Usan inteligencia artificial para recuperarle la voz

Un periodista norteamericano sufrió una extraña enfermedad, pero la tecnología lo ayudó.

17 Jun 2018

Por una extraña enfermedad quedó mudo, pero la tecnología le ayudará a volver a trabajar en la radio. El periodista radial estadounidense Jamie Dupree, volverá a su rutina, gracias a la inteligencia artificial (AI), tecnología que usaron desarrolladores para devolverle la posibilidad de hablar.

Desde hace 30 años el reportero trabaja para Cox Media Group cubriendo temas políticos desde Washington. En 2016 comenzó a tener problemas para hablar hasta que enmudeció.

El año pasado, la Clínica Cleveland diagnosticó su enfermedad como distonía protruyente de la lengua, una afección neurológica que hace que la lengua sobresalga involuntariamente y que la garganta se cierre cuando el cerebro envía la señal para hablar. La condición es extremadamente rara, hay poca comprensión de la causa y ningún tratamiento conocido, según informó el portal AJC y lo anunció la agencia Télam.

La condición de Dupree llamó la atención de CereProc, una compañía escocesa que crea tecnología de texto a voz, para lo cual necesitan tener registros del habla de la persona. Por eso usaron las grabaciones de audio del periodista logradas durante sus años de aire radial.

El mes pasado el periodista abrió su computadora, escribió su primera oración que fue leída por la portátil: “Mi nombre es Jamie Dupree. Esta es mi nueva voz “.

Así que a partir del lunes, él estará de vuelta en la radio con su nueva voz, llamada Jamie Dupree 2.0. Sus informes desde Washington serán pronunciados por la creación sintetizada de CereProc.

“La voz no es perfecta. A veces suena robótica ... Pero puedo escucharme a mí mismo en esas palabras. Y creo que los oyentes también podrán escucharme”, escribió el profesional.

La firma CereProc tiene un sistema de inteligencia artificial que puede generar una voz en pocos días. Por lo general, para crear una voz para alguien, el individuo necesita leer un guión durante 30 horas para recopilar suficientes datos, algo que no pudo hacer el periodista, por eso se usaron sus archivos de audio radiales.

Comentarios