El “Pistolero” quiere gatillar

20 Jun 2018
1

PURA FELICIDAD. Luis Suárez es el máximo artillero del seleccionado “Charrúa”. Reuter.s

ERIC DOBIAS | DPA - ESPECIAL PARA LG MUNDIALISTA

Uruguay apostará por el ataque ante Arabia Saudita y todos los ojos volverán a posarse sobre Luis Suárez. El máximo anotador histórico de la “Celeste” cumple hoy 100 partidos en el seleccionado y tiene claro que la mejor forma de celebrarlo sería marcar su primer gol en el Mundial de Rusia.

El rival invita a soñar: los saudíes sufrieron en su debut la mayor goleada del torneo, un 5-0 ante Rusia. Y el delantero estrella de Barcelona quiere volver a dar por fin titulares positivos en un Mundial tras su truculento final en Brasil 2014 por el mordisco a un rival y después de un estreno desafinado en Rusia.

En sus 99 actuaciones con la camiseta celeste, “Lucho” convirtió 51 goles y se ubica en el “top ten” de goleadores históricos sudamericanos en el séptimo puesto después de Pelé (77), Romario (66), Lionel Messi (64), Ronaldo (62), Gabriel Batistuta (54) y Neymar (53).

Su actuación ante Egipto no fue la mejor, pero eso no inquietó a Tabárez. Ni tampoco los diversos escándalos que protagonizó el “Pistolero” en su carrera: su cabezazo a un árbitro en 2003, la pelea con un compañero de equipo en 2007, un primer mordisco en 2010, un insulto racista a un rival en 2011 y, finalmente, el ya célebre mordisco al italiano Giorgio Chiellini en Brasil 2014.

“Ha madurado mucho”, afirmó el técnico, descartando nuevos problemas. Lo cierto es que esta versión de Suárez tiene poco que ver con la de Brasil.

Maduro y asentado

Más maduro, asentado en Barcelona, referente de los jóvenes en Uruguay y padre de una niña y un niño que le hicieron el primer regalo antes de jugar su partido centenario: visitarlo en Rostov del Don y fundirse con él en un abrazo.

Suárez sigue siendo Suárez. “Siempre dije que, a pesar de cambiar en algunos aspectos, mi forma de jugar va a ser siempre la misma, porque vivo así el fútbol. Soy así, a mí nunca nadie me regaló nada y he aprendido desde chico a disputar cada pelota en cada partido”, dijo.

El desafío de Rusia es diferente para el goleador. Se trata de ayudar a un Uruguay que comenzó prometiendo mucho, pero también de sacudirse por fin la imagen de “villano” del fútbol que ha venido acompañándolo. Un gol sería el comienzo. Marcarlo hoy en su partido aniversario, un guiño amable de la historia.

Comentarios