Cartas de lectores

10 Jun 2018

Amar en vez de matar 

Con motivo del debate por la despenalización del aborto es incomprensible la insensatez de muchas personas. No se dan cuenta de que abortando están asesinando a un ser humano en gestación. Que ese ser humano es más excelso y sublime que nos regala Dios y la vida. El aborto que tanto pregonan las convierte en criminales, es un hecho detestable y monstruoso. Hay consideraciones científicas con las que pretenden justificarlo, pero la razón, que es única e indudable logrará imponerse. Preguntémosle a cualquier madre su mataría a su hijo. La respuesta es obvia: un hijo no se mata, se ama. 

Miguel Ángel López
Barrio Las Acacias
Yerba Buena 

Líquidos cloacales 

Cada día, cuando regreso de mi trabajo, atravieso un “lago” de líquidos cloacales ubicados en la intersección de la calle Santiago del Estero y pasaje José Frías, que drena sus aguas hacia la calle Don Bosco. Tras atravesar aproximadamente una cuadra completamente mojada, debo sortear otro abundante drenaje, de la misma composición, en la intersección Juan José Paso y Avenida Mate de Luna, pérdida drenada hacia Avenida Ejército de Norte, que contamina la entrada de la estación de Servicio YPF ubicada en la esquina. Lo que llama la atención es que este problema sigue sin ser resuelto hace varios meses. ¿Será un problema que “no tiene solución” y los vecinos del lugar están “condenados para siempre” a soportar esta situación aversiva? Las frecuentes pérdidas de agua potable en la vía pública de nuestra ciudad evidencian simplemente el derroche de una valioso elemento que todos debemos cuidar; la permanencia crónica de aguas servidas, además de ser molestas por el olor nauseabundo, implican un riesgo importante para la salud de la población y una falta de respeto hacia el contribuyente. 

Alejo Grosse
Quito 2.594
Yerba Buena
[email protected] 

Lo bueno merece ser destacado 

Hace unas semanas tuve que abrir un expediente ante el Instituto de Previsión y Seguridad Social de Tucumán (Ipsst) para gestionar un medicamento de alto precio recetado en un Centro de diálisis, ubicado en calle Rondeau al 500, a mi hermano, quien cuenta con la cobertura del Subsidio de Salud. El expediente fue derivado al Centro de Calidad de Vida del Ipsst, lo que me llevó a acudir en varias oportunidades a esa dependencia ubicada en Monteagudo al 300. Con esta carta quiero destacar la excelente atención que recibí y la que pude observar con las demás personas que acuden a ese Centro de Calidad de Vida. En mi caso particular, quiero destacar la fina atención del jefe de Farmacia. El expediente fue resuelto favorablemente y con una cobertura del ciento por ciento. Creo que las cosas que se hacen bien hay que destacarlas. Ojalá en todas las reparticiones publicas los ciudadanos seamos objeto de tan buen trato y de tanta celeridad en resolver un tramite, especialmente cuando se trata de cuestiones de salud de un familiar. 

Rafael Horacio Cruz
José Manuel Estrada 772
San Miguel de Tucumán
[email protected] 

Jubilaciones de privilegio 

El presidente Mauricio Macri quiere revisar los regímenes especiales laborales y las jubilaciones de privilegio. Sostiene que “una sociedad más justa significa que todos trabajemos la misma cantidad de horas, la misma cantidad de días y la misma cantidad de años”. El sistema previsional nacional tiene regímenes especiales y se los califica de “privilegio”, pero no lo son. Los que realizan tareas penosas o insalubres se jubilan a menores edades porque tienen menores expectativas de vida. La docencia es un ejemplo de ello, con la salvedad que realizan aportes sobre el sueldo del 13% en lugar del 11% del régimen general. El titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, explicó que “los docentes tienen la potestad, y así lo indica la ley, de poder jubilarse antes que los del régimen general, ya que su tarea es altamente considerada y su responsabilidad al estar, día a día, al frente de alumnos conlleva un grado de desgaste mayor o igual a otros trabajos que hoy están considerados dentro de los regímenes especiales”. El régimen previsional docente nacional, que comprende a quienes trabajan en establecimientos privados y públicos, establece que los varones se jubilan a los 60 años y las mujeres a los 57 años con 25 años de servicios, de los cuales 10 como mínimo, continuos o discontinuos, deben ser al frente de alumnos. En contrapartida los docentes activos aportan 2 puntos porcentuales por encima del aporte general para financiar esa jubilación especial. O sea les descuentan el 13% sobre el sueldo, en lugar del 11% sobre la totalidad del sueldo porque el aporte personal no tiene tope. A la hora de jubilarse, si cumplen esos requisitos, el beneficio es del 82% móvil de la remuneración mensual al momento del cese laboral. A los efectos jubilatorios se considerarán todas las remuneraciones que el docente perciba regularmente La movilidad se aplica dos veces por año en base al índice Ripdoc (Remuneración Imponible Promedio Docente), que elabora el Ministerio de Trabajo. Según informaciones, el Régimen Docente tiene 428.000 aportantes y 142.000 jubilados y pensionados, con un haber bruto en promedio de $ 28.900 mensuales, de los cuales el 40% percibe menos de $ 17.000 brutos. Lo correcto, por último, es la jubilación a los 25 años de servicios sin límite de edad. El privilegio es el caso de las asignaciones vitalicias mensuales para ex presidentes, ex vicepresidentes, miembros de la corte y arzobispos que superan los $ 240.000. 

