Faltaba agua, pero el agricultor se lanzó a sembrar esperanzado

En Tucumán hay 20.000 ha con garbanzo. Semillas de calidad y buenos precios.

16 Jun 2018
1

OPTIMISMO. Los productores confían en que habrá buenos rendimientos.

La siembra de garbanzo invernal tampoco fue favorecida desde el punto de vista hídrico, ya que en muchos lotes la cantidad de agua acumulada en el perfil del suelo (1,5 m de profundidad) no llegó a los 100 mm de agua útil. Sin embargo, muchos productores decidieron sembrar garbanzo en lotes que presentaron menos cantidad de agua acumulada. Todo esto sucedió debido al errático comportamiento climático que se dio durante fines del verano y al principio del otoño, cuando las lluvias fueron muy irregulares o nulas, lo que perjudicó la acumulación de agua en el perfil para los cultivos invernales de la provincia. Igualmente, la siembra se realizó ya que las lluvias finalmente aparecieron.

Recomendaciones

La semilla utilizada al momento de la siembra fue de buena calidad, y el precio de la misma rondó entre U$S 500 y U$S 800, según el calibre; esto lo diferencia de campañas anteriores, donde los precios eran mucho más elevados.

A pesar de toda esta situación de la falta de humedad en el suelo, se estima que se sembraron en nuestra provincia alrededor 20.000 hectáreas. En la provincia vecina de Salta alrededor de 15.000 ha, y unas 45.000 ha en Córdoba, provincia que sufrió estrés hídrico entre los meses de marzo y abril.

El resto de las provincias: sur de Catamarca, Santa Fe y Buenos Aires, se sumarían con unas 30.000 hectáreas.

Con respeto al cultivo, la Eeaoc recomienda que, para un adecuado manejo de malezas, es necesario hacer un buen barbecho químico, siendo la mezcla más usada glifosato + 2,4- D, a la cual se agregan otros herbicidas para el control de problemas especiales tales como “soja guacha emergida” y Parietaria sp. (metsulfuron) o Malva sp. (fluroxipir). Con respecto a los herbicidas residuales, los más frecuentemente usados en el garbanzo son pendimentalin (2 l/ha), imazetapir (0,5 l/ha), prometrina (2 l/ha) y metribuzin (0,5- 0,75 l/ha). El barbecho y los pre-emergentes siguen siendo la clave para el manejo de malezas en el cultivo de garbanzo, ya que la disponibilidad de pos-emergente para el control de hoja ancha no son demasiados.

Al momento de la siembra, es importante proteger la semilla con productos funguicidas e insecticidas. Esto es importante ya que es un cultivo que tarda varios días en germinar (12 días o más) y es por ello que está expuesto, bajo la superficie del suelo, a la acción de insectos y agentes patógenos.

Además, la semilla debe ser de buena calidad, buen PG (por encima del 80%), que esté debidamente identificada y clasificada por su calibre. La inoculación también es una práctica recomendada, que demostró tener ventajas para este cultivo ya que favorece un mejor desarrollo de los nódulos fijadores de nitrógeno, que muchas veces se ve reflejado en el rendimiento.

Es de esperar que ocurran algunas precipitaciones durante los días venideros, lo que favorecerá el desarrollo del cultivo, que si bien en los primeros estadios presenta un crecimiento muy lento, pero, le permite al cultivo poder resistir las heladas no muy severas; siendo los momentos más sensibles en la floración y fructificación.

Comentarios