Bullying: cada denuncia pone en marcha un circuito que se resuelve en el mismo día

29 May 2018
1

MURAL EDUCATIVO. Uno de los trabajos que realizan los alumnos.

Cuando algún niño denuncia que él o su compañero están siendo acosados se pone en marcha un circuito que se resuelve en el mismo día. Las acciones se llevan a cargo por un equipo Kiva integrado por cinco docentes entrenados para intervenir en casos de acoso escolar.

El circuito incluye: denuncia, investigación y discernimiento. “Muchas veces se estudia el caso y se resuelve que no se trató de un caso de bullying pero lo mismo se actúa. Pero si realmente hubo un caso de acoso, se trabaja con el grupo desde los encuentros kiva, y con los implicados en el caso a la vez que se informa a padres”, explica la docente Pilar García González.

El protocolo de intervención comienza con una denuncia y la etapa de screening, que consiste en escribir la denuncia en un formulario que se deriva al equipo Kiva. El docente ayuda a llenarlo. Luego, la etapa de investigación, consta de entrevistas individuales a la víctima y al o los agresores en forma individual, nunca confrontándolos. Se hace el acompañamiento a la víctima y al victimario se le pide que proponga alguna acción concreta para modificar su conducta. “Aunque sean muy pequeños se escucha a los chicos y si no pueden expresarse se les ayuda a formular una propuesta”, explica Pilar. Luego se hace un seguimiento del caso y se controla que el acoso no vuelva a suceder.

No solo se trata de atender casos de bullying sino de prevenirlos. “En los encuentros, muchas veces, los chicos se dan con la sorpresa de que algunas de sus conductas eran molestas para los demás, y que ellos no se habían dado cuenta. Darse cuenta es fundamental para una convivencia más pacífica”, remata la coordinadora.

Comentarios