Cómo prevenir las intoxicaciones con monóxido de carbono

Las inhalaciones de este gas provocaron la muerte de más de 200 personas en 2017 y hubo más de 900 intoxicados.

18 Jun 2018

El año pasado unas 200 personas murieron en la Argentina por intoxicación con monóxido de carbono, según datos del Ministerio de Salud de la Nación.

Se trata de un gas que se produce por la combustión incompleta de materiales combustibles como la leña, el carbón, el gas, el kerosene, el gasoil y la nafta, por lo que está presente en las emanaciones de los vehículos y también durante el funcionamiento de cocinas, estufas, salamandras, fogonos, braseros, entre otros sistemas de calefacción hogareña.

Para prevenir intoxicaciones con esta sustancia -que el año pasado solamente afectaron a 976 personas en el país y en lo que va de 2018 provocó 63 casos de intoxicaciones- aquí van algunas precauciones que se deben tomar en cuenta en las viviendas:

Está prohibido el uso de cualquier artefacto que no sea de tiro balanceado en dormitorios y baños. Nunca dormir con estufas prendidas, salvo las que son de tiro balanceado.

Algunas de las advertencias que enumeran desde el Ministerio de Salud de la Nación, para evitar intoxicaciones con este gas, están la de verificar cada año que las salidas de la ventilación de las viviendas estén libres de toda obstrucción, lo mismo que controlar que las tomas de gas no tengan escapes.

Mantener siempre algún ambiente ventilado. Dejar al menos 10 centímetros abierta una ventana.

Revisar una vez por año por un gasista matriculado todo tipo de estufas, catalíticas, pantallas infrarrojas y salidas al exterior de aparatos calefactores.

Usar sólo artefactos con salida al exterior

Evitar el uso de braseros o estufas a querosén. Si no se puede hacer, apagarlo antes de dormir.

Nunca usar hornallas y/o el horno para calefaccionar. Es preferible abrigarse con más ropa.

Al encender el automóvil verificar que el garaje esté ventilado.

Cuando se usan grupos electrógenos, deben colocarse al aire libre y no dentro del domicilio.

Observar que la llama de gas sea siempre de color azul. La llama amarilla o anaranjada es signo de mala combustión y generación de monóxido.

Si usa brasero o estufa a kerosene, apagarlos fuera de la casa antes de irse a dormir. No dormir con dichos artefactos encendidos.

No instalar calefones en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.

En baños, dormitorios y ambientes cerrados solamente instalar artefactos con salida al exterior (tiro balanceado).

Controlar anualmente las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa.


SÍNTOMAS DE LA INTOXICACIÓN POR MONÓXIDO DE CARBONO

Dolor de cabeza.

Náuseas o vómitos.

Mareos, acompañados de cansancio.

Letargo o confusión.

Alteraciones visuales.

Desmayo o pérdida de conocimiento.

Convulsiones.

Estado de coma.


Comentarios