“Micromachismos”: historias de violencia en las aulas

Un proyecto audiovosual muestra los “pequeños” machismos naturalizados que sufren las mujeres durante la vida universitaria y laboral

29 May 2018
1

EXPERIENCIAS. Carlota Beltrame, docente de Artes, es una de las mujeres que se animan a dar su testimonio.

Un docente que les dice a las alumnas que no entiende qué hacen en la facultad, si su objetivo final en la vida es encontrar marido. Un albañil que le canta “Cuidado con la Bomba Chita” (de Ricky Maravilla) a una joven arquitecta que de a poco se anima a dirigir obras. Una artista que se siente ninguneada cuando, en una obra conjunta, los medios y los colegas sólo mencionan a los integrantes varones del equipo.

En tono de humor y de cosa superada, pero con las claras intenciones de que todo el mundo se vea reflejado en esas anécdotas, un grupo de mujeres lanzó el proyecto “Micromachismos”, una serie de entrevistas con mujeres universitarias, investigadoras y profesionales que cuentan sus experiencias con el machismo durante sus años de estudiantes y laborales. Los videos ya pueden verse en YouTube y reflejan situaciones que estuvieron históricamente naturalizadas, pero que dejaron de estarlo.

El trabajo se hizo público precisamente cuando hervía el escándalo en la Facultad de Odontología, donde se acusa al docente Eduardo Hassan de maltrato hacia las mujeres, tras la viralización en las redes de un audio supuestamente grabado en una de sus clases, en la que se lo escucharía decir que las mujeres no deberían estudiar en la universidad porque “no razonan” y las compara con un lavarropas. A partir de este caso puntual, que generó la suspensión y un sumario para el docente cuestionado, el ámbito académico quedó apuntado como una gran resonancia de actitudes machistas.

“Chistes inapropiados, comentarios agresivos y descalificatorios -que muchas veces nos desconciertan- forman parte de la vida cotidiana de las mujeres en universidades, laboratorios, institutos y bibliotecas. Es que la Universidad y el Conicet no son una isla: en su seno también están presentes mitos y prejuicios de la sociedad patriarcal, en la que muchas de estas situaciones se han naturalizado”, explica Marcela Vignoli, integrante de Cornelias, un grupo de investigación en historia de mujeres, género y sexualidades del Instituto Superior de Estudios Sociales (ISES, Conicet-UNT). De ese trabajo audiovisual participaron también Cecilia Gargiulo, Dinorah Cardozo y Gisela Andreani.

Algunas mujeres lo naturalizan y se adaptan a esas situaciones, como una bioquímica que cuenta que para sacarse mejores notas en la facultad había que ir vestidas “bonitas”. Pero también el video lleva a pensar si esa violencia, el menosprecio e incluso los obstáculos que imponen algunos docentes no llevan a varias mujeres a abandonar las carreras universitarias.

Entre los testimonios se cuenta con las anécdotas de mujeres como la docente y artista Carlota Beltrame, la física e investigadora Olga Pintado y la empresaria Catalina Lonac, quien cuenta una anécdota como única integrante del directorio de la Estación Experimental: “yo era la segunda mujer en los más de 100 años de la Estación en el directorio. Hacía poco que había asumido y estábamos organizando el festejo por un nuevo aniversario. Había poco presupuesto para el festejo, entonces otro de los integrantes me dice: ‘qué bueno que ahora tenemos una mujer, para que haga las tartas’”.

Comentarios