Pánico por un ataque mortal en Bélgica

Un hombre asesinó a tiros a tres personas y la Policía lo abatió. Los investigadores tratan el incidente como un hecho terrorista. El agresor era belga y estaba preso por robo

30 May 2018
1

OTRA VEZ. La ciudad de Lieja ya había sido objetivo de atentados. Él último de consideración fue en 2011. reuters

BRUSELAS, Bélgica.- Un hombre mató a dos mujeres policía y a un transeúnte, en el centro de la ciudad belga de Lieja, en un hecho que los fiscales tratan como un ataque terrorista. Cuando intentaba escapar, fue alcanzado por los policías y abatido.

La cadena pública RTBF informó que el atacante, Benjamin Herman, de 31 años y nacionalidad belga, es de Rochefort, en el sur del país, y cumplía pena de prisión por robo y tráfico de drogas. Tenía permiso para salir de prisión por un día, el lunes, pero no se presentó al penal. Los investigadores estaban analizando si se había convertido al Islam y radicalizado mientras estuvo detenido.

Suma crueldad

El fiscal Phillippe Dulieu dijo que el hombre atacó por atrás a dos policías mujeres con un cuchillo. Tenían 45 y 53 años, respectivamente.

El hecho ocurrió cerca de las 10.30 hora local, en un bulevar del centro de la tercera ciudad más grande de Bélgica, cerca de la frontera con Alemania.

El fiscal agregó que después de acuchillarlas, el hombre tomó una de sus pistolas y baleó a las dos mujeres.

Luego, el atacante huyó a pie y se hizo de un vehículo que estaba estacionado, tras matar al hombre de 22 años que estaba sentado en el asiento de copiloto. Todo ello ocurrió antes de entrar en una escuela secundaria cerca, donde tomó a dos mujeres como rehenes.

La Policía recibió la orden de intervenir y hubo un tiroteo. Los alumnos fueron trasladados mientras se cruzaban las balas.

Cuatro polícías resultaron heridos y tres de ellos fueron hospitalizados, señaló el jefe de la policía de Lieja. Agregó que el atacante quería herir a agentes de la policía, “dañar la institución, al Estado de Bélgica”.

“Alá es grande”

El centro nacional de crisis, en alerta máxima desde ataques ocurridos en París y Bruselas en los últimos tres años, dijo que estaba revisando los sucesos pero que no había elevado su nivel de alerta, una indicación de que no espera ataques relacionados.

El diario “La Libre Belgique” citó a una fuente policial diciendo que el hombre armado gritó “Allahu Akbar” (Alá es grande), invocación que han hecho en varias ocasiones atacantes musulmanes que perpetraron actos terroristas en Europa.

Los investigadores consideran que existe un trasfondo terrorista tras el ataque, según señaló la Fiscalía. El agresor quería con su acción atacar al Estado, insistieron las autoridades.

Permiso para salir

El lunes, Herman salió de la penitenciaría con un permiso, pero unas horas más tarde tendría que haber regresado al centro penitenciario y no compareció. Se trata de una persona violenta, pero se desconocía que se hubiese radicalizado.

Los alumnos del centro Léonie de Waha fueron evacuados y trasladados a otras escuelas, señaló el alcalde de Lieja, Willy Demeyer. El centro permanecerá cerrado también hoy.

Trágicos antecedentes

Bélgica ha sido objetivo de varios atentados. El más grave fue perpetrado por extremistas islámicos el 22 de marzo de 2016, cuando 32 personas murieron en ataques en el aeropuerto y el metro. El último ataque de consideración registrado en Lieja se produjo en 2011, cuando un recluso en libertad condicional sembró el caos al asesinar a cuatro personas y herir a más de un centenar disparando ráfagas de fusil y lanzando granadas de forma indiscriminada.

Tanto el rey Felipe de Bélgica, como el primer ministro, Charles Michel, acudieron a Lieja tras conocer los hechos. La familia real expresó sus condolencias por las víctimas.

“Nuestros pensamientos están con las víctimas de este terrible acto”, señaló en Twitter. Michel habló de “violencia cobarde y ciega”. (DPA-Reuters)

Comentarios