de la Bandera

Sampaoli calificó con ese concepto tanto a Lionel como a Diego.

21 Jun 2018
1

MISTERIOSO. El entrenador del seleccionado argentino evitó dar a conocer el equipo que saldrá a la cancha hoy, ante Croacia. telam

Seguramente el futuro le deparará el bronce, pero por estos días Lionel Messi sigue siendo de carne y hueso. Esa humanidad, tan fresca, no le impide ser un prócer. Un prócer moderno y vigente, de acuerdo con la opinión de Jorge Sampaoli. El entrenador no se achica al momento de lanzar elogios, en los que mezcla la admiración personal con la siempre necesaria inyección motivadora. “Leo es un prócer, como lo fue Maradona en su momento. Los argentinos tienen la camiseta 10 de Messi y la 10 de Maradona”, sostuvo cuando un enviado de la agencia Reuters le pidió un concepto acerca de la comparación entre los ídolos albicelestes.

El encuentro de Sampaoli con la prensa resultó breve y amable. Pudo haber sido mucho más tenso, teniendo en cuenta la ferocidad con la que una parte de la crítica futbolera lo castiga desde el 1 a 1 con Islandia. Pero de eso casi no se habló en las entrañas del formidable estadio de Nizhni Novgorod. Fue el técnico el que introdujo el tema, aunque el concepto pasó inadvertido y no hubo margen para la repregunta. “Los 23 jugadores se entrenan y entienden que lo importante está en la cancha y no afuera”, advirtió. Una manera elíptica, pero manera al fin, de sobrevolar lo ocurrido durante los últimos días: los posteos en redes sociales de Di María y de Rojo, la presunta crisis -derivada en depresión- de Messi, los cuestionamientos de influyentes periodistas.

Con el tono monocorde de siempre, de campera blanca y flanqueado por Marcos Acuña -quien apenas ofreció dos cortísimas respuestas-, Sampaoli marcó un fuerte contraste con la conferencia que había brindado antes del debut. Aquella vez confirmó el equipo, recitándolo de corrido. Ahora se excusó. “Todavía no se lo dije a los jugadores”, apuntó. Le hicieron 15 preguntas y gran parte de las respuestas no le insumieron más de 30 segundos. Un trámite, a pocas horas de un partido que marcará el futuro de la Selección en la Copa y, posiblemente, el del propio entrenador.

En tren de respaldar a Messi, Sampaoli sostuvo que le parece exagerado que el capitán asuma tantas responsabilidades. “Yo dije que este es el Mundial de los 40 millones, así que el penal lo erramos todos”, indicó. Y de inmediato subrayó que una de sus obsesiones es consolidar la unión de un plantel que -según resaltó- quedó con bronca por no haber ganado. Sampaoli habla de enojo, no de bajón anímico, para definir la actualidad del grupo. “La idea es liberar jugadores y encontrar espacios, para que Leo pueda descargar cuando está rodeado -explicó- Esperamos que esas variantes aparezcan. Él es el mejor del mundo, pero el hecho de jugar solo no permite cambiar realidades. Messi no es el único responsable de un fracaso, pero lo cómodo es hacerlo responsable de todo”.

Cuando le preguntaron por qué Argentina no alcanza un funcionamiento como el de otros equipos que dirigió (la “U” de Chile, el seleccionado trasandino, Sevilla), se defendió con una respuesta inevitable: “faltó tiempo”. También confirmó que hoy cambiará el sistema y apelará a la línea de 3 que tanto le gusta. ¿Con qué fin? Dotar al equipo de flexibilidad y de sorpresa, condiciones indispensables para enfrentar a un rival sólido.

Mundial difícil

“Será un partido difícil porque Croacia cuenta con una generación destacada -enfatizó-. Es un Mundial complicado y quedó demostrado con los equipos que querían ganar de entrada y no lo consiguieron. Pero no creo que Croacia haga el mismo planteo que usó contra Nigeria. Puede que pongan un volante para proteger la mitad del campo. Tenemos que cuidarnos de las contras fuertes, de las subidas de Vrsjalko… Es un equipo difícil”.

“Sí, enfrenté a varios de esos jugadores y tienen buen pie”, acotó Acuña, que tuvo vedado emitir cualquier clase de opinión acerca de una titularidad que parece asegurada. “Todavía no sabemos”, sostuvo.

Tanto cuidado para ratificar a los 11 dejó picando las dudas sobre el ingreso de Pavón en lugar de Di María. Le preguntaron a Sampaoli sobre el delantero de Boca, tan reclamado por los hinchas. “Tiene un potencial enorme. Cuando entra es un revulsivo, pero no le podemos caer con toda la responsabilidad”, deslizó.

¿Será porque tiene pensado incluirlo en el segundo tiempo, como hizo contra los islandeses? Sea como sea, el DT dijo -dos veces- que ganarle a Croacia es crucial para encaminar la clasificación a octavos de final. “No queremos llegar al último partido con esa inquietud”, graficó. Los organizadores apuraron el epílogo. Pocos minutos después, en la misma silla, se sentaría el entrenador de los croatas.

Comentarios