¿Qué tenés que hacer cuándo se pierde o se encuentra una mascota en la vía pública?

Tres especialistas explican cómo salir a buscar las mascotas perdidas. La importancia de ofrecer recompensa.

05 Jun 2018
1

UN MÉTODO EFICAZ. Aunque ahora se usan las redes sociales, los carteles en la calle suelen dar buen resultado.

A LA CUCHA | EL RINCÓN DE LAS MASCOTAS

Cuando Carolina García Cazarian se dio cuenta de que su pequeña Gudi, una caniche, no estaba en casa, la desesperación se apoderó de ella. Durante tres días, en los que ni siquiera pegó un ojo, la buscó por todos lados, distribuyó carteles, le preguntó por ella a cada persona que veía y hasta publicó un aviso clasificado en LA GACETA. Hizo de todo hasta que se enteró que, en realidad, le habían robado su mascota. Finalmente, tuvo que pagar un rescate.

Después de esa experiencia, Carolina abrió un grupo en Facebook con el que intenta ayudar a las personas que pierden sus mascotas, algo que ocurre con frecuencia en Tucumán. Claro que gracias a las redes sociales, ahora es mucho más fácil encontrar perros y gatos. Antes, si una mascota se perdía, sólo quedaba recorrer a pie o en auto las calles día y noche y pegar carteles.

Al igual que Facebook, Whatsapp también se ha convertido en una gran ayuda a la hora de buscar un animal extraviado. Igual, los rescatistas y las cadenas mascoteras recomiendan no perder el sentido común y apelar también a las viejas técnicas.

Si bien el ABC para los dueños de mascotas es cuidarlos y que siempre cuenten con medallas de identificación, no sucede esto en la gran mayoría de los casos. Y en tiempos de crisis hay quienes se aprovechan de la situación: cada vez hay más casos de robos de animales y pedidos de recompensa, sostienen las rescatistas tucumanas.

¿Qué es lo más efectivo para hacer cuando se pierde una mascota?

“Lo más importante es tomarle fotos, hacer letreros para pegar y repartir en la zona. Además, se debe publicar en la mayor cantidad de redes sociales. Estas son efectivas cuando se ponen datos concretos. Pero casi nadie hace eso: ponen una imagen y se dedican a hablar de sus sentimientos. No alcanza decir que lo extrañan, hay que actuar con más frialdad: poner dónde se perdió, cómo es, la edad, etcétera”, expresa García Cazarian, administradora de “Perros perdidos Yerba Buena-Tucumán”. Agrega que siempre está bueno ofrecer recompensa. “Si alguien encuentra un animal y no lo devuelve hay que dar por sentado que busca dinero”, sostiene.

Alejandra Palermo, presidenta de la fundación Cadena Mascotera Tucumán opina que todo vale a la hora de buscar: carteles en los postes y quioscos, salir a preguntar a la gente y difundir en las redes sociales. “También está bueno ofrecer recompensa; aunque sean $ 500; suman. Mucha gente roba mascotas esperando algo de dinero y si no hay recompensa las tiran en la calle o en alguna villa y no se las ve más”, sostiene.

¿Hay diferentes señales para diferenciar un perro perdido de uno que vive en la calle?

“El perro perdido está desorientado y en estado de shock. El de la calle es canchero, amigable. Sabe cruzar las calles. Busca cariño en la gente”, especifica García Cazarian. “Si vemos un animal así (desorientado), hay que sacarle fotos inmediatamente y publicar en las páginas de mascotas perdidas”, sugiere.

“Un perro perdido está bien cuidado. Camina jadeante, agitado y mirando a todas direcciones porque busca algo que lo oriente en el retorno a su casa”, describe Noelia Tacacho, rescatista y fundadora de Lola Polola.

¿Cuáles son, en general, las causas por las que se pierde una mascota?

“En la mayoría de los casos por irresponsabilidad o descuido de los dueños (se olvidan el portón abierto, por ejemplo) o porque confían demasiado en que sus mascotas saben ir y volver y las dejan sueltas. Los perros que más se extravían y los que más roban son los caniches: son chicos, fáciles de manejar y esconder y extremadamente dóciles”, explica.

¿Suelen reencontrarse los dueños con sus mascotas?

“Lamentablemente no. Sólo los que se mueven muchísimo los encuentran”, comenta Palermo.

El tiempo, fundamental

“Cuando se pierde un perro el tiempo es fundamental. Las primeras horas son cruciales para buscar a pie en la zona. Digo y recalco a pie, porque un perro perdido no está siempre a la vista sino escondido en un arbusto o recoveco”, comenta Tacacho.

“Mientras tanto hay que ir difundiendo en la mayor cantidad de redes sociales con información precisa de las característica del animal, zona de extravío y teléfono de contacto. Las pegatinas también sirven. Estas técnicas son efectivas cuando se hacen en conjunto”, detalla. En general, no hay final feliz, dice Tacacho. “El can no vuelve a su casa y termina convirtiéndose en un callejero más que, lamentablemente, tiene todas las de perder ya que no sabe sobrevivir en condiciones extremas”, precisa. Y dice que la mejor forma de evitar un momento tan angustiante para el perro y sus dueños es identificarlos bien. “Una chapita con teléfono- no dirección- ahorra horas de incertidumbre”, aconseja.

por qué se desorientan
a veces a los perros no les alcanza con el olfato 
El 90% de los perros que se pierden son los de raza, afirma la rescatista Noelia Tacacho. “Los dueños confían y creen que sus mascotas se saben orientar, pero no es así. Resalta que el animal no tiene un GPS. “Aunque vaya a dar una vuelta a la manzana puede perderse. Ellos se valen por su olfato, pero este muchas veces es interferido por químicos. Las emisiones de los caños de escape le impiden rastrear los olores conocidos. Hay otros factores que terminan desorientando al animal. Por ejemplo: una jauría que lo corretea y lo hace andar sin rumbo, autos que estuvieron a punto de chocarlo y entonces el animal queda descolocado y empieza a escapar sin rumbo”, describe Tacacho. Agrega que el caso de los gastos es más complicado. “Aparte de que su ruta es más versátil que la del perro (por ejemplo, techos) corren el riesgo de ser atacados por otros gatos o por canes. Lo mejor es dejar su litera en el patio; ellos reconocen el aroma de su baño a kilómetros”.

>Por qué se desorientan
A veces a los perros no les alcanza con el olfato

El 90% de los perros que se pierden son los de raza, afirma la rescatista Noelia Tacacho. “Los dueños confían y creen que sus mascotas se saben orientar, pero no es así. Resalta que el animal no tiene un GPS. “Aunque vaya a dar una vuelta a la manzana puede perderse. Ellos se valen por su olfato, pero este muchas veces es interferido por químicos. Las emisiones de los caños de escape le impiden rastrear los olores conocidos. Hay otros factores que terminan desorientando al animal. Por ejemplo: una jauría que lo corretea y lo hace andar sin rumbo, autos que estuvieron a punto de chocarlo y entonces el animal queda descolocado y empieza a escapar sin rumbo”, describe Tacacho. Agrega que el caso de los gastos es más complicado. “Aparte de que su ruta es más versátil que la del perro (por ejemplo, techos) corren el riesgo de ser atacados por otros gatos o por canes. Lo mejor es dejar su litera en el patio; ellos reconocen el aroma de su baño a kilómetros”.

Comentarios