Piden preventiva para el taxista que atropelló a la manifestante

María Rosa Zelaya fue arrollada en una protesta frente a la plaza.

20 Jun 2018
1

ARCHIVO LA GACETA

“Él no aceleró ni muy fuerte ni muy despacio. La chica cayó hacia adelante de espadas y le pasó por el medio del cuerpo. Le dejó marcada la huella en la ropa, es decir, le pasó entremedio de las piernas, subiendo por el torso y por el hombro derecho (…) Entonces, nosotros lo corrimos. Él aceleró, pasó (el semáforo) en rojo y se fue del lugar”, relató Ramón Florencio Díaz.

Esta fue una de las declaraciones testimoniales, entre otras pruebas, que reunió el fiscal Washington Navarro Dávila durante la instrucción y que sustentaron el requerimiento de prisión preventiva por dos años para Ricardo Alberto Escobar, de 61 años, el taxista imputado por la muerte de María Rosa Zelaya.

El lunes 4 de este mes, la mujer fue arrollada cuando el conductor intentó pasar con su taxi entre manifestantes de la organización denominada 12 de Octubre, según la imputación. En su pedido, el fiscal señaló que el taxista se encontraba ofuscado, impaciente e insultando a las personas que participaban en la protesta, en la esquina de 25 de Mayo y 24 de Septiembre.

Bajo esas condiciones, el conductor aceleró su automóvil Fiat Siena de color blanco e impactó contra la humanidad de la víctima. En ese momento, Zelaya cayó al suelo y Escobar le pasó el auto por el medio del cuerpo, ocasionándole las lesiones constatadas luego en el informe forense.

En el pedido de prisión preventiva por “homicidio simple”, efectuado ante el Juzgado de Primera Nominación, la Fiscalía señaló que el taxista habría tenido intenciones de provocarle la muerte a Zelaya.

Tras el incidente, el chofer siguió camino por calle 24 de Septiembre. En la esquina con Moreno fue interceptado por manifestantes que lo habían seguido. En ese momento, efectivos de la Policía lo detuvieron.

Comentarios