La economía se vuelve colaborativa para proveer energía

David Trejo y “Nydro”, la plaforma pensada para desarrollar proyectos de energías renovables.

09 Jun 2018
1

DAVID TREJO: siempre quiso trabajar “con alguien” y no “para alguien”. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI.

Lo que David Trejo Pizzo (27 años) siempre supo fue que no quería trabajar “para alguien”, sino “con alguien”; que por tradición familiar y por ADN se iba a dedicar a cuestiones relativas a la electrónica; y que sus tiempos son los de la cultura colaborativa y multidisciplinaria. Nacido en Pico Truncado, Santa Cruz, David, que es ingeniero electrónico (Universidad de Palermo (Buenos Aires), ha creado con un equipo multidisciplinario la plataforma colaborativa para el desarrollo y provisión de energías renovables a sectores vulnerables Nydro. Eso lo ha convertido en una “figura en ascenso” en el mapa de los desarrolladores tecnológicos de la Argentina. De paso por Tucumán (estuvo en la semana de la ingeniería que organizó la UTN), explicó qué es esta plataforma con la cual ganó Impactec, concurso que premia las startups con base tecnológica e impacto social más innovadoras de Buenos Aires.

- ¿Qué es Nydro?

- Es una plataforma que pensamos para financiar proyectos colectivos de energías renovables. Por ejemplo, querés poner un techo solar en tu casa, y te cuesta 8.000 dólares. Y eso te dará el 60% de la energía de tu casa. Pero si lo queremos financiar, y terminás pagando una factura plana a Nydro todos los meses durante 10 años, adicional a la factura de luz, y después de ese tiempo esos paneles son tuyos.

- ¿Es un desarrollo tanto tecnológico como financiero?

- Tenemos dos patas: una tecnológica, en la que estamos desarrollando un sistema de transmisión y una red eléctrica para llevar electricidad e internet a los lugares en los que no hay nada. Y encaramos la pata de financiamiento porque nos dimos cuenta de que hay un problema en la Argentina; nosotros siempre recurrimos a financiamiento internacional para estos proyectos. Pero en este país hay muchos recursos...

- ¿ A quién le interesaría financiar a los sectores vulnerables?

- A mucha gente, porque encontramos la forma de que sea un negocio y una estrategia “win win” (ganar-ganar) para los dos. Supongamos que tenés 100 dólares. Este es un proyecto colectivo donde el techo solar para una escuela de Tucumán sale 10.000 dólares. Se publica, y no es una sola persona la que necesariamente va a invertir, son muchas. Es una financiación colectiva en la que muchas personas van a poner poquito dinero. Cuando se junta todo el dinero, se empieza a pagar la electricidad, sea en pantallas solares, techos solares o pequeños generadores verticales que se pueden instalar en el patio de la casa. ¿Cuál es la clave de esto? Vos vas a estar financiando un proyecto en dólares, pero vas a poder pagarlo en pesos. A vos, inversor, te vamos a dar la opción de devolverte en criptomoneda, que va a estar atada al precio del dólar, con lo cual no vas a perder. Ya estamos con prototipos en Eduardo Castex, en La Pampa, y estamos hablando con la ong Techo.

La idea es: van a hacer 50 casas, nosotros les vamos a proveer lo necesario para conectar esas casas con techos solares y para que puedan compartir internet y electricidad.

- ¿Cómo convencer al potencial inversor de que vale la pena apostar a la criptomoneda?

- Vamos a empezar con pequeños grupos de personas que ya conocen las ventajas: pagás menos impuestos y hay menos intermediarios. La criptomoneda es una moneda que te da libertad financiera.

-¿ Cuál fue el principal desafío que tuvieron que sortear al desarrollar Nydro?

- El financiamiento; por eso decidimos trabajar en eso. Porque la tasa bancaria es altísima, y no vas a sacar un crédito para instalar paneles solares. Como no somos un banco, armamos un diseño realista.

- ¿Se podrá comercializar la energía excedente?

- Sí, forma parte de nuestro proyecto. Estamos buscando la forma, mediante determinadas tecnologías, de que, si tenés excedente de electricidad, la puedas volcar a la red. Por ejemplo, una de las casas de Techo, si no usan la electricidad durante el día, que la usen a la noche; o que la puedan vender. Otro desafío es la tecnología. Hay muchas cosas que son importadas y nuestro desafío es agregar valor haciéndolas acá.

Comentarios