Pedro Pablo Verasaluce
[email protected] 

Situación crítica de nicaragua 

Desde que hace unos dos meses, miles de nicaragüenses se echaran a las calles para protestar contra la reforma del sistema de pensiones, la situación en el pequeño país centroamericano no ha hecho más que empeorar. En estos últimos días se han reavivado los enfrentamientos, que dejan ya una escalofriante cifra personas muertas desde que comenzaran los disturbios. Mientras el Ejecutivo del presidente Daniel Ortega pone buenas palabras encima de la mesa, sigue dando órdenes para recrudecer la represión en la calle. Las protestas ciudadanas, más que contra una determinada política social del Gobierno, son en realidad una manifestación de hartazgo contra el régimen sandinista, que, con la eterna excusa de liberar a los oprimidos, ha acabado por atropellar los derechos fundamentales y las libertades a su antojo. El propio Ejército ha declarado que no piensa apoyar la represión desatada por el gobierno de Ortega, que se queda cada día más solo. 

Enric Barrull Casals
[email protected]

Mea culpa de un tucumano 

Cierta vez, siendo yo un joven de 30 años (actualmente tengo 60) fui a hacerme atender con una oculista. La señora era muy linda, tenía unos ojazos azules que hacían suspirar. Me hizo sentar frente suyo, que apoyara el mentón en un aparato, y me miró a fondo los ojos. Antes de retirarme, le di las gracias por la atención y le dije que era la primera vez que una mujer me miraba tan profundamente a los ojos. La señora me respondió con un silencio mortal y sin el menor signo de agrado por lo que yo le había dicho. Y fue obvio lo suyo, porque mi broma había sido de muy mal gusto y de mucho atrevimiento, ya que no tenía ninguna confianza con ella para decirle eso. Pero esto es muy propio de la mayoría de los tucumanos. Nos creemos pícaros (y así nos va también), tomamos todas las cosas en broma como si todo fuera motivo de risa, y con nuestra mala conducta hacemos ostentación de la pésima educación que tenemos. Salvo una ejemplar minoría, promocionamos nuestras malas actitudes, nuestros malos gestos y no hacemos el menor esfuerzo por superarnos para comunicarnos, relacionarnos y vivir mejor. Yo mismo me considero insolente en lo que a esto se refiere y hago mi mea culpa. Porque siendo un ávido lector y pasándome horas escribiendo, no hablo como leo o escribo para aportar con una mejor dicción una leve mejora siquiera a lo que critico. Hace unos días justamente, me hallaba caminando alrededor de una plaza y un amigo que se encontraba allí, me dijo: “Qué querí bajá que caminá tanto”, ya que peso 70 kilos. A lo que, tocándome el abdomen, respondí: “lo precio, que má”. 

Daniel E. Chavez
Pje. Benjamín Paz 308
San Miguel de Tucumán
[email protected] 

Luces bajas obligatorias 

En su edición del 5 de junio, LA GACETA hizo saber que en la capital, por disposición municipal, es obligatorio el uso de luces bajas. La accidentologia es una ciencia y desconozco los estudios que se hicieron en nuestra ciudad, para concluir que con esta medida se reducirán los accidentes de tránsito A mí entender, no se tiene en cuenta que el tránsito es un sistema dinámico, compuesto por tres factores. A) El humano (conductores, pasajeros, peatones). B) El Vehículo. C) El camino. Para que la triada funcione correctamente, debe estar en equilibro. El componente fundamental es el humano, ya que por su conducta puede incurrir en diversas figuras. 1) Impericia conductiva. 2) Imprudencia. 3) Negligencia. 4) Inobservancia de las normas. Ante este panorama, los controles eficientes y la educación vial son instrumentos esenciales, si se pretende reducir o eliminar los accidentes de tránsito.. El artículo 9 de la Ley 24.449 de Tránsito y Seguridad Vial, en el “punto c”, expresa que debe hacerse difusión y aplicación permanente de las medidas y formas de prevenir accidentes. En la capital y en la provincia, en la práctica, no se hace nada de lo que la ley exige: no hay una política de Estado, ni acciones sistemáticas y permanentes sobre un tema tal vital. Lo más grave es que, a la fecha, no se observan indicios de cambio. Los otros factores como el camino, con su falta de señalización vertical-horizontal, pavimentos deteriorados y vehículos en mal estado, también aportan los suyo para la ocurrencia de los accidentes viales que tanto lamentamos. Los accidente fatales y con victimas graves que ocurrieron en la provincia y en la capital, tuvieron como protagonista a la alta velocidad de circulación. No creo que por llevar encendidas luces bajas, se reduzcan las velocidades. Hay otras prioridades para prevenir accidentes y no son atendidas. 

Juan F. Segura
Pasaje Baaclini 675
San Miguel de Tucumán
[email protected]

Comentarios