Cartas de lectores

20 Jun 2018 Por LA GACETA
1

EL CORTE

El Barrio “El Corte”, es una unidad urbana y ambiental diferente, con características propias y especiales y debe ser tratada como tal. Forma parte del pedemonte de la Sierra de San Javier, casi al límite con el Parque Biológico de la Universidad Nacional de Tucumán. El Gran San Miguel de Tucumán se nutre, constantemente, de todos los beneficios “ambientales, paisajísticos y recreativos”, percibidos de manera especial por quienes hacen uso de ella y no reconocidos y tratados por quienes la administran. La especulación inmobiliaria, comercial y de quienes construyen, avanza rápidamente aprovechando los huecos legales que permiten ciertas acciones. Los límites administrativos y legales se entremezclan entre los distintos actores: municipal, provincial (ruta), Flora y Fauna, Medio Ambiente, UNT (Parque Biológico), etcétera. En el paisaje, las viviendas y las calles se mezclan con las sendas de bikers, trekineros y familias que usan desde la rotonda del pie del cerro al río Muerto, todos los espectaculares rincones bajo los árboles de la selva, convirtiéndose en circuitos ecoturísticos espontáneos. También son aprovechados por los oportunistas que descubren los otros beneficios de una parte de la ciudad sin dueño. Es así que algunas ordenanzas, códigos y acciones municipales van y vienen, pero nada está claro ni son suficientes. Hace falta planificación, pensando en el presente y proyectándose al futuro. El pedemonte construido bajo las normas y requerimientos adecuados a las necesidades, puede convertirse en un gran lugar que aporte al turismo, el deporte y la recreación, con un manejo ecológico que sea ejemplo de ciudad/ciudadanía sustentable, para el bien común de todos los que nos servimos de ella, el Gran San Miguel de Tucumán. La urbanidad puede convivir con la naturaleza. Depende de la sociedad que la habita.

Cristina Leonor Royer

[email protected]

DÍA DE LA BANDERA

Hoy, 20 de junio, se cumplen 40 años de mi jura a la bandera, hecho acontecido frente al Edificio Libertad, en cumplimiento del servicio militar en la Armada Argentina. Hago pública esta evocación porque dicho acontecimiento fue lo más importante vivido por mí hasta ese momento de mi corta vida, pues tenía recién 20 años. La preparación en los días y el instante previo, que incluía los ensayos del desfile, la higiene personal (tales como el afeitado al ras, el corte de pelo prolijo y las uñas bien cortadas y limpias), los zapatos bien lustrados, más el traje de gala impecablemente limpio y planchado, se sumaron al orgullo de sentirme argentino, amante para toda la vida de mi patria y mi bandera celeste y blanca bajo juramento público. Todo esto convirtió a ese breve instante en uno de los sucesos más emocionantes e inolvidables de los 60 años de vida que tengo. ¡Salud, Argentina! ¡Salud bandera de mi patria!

Daniel E. Chávez

[email protected]

ABORTO (I)

Estoy a favor de la legalización del aborto, porque todo lo que sea legal termina masacrando lo clandestino; porque todo lo clandestino tiene hijos y entenados; precios y seguridad a la carta, según apellido o billetera. Estoy a favor de legalizar el aborto, desde una visión sanitaria y no religiosa, porque -insisto- no todos somos creyentes, como tampoco no todos somos ateos o agnósticos. Por consiguiente, no acepto que la Iglesia trate de imponer su punto de vista sobre el universo de un pueblo, una ciudad o una Nación. Sí le asiste el Derecho a fijar una posición ante sus seguidores o fieles, del mismo modo que a estos les asiste el Derecho a aceptar la misma o dar un paso al costado. En cuanto a la multitudinaria marcha que vimos en Tucumán y otros puntos del país en contra de la ley, estoy seguro de que ese Jesús del Madero habría convocado a una igual, pero -por ejemplo- ante cada caso de pedofilia clerical, ante cada hipócrita que antes acusaba a la mujer pobre de quedar embarazada con el único fin de “cobrar un Plan Social” y ahora la acusa de asesina por querer abortar; ante cada uno de esos cuantos diputados nacionales que militaron el rechazo a la Ley, pero cínicamente aprobaron leyes en perjuicio del pueblo, como la Reforma Previsional; o a favor del tarifazo, etcétera. El mensaje sería: “yo te dejo nacer, después, arreglátelas como puedas”. Mañana seguiré con mi vida; seguiré creyendo en Dios; seguiré aceptando la diversidad y seguiré bregando porque todas las mujeres reciban un trato digno y tengan iguales derechos que los hombres.

