Los caminos de La Rioja hicieron sufrir a los tucumanos aunque todavía queda lo más difícil

10 Jun 2018
2

ASISTIDO A GRAN VELOCIDAD. El Peugeot 208 MR de Padilla sufrió un fuerte golpe que lo dañó, pero en media hora el equipo Baratec lo dejó en buenas condiciones. fotos de marcelino mercado

“Es lo más duro que corrimos este año.” Así de taxativo fue Gerónimo Padilla sobre el primer día de competencia en La Rioja. La cuarta fecha del Rally Argentino presentó un alto grado de hostilidad para las máquinas. El Ford Fiesta MR de Federico Villagra fue el que mejor las combatió y es el líder general.

Padilla, que finalizó 6° en la general y 5° en la clase Maxi Rally, va primero en el torneo y, como tal, es referente. “Hoy me pasó a mí, mañana le puede pasar a cualquiera”, insistió sobre los duros caminos riojanos. El yerbabuenense tomó mal un lomo porque la visibilidad estaba reducida por el polvo y el Peugeot 208 quedó herido. “Nos daban por abandonados, pero el equipo hizo un enorme trabajo”, destacó “Gero”.

La advertencia vale para todas las categorías. Así que el resto de los tucumanos no pueden confiarse, ni tampoco perder la fe. Pablo Morán, entonces, tiene que estar atento para defender el primer puesto de la RC5. “Tenemos una diferencia. Podemos especular en algún lugar complicado y tratar de pasar un poco más despacio, pero siempre la idea es ganar la etapa”, sintetizó el concepcionense. Morán tiene más de 21” de ventaja sobre el cordobés Adrián Sánchez a quien quiere arrebatarle la cima del campeonato.

Por su parte, Ernesto Lord pasó un día inicial muy diferente a la fecha pasada, en la que rompió motor apenas empezó. Y puede, no sólo estar en el grupo de los que deben mantenerse, sino también entre los que pueden ascender. “En el primer tramo cuidamos el motor porque, por precaución, le bajaron potencia. El equipo la aumentó y en el segundo achicamos mucho la diferencia; al último especial lo gané”, contó el piloto de la RC2 que está tercero. El líder es Luis Arceluz.

Mucho más complicada fue la situación para Enrique García y Maximiliano Mateo, quienes deberán ampararse en la reflexión de Padilla de que en La Rioja nada está dicho. “Fue muy duro. Fuimos muy tranquilos para poder terminar”, reconoció Mateo que quedó 10° en la RC5. Un puesto más atrás finalizó García, con Renault Clio. “Sufrí, pero sigo en carrera. Rompimos dos gomas y eso nos complicó.” En tanto, Ricardo Collado (Junior, rotura de precap) y Andrés Reginato (RC2, rompió caja) se reenganchan hoy.

Comentarios