“Buscamos los sonidos de nuestra raíz”

La voz potente de “El Indio” Rojas en escena endulza el tono para hablar de su proyecto.

12 Jun 2018
1

IDENTIDAD. Lucio El Indio Rojas encarna el canto del Chaco salteño. Prensa El Indio Rojas.

Termina el show y Lucio El Indio Rojas se baja del escenario y -sin descanso- se sienta a atender los medios, uno por uno. Después de los canales de TV sigue LA GACETA.

“Hace dos meses nos encerramos a armar este disco. Fue mucho tiempo de trabajo. Estábamos convencidos de lo que queríamos mostrar, desde la imagen y el sonido. Los temas reflejan de dónde venimos y quiénes somos: eso es lo fundamental. Buscamos los sonidos de nuestra raíz, de lo primero que escuchamos en el monte. Después, lógicamente, armamos un espectáculo lleno de detalles desde lo escénico, lo tecnológico, a través de las imágenes de pantalla y sobre todo en el sonido. La banda es grande, y cuando uno escucha bombo legüero, el violín y el acordeón, parece que estás en el Chaco salteño. Cuando aparecen el piano, el bajo y la batería se arma otro sonido, que nosotros tratamos siempre de equilibrar”, explica sobre el proyecto “Soy del monte”.

- En poco tiempo tenés un público seguidor que, evidentemente, necesita volver a las raíces.

- Tiene que ver con cómo uno lo muestra. Yo me siento cantor de chacareras. Cuando me piden una canción yo les digo: “te puedo cantar una zamba de amor”. Como Jorge es baladista (es el mejor) me piden baladas, pero no me siento cómodo ni con mi voz ni con mi forma de ser. Soy feliz cuando canto una chacarera, desde los primeros acordes me dan ganas de salir a bailar: eso lo hice toda mi vida. Allá, en el Chaco salteño, hemos crecido con esos sonidos. Nosotros antes de cantar éramos bailarines, pero bailarines del monte. Allá primero sos bombisto o tocás violín, la guitarra no existe, pero sí el cantor de coplas. Es lo que nosotros mostramos. Alfredo Rojas, por ejemplo, es el auténtico cantor de coplas del monte, así como el vallisto, que se conecta visceralmente con su forma de ser, de sentir, y con la naturaleza. Eso es lo que disfrutamos y rescatamos porque lo conocemos. Para juntarme con mis compañeros de escuela tengo que ir a la comunidad chorote La Merced, donde crecí. Cuando hablo de un pueblo originario conozco su esencia, su forma de vida.

-¿Cómo se reparten las tareas los Rojas?

- En este trabajo Jorge es el productor general; es muy detallista y trabaja en todo, hasta dirige las cámaras. Nos hizo ensayar primero con la banda, después con los bailarines, con todo el grupo, cantando solo, buscando contenidos de la pantalla, que diga quiénes somos y de dónde venimos. En las giras yo trabajo en la logística de cada uno de nosotros. En la composición también priorizamos los temas propios. En la composición manda Alfredo: componiendo chacareras y zambas describe el lugar y a través de la música te lleva ahí. Él compone para cada uno: para la voz de Jorge o para la mía. Sabe escribir de una forma muy natural y muy sencilla. Yo más ayudo en la música, y Jorge es un gran letrista.

-¿Cómo se arma el sonido de la banda?

- Tony Serrano, que es catamarqueño, ya venía trabajando con nosotros: tremendo músico; Lautaro Rojas, hijo de Jorge, percusionista, conoce muy bien el sentimiento por los cueros de los bombos legüeros. El violinista es del monte; tiene 20 años, se está perfeccionando. El guitarrero es también gran cantor, compositor: yo hago temas de él. El pianista aporta los momentos especiales; el bajo da la base de la banda, y la batería, el carácter. La banda fue consolidando un sonido especial donde predominan las chacareras del monte. En un huayno, un carnavalito o una saya están los sonidos de arreglos de piano, el bajo y la batería crecen mucho, pero siempre en equilibrio.

El Indio dice que ha establecido una relación de cariño con los tucumanos: “la última vez que estuve en Tucumán fue en la peña con Los Huayras. Voy a ir a tocar como solista en Famaillá. Estamos trabajando para ir al Atahualpa, y estamos viendo de ir con Los Rojas también, porque son el cable a tierra de la familia”.

Comentarios