Javier Guardia Bosñak

[email protected]

ABORTO (II)

A los que creen en algo, en un superior, en la ley de la naturaleza. A los que tienen temor de Dios, del karma. A los que creen que existen varias vidas, espacios simultáneos en distintos tiempos, incluso al que vivimos, que estamos seguros que un hecho como abortar, puede traer consecuencias sobrenaturales e incluso una serie de fenómenos ya destinados, que no conocemos en su totalidad, se pueden caer en efecto dominó como consecuencia de meter mano donde no debemos. Para los que creemos que desafiar la vida, como lo es el hecho de alterar la genética y/o ADN significa jugar con la naturaleza que en sí es perfecta. Nosotros, como creyentes, debemos regresar a las verdades de las Escrituras. Independientemente de tu fe, de religiones, incluso en la falta de fe, debes conocer los principios que la Biblia nos dice sobre el aborto: 1. El plan de Dios para cada vida humana comienza antes del nacimiento. Sal.139:13: ”Porque Tú formaste mis entrañas en el seno de mi madre”. 2. La vida comienza en la concepción. “Escucha a tu padre, que te dio la vida” Prov. 23:22. El aborto es un asesinato: los diferentes métodos aplicados en el aborto son excesivamente dolorosos para el feto. La película “el grito silencioso” muestra al feto moverse con gestos de dolor durante el proceso. Su nombre surge de una escena en que el feto abre la boca, dando la apariencia de dar un grito, pero sin hacer ruido. Conclusión: cada vida es preciosa para Dios. Es nuestra obligación defender la vida en todas sus formas.

Valeria Cuadra Topa


Balcarce 2.640


San Miguel de Tucumán

EL LAGO ABANDONADO

Se logró, con apoyo de LA GACETA, que se limpie el lago San Miguel; hoy, nuevamente se lo abandonó. Al intendente le recordamos que nuestro preciado y amado lago San Miguel es parte del patrimonio de todos los tucumanos, es nuestra “carta de presentación” al mundo. Propiedad de generaciones de tucumanos y visitantes de otras provincias, está en un estado de total abandono nuevamente. La pregunta es ¿por qué la desconsideración de los que les corresponde hacer la limpieza, de las autoridades? ¿Será que el lago San Miguel no vota, no suma? Un manto verde y restos de toda clase de desperdicios (pañales, botellas, cartones y lo que se busque), cubren la superficie del lago en su totalidad. Recorriendo el contorno del espejo de agua, hay sectores donde se puede oler a la distancia la putrefacción del barro acumulado y mezclado con desechos orgánicos e inorgánicos, foco propicio para la proliferación de virus y bacterias dañinos, los cuales son pisados por los niños que, inocentemente, juegan a su alrededor o dentro del mismo. Los turistas comenzarán a venir a visitarnos, muchos pasarán por las entradas a San Miguel de Tucumán. Ese será el primer mal impacto de una ciudad totalmente descuidada, las entradas “dan pena”. Frente a la putrefacción del lago, casualmente, estaban jugando Las Leonas y el equipo de Estados Unidos (hockey femenino). Sinceramente, menos mal que no se cruzaron al Parque, si no tendrían que haberse puesto barbijos debido al mal olor que despide este amado y a la vez condenado al abandono lago San Miguel. Los ambientalistas y los vecinos pedimos a los gritos: por favor limpien. ¿Será mucho pedir?

Pedro Martínez

[email protected]

Comentarios