Hinchas “santos” viven la previa a puro nervio; fanáticos “decanos” les hacen el aguante

02 Jun 2018 Por Miguel Eduardo Décima

Desde el mismo momento en que Germán Delfino ordenó el final del primer duelo de la serie final del Reducido de la B Nacional, los hinchas de San Martín ya empezaron a vivir la revancha. Con el correr de los días, la adrenalina los fue invadiendo, a la espera de que llegue el momento para que empieza rodar la pelota.

¿Cómo esperan los fanáticos “santos” esta instancia decisiva para el club? LG Deportiva salió a la calle a buscar respuestas y se dio con algunas sorpresas. Una de las singulares imágenes del frío viernes en el “Jardín de la República” fue encontrar a Jorge Juárez ataviado con una campera con el escudo de San Martín, y a su amigo Marcelo Páez con otra campera, pero con la insignia de Atlético. Ambos empleados municipales estaban trabajando en la plaza Independencia pero enfrentaron gustosos las preguntas.

“Nos divide una camiseta, pero nos une una amistad de toda la vida. Lo mejor es que nos respetamos y cada uno celebra o sufre la actualidad de su equipo”, señaló Juárez. Páez se sintió reconfortado por la alegría de su amigo, pero se tomó su “tiempito” para lanzarle una chanza. “Están (los hinchas de San Martín) ansisos por festejar pero nosotros desde hace varios años que estamos de fiesta”, dijo con una sonrisa socarrona.

Al final, la amistad asomó como más fuerte que el amor por distintas camisetas, y hubo deseos de buena suerte de parte del “decano”, mientras el “santo” sólo atinaba a agradecer... y a sonreír con algún nerviosismo.

En la zona también estaba César Cardozo, un famaillense que es “santo” desde la cuna y que también estaba con amigos fanáticos de Atlético: Rodolfo Reynoso y Diego Méndez. “No tengo dudas, San Martín va a ganar por lo que aporten los jugadores y por lo que la hinchada les transmitirá desde las tribunas. Nos estamos preparando para vivir una fiesta que podrá ser seguida por todo el país”, dijo Cardozo, chofer de autos rurales. Ante este panorama, bromeó Reynoso: “tranquilo, los nervios te van a comer”; y con una sonrisa burlona, Méndez le dijo: “los esperamos en Primera”.

Pedro José Rayó, empleado de una sastrería de la galería Gran Vía, mostró un desbordante optimismo sobre la suerte que tendrá el equipo ante Sarmiento. “Desde hace varios años que estamos esperando este momento y por nada del mundo se nos puede escapar el ascenso. En La Ciudadela se vivirá una jornada inolvidable.”

Otro de los que desafiaron al aire libre la fresca tarde de ayer fue Juan Cruz, un empleado de comercio que también lucía una campera que lo identificaba como simpatizante “santo”. “Seguro que será un partido complicado, porque los dos equipos demostraron que son muy parejos. Será un encuentro muy táctico”, aseguró. También fue muy crítico con la forma en que se instrumentó la venta de los boletos.

“Se lo debió manejar con más claridad al tema. Soy socio y cuando fui a comprar mi entrada, me encontré con que ya se habían vendido todas. Cuando hice conocer mi desagrado por la situación, prometieron una solución. Pero realmente, no creo que lo hagan. Lo que más me duele es que hace años que vengo pagando la cuota al día y por una negligencia me voy a quedar sin presenciar el partido más importante en años.”

Quien no tenía duda de la consagración de los “Santos” era William García, que vive en El Manantial. “Vamos a ganar 3-0. Demostraremos que lo que ocurrió en Junín sólo fue un accidente. Tenemos los argumentos para terminar celebrando la vuelta a Primera”. Él también criticó la forma en que se comercializaron las entradas. “Somos ocho amigos que siempre vamos a la cancha, pero sólo mi hermano y yo pudimos conseguir localidades. Es lamentable este tema”, comentó.

Comentarios